Invirtiendo en un metal que muchos tienen olvidado

2011 seguramente sentó precedente en el mercado de metales preciosos: el oro llegó a alcanzar un pico de 1900 dólares la onza en septiembre, con un mercado fluctuante e inmerso en la incertidumbre por Europa y la desaceleración de Estados Unidos.

Con el S&P 500 registrando un crecimiento nulo en 2011, los fantasmas de inflación en Estados Unidos llevaron a los inversores por optar capitalizarse en oro en vez de acciones. Una tercera emisión monetaria y un consecuente impacto en los papeles fueron algunos de los motivos para que los inversores eligieran refugiarse de la tormenta en la cueva dorada.

Pero ahora, ante tanto aluvión de oro, ¿dónde está la plata? Analicemos un poco a este commodity.

La plata es un metal utilizado en el sector industrial, decoración, medicina y hasta fotografía. Tiene una vasta demanda y cualidades que lo diferencian de los demás metales dentro del mercado de commodities. En este sentido, debe saber qué es lo que afecta el precio de la plata, qué vehículos de inversión disponibles hay y qué debe tener en cuenta antes de incursionar en ella.

A diferencia del oro, que tiene una demanda industrial de apenas 11%, la de la plata asciende a casi un 50%. Según un estudio hecho por Silver Institute, se pronostica que crezca un 36% la demanda de plata a nivel mundial entre 2011 y 2015. Desde 2010, la mayor demanda proviene de los sectores industrializados, como Estados Unidos, Europa, Japón. Sumado a esto, otros desarrollados como China e India estarían pensando en incrementar los pedidos de plata para su industria.

No obstante, la gran dependencia de la plata al sector industrial podría no ser algo muy positivo si se llega a una recesión o a una desaceleración de este segmento económico. Entre 2007 y 2010, China e India aumentaron su apetito por plata debido a que la utilizaban para la industria electrónica y automotora, entre otras.

Producción

La producción de plata se distribuye alrededor del mundo, pero hay algunos puntos donde la fabricación está más concentrada. Hablamos de México, Perú, Chile y Australia, aunque la mina más grande del mundo está ubicada en el país oceánico.

Cómo invertir en plata

La primera opción sería comprando la barra de plata física, aunque la desventaja es que hay que almacenarlas en algún lado y no le proveen un rendimiento al inversor: sirven de cobertura cuando el mercado es amenazado. Otra manera es comprando monedas de plata, pero sus precios son de categoría premium y tampoco rinden un interés. Otra manera es comprando y vendiendo certificados, que le permiten poseer plata sin tenerla físicamente.

Pasando al mercado bursátil, una primera opción son los contratos de futuros, que los inversores los usan para cubrirse, invertir o especular en el precio de la plata. Luego aparecen los ETFs, que pueden replicar el comportamiento de contratos de plata, como el ETF SLV, o uno que contenga como activos subyacentes empresas productoras de plata. Sumado a esto, aparecen los fondos mutuos, que pueden administrar una cartera quizás de contratos de futuros, acciones de empresas y bonos corporativos, siempre relacionado a la plata. Sino la última opción es invertir directamente en renta variable y comprar acciones de compañías.

En este sentido, también es interesante analizar el ratio oro/plata, que establece cuántas onzas de plata necesito para comprar una de oro. Esto puede varear según el contexto y la estabilidad que pueda lograr la plata, ya que es un activo sumamente volátil.

Cuando cunde el pánico todos van al oro, pero la plata podría ser una alternativa si el contexto global vuelve a la senda de aceleración. Con una industria mundial fuerte, la demanda de plata podría empezar a crecer ampliamente y seguro querrá estar en ese boom.

Deja tu respuesta