Grandes inversores lejos de los grandes lujos

¿Quién no ha fantaseado con ser multimillonario y darse todos los lujos? Cuando se piensa en las personas más ricas del mundo, uno se los imagina rodeados por autos de carreras, yates, mansiones y otros bienes lujosos, pero mucho de eso parecería ser solamente parte de nuestra imaginación. Veamos en qué andan los multimillonarios del mundo.

Warren Buffet

Lejos de las mansiones con mayordomo y ama de llaves, Buffett –quien tiene una fortuna de alrededor de US$ 44 mil millones-,  vive una vida modesta. Vive en la misma casa de 5 dormitorios en Omaha que compró 1958 por US$ 31.500 dólares. Buffett no gasta su dinero en electrónica y no tiene ni el último celular ni la última computadora. Además, para sorpresa de muchos, a pesar de que podía darse el lujo de comprar toda una flota de limusinas a su entera disposición manejadas por un chofer, él prefiere conducir su Cadillac DTS, que cuesta unos US$ 50.000. Además, Cuando se trata de entretenimiento, el Mago de la inversión huye de los partidos y viajes ostentosos y, en cambio, prefiere pasar su tiempo jugando al bridge con amigos.

Carlos Slim Helú

En 2010, Slim pasó a Bill Gates en la lista de multimillonarios, y pasó a convertirse en el hombre más rico del mundo, con una fortuna estimada en US$ 69 mil millones. Él construyó su fortuna en México, donde es propietario de más de 200 empresas, entre ellas Telmex, el mayor proveedor de servicios telefónicos de América Latina. Slim comparte muchos rasgos austeros con Warren Buffett, entre ellos que viven en una casa modesta y evitando las computadoras. Slim, viudo desde 1999, pasa la mayor parte de su tiempo libre en su casa con sus seis hijos y sus nietos. Además, en un país donde reina la inseguridad,  sigue eligiendo manejar por su propia cuenta su auto, sin chofer ni guardaespaldas.

Mark Zuckerberg

Zuckerberg encabeza la lista de los jóvenes multimillonarios del mundo. A pesar de que todavía no llegó a los 30 años, el creador de Facebook tiene una fortuna estimada en US$ 17.500 millones. Aún así, Zuckerberg mantiene su vida de bajo perfil. Por ejemplo, se pasa hasta 16 horas al día en la oficina. Además, para sorpresa de la mayoría él no es dueño de la casa en la que vive, sino que prefiere alquilar una en Palo Alto, donde está la sede de Facebook. Y ni hablar de su vestimenta, lejos de los trajes caros, Zuckerberg elige remeras, jeans y zapatillas.

John Caudwell

El ex emperador del mercado de telefonía celular en Gran Bretaña es dueño de muchos juguetes de lujo, incluyendo un helicóptero, un yate y un auto que vale más que una casa. Pero cuando se trata de gastar dinero, Caudwell es un avaro. Por ejemplo, él mismo se corta el cabello porque cree que las peluquerías son un desperdicio de tiempo y dinero. Antes de retirarse, viajaba en bicicleta todos los días para ir al trabajo, antes de tener que pagarle a alguien para que lo lleve en auto. Ahora, sigue andando en bicicletas, ya no más para ir al trabajo, pero sí para ir a su bar preferido.

En resumidas cuentas, las mansiones con mayordomos y amas de llaves, los autos lujosos manejados por choferes y los trajes que cuestan millones, no son lo que eligen muchos de los hombres que encabezan la lista de las personas más ricas del mundo. ¿Será que la casa de la infancia, una jean y una remera tienen mucho más valor?

Deja tu respuesta