¿Está su cartera de jubilación en situación de riesgo?

En definitiva, uno trabaja, ahorra e invierte para que, al llegar a ser mayor se pueda disfrutar de la buena vida, ¿no es así? El problema es cuando el último eslabón de la cadena –la inversión- no sale tal como lo pensamos.  

Esto, por lo general, pasa por no estar bien informados e interiorizados con el mundo financiero. En cambio, si se es bueno en la selección de acciones utilizando la famosa estrategia “compre lo que conoce”, es posible alcanzar rendimientos promedio de 10% o 15% por año, según indica John Rosevear, de The Motley Foool.

Pero incluso si usted es bueno en la selección de acciones que realmente conoce, hay un riesgo oculto en ese enfoque.

Veamos cuál.

“Compra lo que conoces” puede funcionar… hasta cierto punto

“Compra lo que conoces” puede ser una estrategia de inversión tremendamente eficaz –es por eso que la superestrella de la administradora de fondos, Peter Lynch, la ha defendido durante mucho tiempo. Esto se debe a que cuando usted elige las inversiones a través de su propio conocimiento especializado, tiene una ventaja sobre otros inversores que no disponen de su comprensión.

El problema –y aquí el riesgo oculto- se produce cuando usted abusa de esta estrategia. Por ejemplo, si usted conoce los bancos por dentro y por fuera, su cartera –antes de 2008- probablemente haya tenido acciones del Bank of America (BAC) y Wells Fargo (WFC). Y por más que conociera muy bien el negocio de los bancos, luego de la crisis de 2008 el rendimiento de su cartera habría sufrido una gran caída. Si bien precio de Wells Fargo se ha recuperado en gran medida, Bank of America sigue cotizando a alrededor de un quinto de su precio antes de la crisis.

Eso es por eso que es importante aplicar siempre la técnica de la diversificación. En pocas palabras, se trata de no poner todos los huevos en la misma canasta. Al distribuir su riqueza entre diferentes acciones, sectores o incluso diferentes tipos de inversiones, se reduce el daño que una gran crisis –o una buena idea que salió mal- puede hacer con su cartera. La idea principal es que si usted diversifica su porfolio, una crisis que afectará a un sector o un grupo de sectores no pondrá en juego toda su jubilación.

Esta estrategia no tiene por qué ser difícil ni tiene que llevarle mucho tiempo. Comprando un buen ETF, que cubra un determinado tipo de acciones –por ejemplo, el iShares Dow Jones Select Dividend (DVY)- puede tener la exposición instantánea a las áreas del mercado de valores en los que no tienen ninguna habilidad especial.

Pero ¿qué si uno quiere ir más allá de las acciones y otras inversiones tradicionales?

Usted puede comprar acciones y ETFs que le ofrecen la exposición –y el correspondiente riesgo- a activos más allá de las acciones de compañías de sectores tradicionales. Éstos lo pueden ayudar a limitar el daño a su cartera durante los períodos en que el mercado no esté en alza.

Por ejemplo, ¿desea que exposición a metales preciosos? Además de ver los ETFs de oro o plata, es posible tener participación de una compañía que lo extraiga, como Goldcorp (GG).  

Como verá, hoy ser inversor es mucho más fácil que hace unos años. Debemos aprovechar las nuevas herramientas –que en años anteriores eran impensadas- para maximizar el rendimiento de nuestras inversiones y asegurarnos un buen porvenir.

Deja tu respuesta