“El control sobre el dólar está generando una flotación sucia”

Nicolás Billia

En las últimas semanas los inversores han esperado con ansia lo que finalmente sucedió este viernes: la salida a Bolsa de Facebook. Pero nosotros no nos olvidamos de Argentina. En ese sentido es que IGDigital habló con Gustavo Ibáñez Padilla sobre, Director General en Ing. Gustavo Ibáñez Padilla Consultoría Empresarial, sobre la coyuntura económica actual: los nuevos ajustes en el cepo cambiario, déficit fiscal y más. Sumado a esto, tratamos un poco la cuestión del mercado de capitales y un poco de Wall Street.

¿Cómo ve la actualidad de la economía argentina?

Para hacer un análisis de la situación actual económico hay que tener en cuenta el plano político. Mi visión es negativa; creo que estamos mal orientados. El Gobierno tiene una debilidad política creciente y eso lo lleva a tomar medidas en el plano económico que a mi entender están bastante equivocadas. Estamos aplicando políticas obsoletas. Esto darle el control a hombres como Moreno que le ponen precio tope a todo. El tema del cepo cambiario es otro ejemplo; el Gobierno puede pretender manejar la cotización del dólar como lo está haciendo. El dólar en realidad es una mercadería más y su precio, como cualquier mercancía, surge de la interacción entre la oferta y la demanda. El Gobierno tiene herramientas fuertes para manipular el dólar, como el BCRA y hacen lo que se denomina la “flotación sucia”. Esto es cuando uno tiene un tipo de cambio donde el Gobierno tiene injerencia. No tenemos la capacidad física para generar billetes a la velocidad necesaria que está requiriendo la economía, lo cual está generando una emisión sin respaldo y una consecuente inflación. Se emite sin respaldo porque hay un enorme déficit fiscal. Argentina está sin capacidad de tomar deuda; no ha vuelto a los mercados internacionales. Hoy en día los puestos políticos están compuestos por gente de bajo nivel, que no es referente del mercado y no son grandes economistas. Antes uno podía estar a favor o en contra de una determinada figura pero las personas que ocupaban el Ministerio de Economía eran pesos pesados; hoy son chicos de 40 años que no tienen experiencia que nunca han manejado nada y que tocan la guitarra.

¿Hasta dónde pueden llegar los controles para comprar dólares? ¿Es sostenible esta situación en el tiempo?

Cuando a la gente se le dificulta el acceso al dólar, lo que hace es ir más hacia él. Nunca hay más gente vendiendo en la calle como cuando hay restricciones; aparecen los famosos arbolitos. La gente se va al dólar porque desconfía del peso, porque ve que cuando va al supermercado los precios están elevados. El dólar está atrasado respecto a la inflación así que era lógico que pasara esto. El Gobierno no tiene plan económico y por eso ataca las consecuencias y no las causas. Es como un médico que atiende al paciente sin saber que le pasa. Si no se encuentra la causa de la fiebre, podrá irse con una cura rápida, pero en el futuro el malestar volverá. El cepo cambiario te sirve para un plazo de días, pero en el mediano a largo plazo es contraproducente. Las medidas que se están tomando son como un callejón sin salida en el que tampoco podes ir para atrás.

Con un mercado local reducido, ¿dónde se pueden ver las mejores alternativas de inversión para el ahorrista argentino?

Soy muy escéptico con respecto al mercado local. He manejado negocio financiero y he sentido en carne propia la inseguridad jurídica que hay en el país. Por ejemplo, una persona te libra un cheque y acto seguido lo denuncia como robado y no pasa nada. Te das cuenta que a veces es mejor dar el caso por perdido porquela Justiciaen Argentina no existe, da lástima. Esto se refleja en el mercado de capitales local, a través del famoso “riesgo país”. Una desventaja del mercado de capitales local es que el gobernante de turno te lo puede destruir en segundos. Hace unos meses Cristina Kirchner fue ala Bolsade Comercio y dijo que en vez de comprar dólares compraran acciones. Desde ese día a hoy las acciones no han hecho más que bajar y el dólar no ha hecho más que subir. El Gobierno se ha encargado de destruir a YPF, la empresa más grande del país, expropiándola y quitándole las concesiones petroleras que decimos que han vaciado en los últimos años. Asimismo, este vaciamiento se ha hecho con el aval del director que ha puesto la firma en todos los balances, vaciamiento hecho para financiar la compra del paquete accionario de Eskenazi, aliado del Gobierno. Las consecuencias se ven hoy: el Grupo Eskenazi no puede pagar la deuda porque no puede sacar dinero de la empresa.

Usted publicó un libro electrónico llamado Por qué invertir en Wall Street ¿Cuáles cree que son las ventajas de apostar en el mercado estadounidense?

Estados Unidos es la primera potencia mundial pero además es un país con mucho dinamismo, aunque también hay regulaciones. No es un libre mercado perfecto pero hay innovación: las cosas nuevas vienen de ahí. Este dinamismo le permite recuperarse rápidamente de las crisis, que es lo que está pasando.

¿Qué sectores le gustan del mercado del norte?

A mí no me gusta recomendar en el vacío. Yo soy de la escuela que uno debe buscar su inversión en función de su perfil de inversor. Asimismo, yo apostaría al mercado en general, al S&P 500; buscaría una inversión que esté garantizada. Pagan interés en caso de ganancia pero también proveen cobertura en caso que el índice caiga. Esa garantía tiene un costo que se paga con la ganancia del índice. Es una buena alternativa de planificación para el largo plazo. Después dejaría la estrategia activa para gente especializada ayudado por un asesor para diseñar una cartera a su medida.

Deja tu respuesta