Cómo los inversores pueden aprovechar el fin de la energía nuclear

Para los inversores interesados en el sector de electricidad e industrias relacionadas, como minería o ingeniería, deberán prestar mucha atención a lo que ocurra en Japón en materia de energía durante los próximos meses. El país nipón se encuentra en medio de la reestructuración de Fukushima y el mantenimiento que deberá realizarse en Kashiwazaki-Kariwa, la última central nuclear con reactores en funcionamiento. Con respecto al primer caso, el Estado japonés nacionalizó TEPCO, la empresa que se responsabiliza de operar la central nuclear de Fukushima, luego de que cayera en una quiebra por el equivalente a unos 12.550 millones de dólares.

Hay que recordar que el incidente del 11 de marzo en la planta de Fukushima dejó desperfectos técnicos en la central nuclear que han obligado al Estado nipón a arreglarla para evitar potenciales siniestros envergadura.

Problemas de energía

Los problemas de energía para Japón podrían significar beneficios para empresas energéticas, que provean petróleo y gas natural a un país que depende mucho de la energía nuclear y que se encuentra frente a una etapa de escasez. Sus reservas de combustibles fósiles son muy modestas y es un país que tiene mucha demanda de energía debido a la gran cantidad de población que lo habita. Sumado a esto, gran parte de la población japonesa nunca se ha sentido muy a gusto con la energía nuclear y los últimos acontecimientos negativos han aumentando la reticencia de la sociedad hacia ésta.

¿Cuál es la consecuencia de esto? Japón deberá afrontar un verano entero sin energía nuclear, por lo que deberá cubrir una falencia de 30% en la generación de la energía eléctrica total del país. Sumado a esto, se han llevado a cabo movimientos sociales en contra de la reapertura de las plantas nucleares que están siendo reparadas.

El verano anterior ya hubo problemas energéticos y se hicieron algunos cambios para afrontar el hecho de manera apacible. Se implementaron límites de consumo eléctrico y se cambió el horario laboral a la noche y fines de semana para que el ciudadano sufra menos el calor. Si este verano las personas pueden adaptarse nuevamente a apagones, límites y modificaciones horarias, será complicado que las autoridades puedan reabrir las centrales nucleares.

¿Efecto contagio?

La situación en Japón ha obligado a otros polos económicos a reconsiderar la presencia de energía nuclear en sus tierras. En Europa, algunos países estarían considerando alejarse de la energía atómica. Suiza ha abandonado sus planes de construir nuevas plantas nucleares y Alemania ya anunció el cierre de sus plantas para en una década no dependa de esta energía. Incluso Francia, cuyo consumo de energía nuclear alcanza el 80%, estaría reconsiderando la opción de salirse de la energía nuclear. Sobre las nuevas tendencias en energías alternativas y la forma de aprovecharlas, lo invitamos a leer “Energías alternativas para inversores alternativos”, en revista InversorGlobal.

No obstante, países como China e India no tendrían en sus planes dar marcha atrás respecto de la energía nuclear. La falta de reservas de combustible parecería un estímulo para estas naciones en su afán de ampliar las centrales nucleares.

¿Y Estados Unidos?

El mercado de energía nuclear en Estados Unidos no es muy seguido. Genera demasiados costos operativos y, a fin de cuenta, lo poco que logran extraer es ineficiente. Solamente un 20% de la población estadounidense nutre sus hogares de energía nuclear. Sumado a esto, la generación eléctrica está mostrando un marcado desplazamiento hacia el gas natural, con menores costos.

Con respecto a donde posicionarse frente a escenario, la consigna parece clara. Si el mercado nuclear en Japón no logra recuperarse, los principales beneficiarios serán las empresas productoras de gas natural. Siemens (SI) y General Electric (GE) están invirtiendo millones de dólares en fabricar turbinas a gas, por lo que otras empresas energéticas deberían seguir ese camino. Otra que anda por esa senda es Chevron (CVX), que está potenciando sus excavaciones en búsqueda de gas licuado para exportar a China, India y Japón en los años siguientes.

Deja tu respuesta