Atención con la “letra chica” de los pool de siembra

Ing. Agr. Lucas E. Caramella
 
A la hora de analizar este tipo de inversiones, entre los puntos más importantes a considerar se encuentran la ubicación de los campos, la existencia de una cobertura de precios en el mercado de futuros y opciones, la economía a escala del pool y el periodo de inmovilización del capital.

Sin duda los pool de siembra son el sistema de operación, en el mercado agropecuario, más eficiente para el rendimiento del capital. Al destinar la totalidad del capital a activos circulantes, no se inmoviliza el dinero en la compra de tierras, sino que toda la inversión tiene un destino netamente activo (arrendamiento, insumos y contratación de labores agrícolas), con una rotación anual.

El ciclo comienza en el invierno con la precampaña, donde se organizan los fondos, se reúne el capital, se seleccionan y alquilan los campos, se estoquean los insumos necesarios y se pactan labores de siembra y cosecha. Durante los meses de noviembre y diciembre se ejecutará lo planificado en las tareas de siembra y, finalmente en los meses marzo, abril y mayo, con un adecuado mantenimiento de por medio, se cosechará y liquidará lo producido. 

Las administradoras son las encargadas de gestionar los recursos financieros, ejecutar los procesos productivos planificados y distribuir las ganancias al final del ciclo. Las condiciones del mercado y la evolución de los fondos de inversión agrícola han generado una especie de selección natural donde las grandes administradoras han sacado ventaja y han relegado a estructuras más pequeñas o menos eficientes. Las primeras operan con grandes superficies, volúmenes de insumos y labores mecánicas, lo que las hace acreedoras de un gran poder de negociación que les permite arrendar los mejores campos y bajar los precios de los insumos y las labores. Por otra parte, las administradoras más pequeñas quedan relegadas a los campos inferiores o con mayores restricciones agroclimáticas, y con menor poder de negociación para sus insumos productivos.

Aunque ambas ofrecen los mismos beneficios, los riesgos y los costos no serán similares.

A la hora de captar inversores, los fondos administradores auspician diversos beneficios (tasas fijas, tasas variables, rendimientos mínimos o gerenciamiento del cultivo con riesgo por parte del inversor). Para poder decidir sobre certezas algunos aspectos que deben quedar en claro al respecto de los pool de siembra son los siguientes:

Los PDS no son inversiones 100% efectivas. El inversor participa financiando un ciclo productivo biológico. Es decir, los cultivos son susceptibles a diversas adversidades agroclimáticas. Entre las más importantes desde el punto de vista de su impacto económico, deben considerarse la sequía y las enfermedades (royas, ojos de rana y otras). La primera será mayor o menor en función de eventos climáticos como El Niño oLa Niña, del sitio especifico, de su historia estadística de eventos de sequía y capacidad de los suelos de acumular agua. El segundo evento es fácilmente controlable a través de un seguimiento sanitario del cultivo.

No son inversiones con resultados superlativos. Más allá de los precios récord que la soja ha alcanzado, en los últimos años los niveles de rentabilidad para inversores ha sido, en dólares, entre un 12% y 25% anual.

No se trata de acciones que se compran y se venden. Una vez que se participa de un pool no se puede salir hasta que se cubren los gastos y se liquida la cosecha. El inversor no se puede retirar debido a que el dinero se encuentra inmovilizado. Algunas administradoras pueden ofrecer opciones, las cuales deben estar detalladas en los contratos, pero siempre deberá pagar algún tipo de indemnización.

Qué exigirle al pool de siembra

A la hora de analizar este tipo de inversiones, entre los puntos más importantes a considerar se encuentran..

Si quieres saber más sobre cómo se operan los pool de siembra, puedes seguir leyendo haciendo click acá. Si no estás suscrito,puedes hacerlo a través de un click acá .

Deja tu respuesta