Argentinos acorralados y uruguayos asustados

Reportando desde Palermo, Buenos Aires.

Comienza un nuevo feriado largo en la Argentina. Millones de argentinos no “harán nada” durante cuatro días…, pero mientras, la economía sigue su marcha, complicándose sin respetar feriados ni vacaciones.

La semana que pasó dio mucho que hablar, como siempre pasa en la Argentina. Pero una noticia no tuvo mucha cobertura en los diarios. Veamos qué decía La Nación sobre este tema que me parece especialmente relevante, en una nota titulada “El Gobierno toma más de 5.600 millones de dólares del Banco Central“:

“La Argentina dijo el jueves que colocó en forma directa al Banco Central una Letra del Tesoro a diez años de plazo por 5.674 millones de dólares, dentro de su estrategia de acudir a organismos públicos con superávit para cumplir obligaciones financieras.

“La letra tiene fecha de emisión del 20 de abril, dijo la resolución publicada en el Boletín Oficial.

“‘Dispónese la emisión de una Letra del Tesoro Nacional intransferible denominada en dólares estadounidenses a ser suscripta en varios tramos por el Banco Central, en la medida que existan reservas de libre disponibilidad’, dijo el Boletín Oficial.”
Algunas semanas atrás escribíamos sobre lo grave que es modificar la Carta Orgánica del banco central argentino. Decíamos que esto implicaba que el Gobierno usaría reservas, es decir, los ahorros de los argentinos, para pagar gastos corrientes de la economía. Gastos que no tienen ingresos para ser cubiertos. Por lo tanto, que se pagarían usando las reservas del banco central.

Mediante la emisión de esta Letra, esto comenzó a darse. El banco central le irá transfiriendo al Gobierno un poco más de 10% de las reservas para que el Gobierno los use como desee, para pagar deuda, gastos corrientes o cualquier otra cosa que se le ocurra.

Cada uno de los pesos que hay en circulación en nuestra economía tiene cada vez menos dólares de respaldo. El peso argentino, a medida que este proceso se da, es cada día más débil.

En el corto plazo no pasa nada con esta medida, más allá de tener una inflación de 25% anual (que no es cosa menor), pero en el mediano plazo, una situación como ésta no puede sostenerse. Como decimos siempre desde esta columna: no se puede vivir para siempre de los ahorros…

Esto el Gobierno lo tiene claro, por eso despegó una verdadera carrera por conseguir dólares.

En ese marco el acuerdo con Uruguay busca acorralar a los inversores argentinos que invierten, sin declararlo, en el país vecino.

Es decir, mediante este acuerdo se busca que los argentinos que tienen bienes en Uruguay los declaren y, por lo tanto, paguen impuestos. O en el mejor de los casos no manden sus dólares a Uruguay y los dejen en Argentina.

Un objetivo, por supuesto muy loable, que Uruguay no tuvo otra alternativa que aceptar por la fuerte presión mundial que recibió. Pero que sin duda va a impactar sobre el mercado inmobiliario uruguayo debido a que -seguramente- a muchos argentinos no les va a gustar la idea de comenzar a pagar impuestos por esas propiedades. Vemos lo que decía El Cronista Comercial sobre este tema:

“Sin pánico, pero con toda la atención puesta sobre la reacción que tendrán los argentinos. Así se podría definir a grandes rasgos el escenario que se planteó en el mundo inmobiliario local, luego de que Uruguay confirmara que le brindará a la Argentina los datos de quienes inviertan allí.

“El mercado inmobiliario -donde los argentinos tienen mayor presencia- es uno de los más afectado por esta medida. Y el temor de los especialistas del sector es que las nuevas reglas comiencen a limar el avance de los argentinos sobre los ladrillos uruguayos, un clásico lugar de refugio para los inversores de este lado del charco.

“Sin dudas esto va a generar un freno en cuanto al nivel de compras; se sentirá muy fuerte, destacaron desde una de las agencias inmobiliarias argentinas con mayor presencia en Uruguay.

“En tanto, Igor Martínez, a cargo de la sucursal de Punta del Este de Tizado Propiedades, también entiende que se generará un cuello de botella en la venta de inmuebles.”Cualquier medida que tenga consecuencias de índole económica siempre produce la postergación de decisiones. En este caso seguramente se dará una situación similar, sostuvo Martínez.

“De todos modos, el especialista consideró que “con el tiempo” la situación se comenzará a diluir. “Una vez que el tema esté asimilado, no quedará otra que adaptarse a las nuevas reglas y seguir la marcha. Está claro que un freno se verá, pero no será eterno”, dijo.
La presencia de inversores argentinos en el negocio inmobiliario uruguayo es fuerte, y tiene un centro muy claro en Punta del Este. Allí, los compradores de este lado de la orilla mueven cerca del 80% del mercado.

“El acuerdo al que llegaron la Argentina y Uruguay tiene que ver con un viejo reclamo del gobierno de Cristina Kirchner para evitar la evasión y la fuga de divisas, y contempla la posibilidad de que se den a conocer los nombres de los argentinos que realicen inversiones en la otra orilla.

“Esa carta sólo se podrá jugar en los casos en los que la Argentina tenga sospechas de que determinado inversor incurrió en algún delito. Sólo en ese caso la Justicia uruguaya podrá examinar la situación y determinar luego si brinda o no la información requerida. Además, no tendrá efecto retroactivo. Al no ser un blanqueo 100% el temor de los inversores irá desapareciendo, opinó Igor Martínez”.
El mercado inmobiliario uruguayo está directamente relacionado al inversor argentino. Por lo tanto, los temores uruguayos son lógicos. El inversor es miedoso ante cualquier cambio, retrae las decisiones y no invierte dinero. Pero creo que el acuerdo entre ambos Gobiernos, técnicamente hablando, no tendría que ser muy perjudicial para Uruguay a largo plazo.

Verá, se necesita la aprobación de un juez uruguayo para que Uruguay mande a Argentina datos sobre un inversor argentino. Este juez va a requerir elementos concretos para habilitar un pedido. Es decir, va a tener que tener pruebas o indicios concretos de que el inversor argentino es un evasor. Si nos las hay, el requerimiento de información no se aprobará.

Por ello, no creo que tenga muchos efectos concretos para los inversores, salvo en casos especiales. Pero sí tendrá efectos concretos desde el punto de vista delmarketing. El Gobierno está comenzando a mostrar este acuerdo como una “caza de inversores argentinos en Uruguay”. Con sólo anunciar el compromiso, muchos inversores saldrán corriendo…

Si no vea el titular que el diario online Infobae.com le dio a la noticia: “La AFIP reclamará hacia atrás a los evasores argentinos en Uruguay“, luego de este título la nota no dice mucho más de lo que incluyó el diario El Cronista en su nota. Pero no tenga dudas de que muchos argentinos con inversiones en Uruguay van a asustarse un poco cuando lean este titular…

Cuánto mejor sería que el Gobierno argentino se dedicara a crear condiciones para que todos esos inversores vuelvan al país por voluntad propia, en vez de estar creando cada vez más regulaciones, controles y hasta perros detectores de dólares con un sólo objetivo: evitar la fuga de billetes verdes.

ALGUNOS PENSAMIENTOS ADICIONALES…

La empresa más grande e innovadora del mundo sigue creciendo. Apple presentó sus nuevos números para el trimestre y estos fueron impresionantes. Si aún no leyó la nota “Acciones de Apple explotan tras su balance” no se la pierda en IGDigital.com.

Las ventas de iPads y iPhones crecen en todo el mundo, aunque especialmente en China. Y de esta forma esta empresa no sólo logra aumentar el precio de sus acciones en forma astronómica, sino también sus ganancias, que crecieron casi el 100% en el último trimestre.

Le recuerdo que desde InversorGlobal contamos con un Servicio Premium llamadoCrisis & Oportunidad donde le acercamos inversiones, como estas, todos los meses para que usted pueda invertir y ganar dinero como los expertos. Si aún no conoceCrisis & Oportunidad conozca más haciendo clic aquí.

Le deseo un excelente fin de semana largo y nos encontramos el martes nuevamente,

Federico Tessore.
Para Inversor Global.

Deja tu respuesta