¿Se puede pesificar la economía a la fuerza?

“Eliminar las restricciones al dólar sería un suicidio en este momento”. Estas son las palabras de un alto dirigente político muy arraigado a la actual Administración y son, quizás, el pensamiento que tiene la mayoría de los funcionarios del Gobierno en torno a la divisa estadounidense.

Cuando los controles comienzan por problemas puntuales que no son eliminados rápidamente, la única manera de hacer efectiva la medida en el tiempo es con nuevos controles cada vez más rigurosos, armando una madeja difícil de desenredar con el paso del tiempo.

Esto es lo que pasó con el dólar. Lo que empezó como una limitación para pasar una “mini corrida” contra el peso argentino, se fue expandiendo hacia el resto de las actividades que incluyen movimiento de divisas (importaciones y turismo) y hoy es cada vez más difícil pensar en una salida ordenada de este esquema de “cepo cambiario”.

Entonces, la pregunta que debemos hacernos es por qué el argentino ahorra y se desvive por el dólar estadounidense.

La historia nos condena. En una economía donde las reglas de juego fueron corrompidas con una frecuencia promedio de cada 7 a10 años, donde las confiscaciones de depósitos bancarios están a la orden del día y donde los procesos de hiperinflación y devaluaciones de la moneda nacional han sido una constante, podríamos encontrar gran parte de la respuesta a este interrogante.

El Gobierno intenta desalentar “forzadamente” la dolarización de la economía, desde la compra de inmuebles hasta el ahorro de los argentinos.

Si bien existen signos de que en algunos sectores se está aceptando (porque no queda otra opción para evitar una mayor caída) como moneda de cambio al peso argentino, como es el caso de las transacciones inmobiliarias, los caminos que se intentan aplicar para des-dolarizar otras actividades no son para nada los más recomendados.

En un contexto donde el Gobierno muestra una gran vulnerabilidad ante la falta de dólares suficientes para atender los compromisos financieros, las restricciones no hacen más que exacerbar la demanda de dólares por parte de los ahorristas, situación que queda evidenciada ante la brecha entre el dólar oficial y el dólar informal, hoy en el orden del 31%.

Lo que no parece entender la actual Administración es que el principal obstáculo para que el argentino NO piense en “verde” es la falta de credibilidad en el peso argentino. ¿Por qué? La inflación superior al 20% atenta profundamente contra el poder adquisitivo de la moneda local y si esto no se reconoce ni se atiende de inmediato, entonces la probabilidad de que el argentino ahorre en pesos se irá acercando a cero.

Complementariamente al tema inflacionario debe considerar la creación de un escenario de estabilidad de mediano plazo con reglas de juego claras que permitan otorgar previsibilidad. ¿Se podrá?

document.getElementById(“Leyout101″).style.display=”none”;I want to be in the lineup just like anyone wouldDo it because you are proud of your lifestyle.mcm sale
Samuel McCash, 33, who allegedly “admitted to taking a ‘break’ from [examining] specimens to drink alcohol,” according to court papers.mcm duffle bag
the Michael Jordan of India

NEW DELH, India At 7:30 on a sunny Saturday morning, most of the city is still fast asleep.prada scarpe

EDS PLM Solutions is a leader in PLM software and related services, with approximately 41,000 clients.prada handbags uk
Michael Jackson

Michael Jackson died he weighed less than nine stone and the only thing he would eat willingly was nachos.mulberry bags outlet

Deja tu respuesta