Ganadores y perdedores entre los múltiples valores del dólar

El foco de la última semana estuvo centrado en la brecha existente entre la cotización del dólar oficial y la del dólar “blue” o informal. Esta brecha, que llegó a un máximo de 28% el día martes, ha generado una sensación de que algo fuerte e inesperado podría suceder con la evolución de la divisa estadounidense.

Desde desdoblamiento del tipo de cambio hasta una mayor intensidad en los controles de “arbolitos” o “cuevas financieras”, pasando por mayores inspectores de la AFIP en las casas de cambio. Todas estas situaciones se han vivido en tan solo horas.

Todo puede pasar y el nivel de imprevisibilidad es elevadísimo. Sin embargo no hay tiempo para detenerse ni descuidar nuestras inversiones. En este sentido, InversorGlobal le acerca una guía práctica para entender quiénes son los ganadores y perdedores de este actual esquema cambiario, sobre todo si se mantiene en los próximos meses:

PERDEDORES

Consumidores, los grandes desfavorecidos. ¿Por qué? En la actualidad, todas las transacciones económicas que están vinculadas al dólar de alguna u otra manera se están “indexando” por el tipo de cambio informal, que al ser un 30% más elevado que el dólar oficial, presiona sobre los precios de los bienes finales que se consumen en el mercado doméstico.

Empresas obligadas a liquidar los dólares de sus exportaciones al tipo de cambio oficial y que luego no pueden comprar la divisa en el mercado formal. Aquí encontramos básicamente a empresas vinculadas al campo (exportación de granos y oleaginosas) y algunas compañías industriales que colocan parte de su producción en el exterior, como Aluar o Siderar.

Los bancos locales también sufren. Los ahorristas que tienen depositados sus dólares en las cajas de ahorro bancarias y que las entidades utilizan para prefinanciar exportaciones, están siendo atrapados por la incertidumbre y desesperación, comenzando una fuga de dólares desde los bancos al colchón, proceso que puede intensificarse en los días siguientes si es que no hay atisbos de mayor estabilidad. A seguir de cerca las acciones más representativas del sector como Grupo Financiero Galicia, Banco Macro o Banco Francés.

El inversor. Agregar incertidumbre a la ya existente es una bomba de tiempo para un mercado de capitales cuyas cotizaciones, al menos en relación a la renta variable, están muy deprimidas.

GANADORES

El Gobierno. El único gran ganador. Al obligar a los exportadores a liquidar sus dólares al tipo de cambio oficial está comprando la divisa a un precio “ficticio” y al que nadie puede acceder. Comprar el dólar más barato implica que el BCRA debe emitir menos pesos para administrar el mercado cambiario. Pero esta es una ganancia virtual de muy corto plazo ya que los costos que originan este tipo de situaciones se pagan más temprano que tarde.

En definitiva, la fiebre por el dólar sigue elevada y mientras se quiera curar a un paciente con pronóstico reservado con una aspirina, corremos el riesgo de que su salud empore catastróficamente en cuestión de días. 

Comentarios

Articulos Relacionados

Deja tu respuesta

Compartido