Acciones, inversiones y bonos al alcance de los niños

Nunca es demasiado temprano para empezar a aprender sobre finanzas. No es necesario ser mayor de edad, tener un posgrado o siquiera haber terminado el colegio. Simplemente es necesario tener ganas y un buen profesor. En la primera cosa no podemos ayudarlo, pero sí en la segunda. Por eso acá le damos algunos tips para que los más pequeños comiencen a incursionar en el maravilloso mundo financiero.

En muchos países, como Estados Unidos, desde la crisis financiera de 2008 los programas de educación financiera en las escuelas se han disparado. Además, desde organizaciones no gubernamentales también están tomando esta iniciativa para crear una “cultura financiera” entre los más pequeños.

Pero no hay que ser la primera potencia económica ni haber sufrido una crisis como la que Estados Unidos vivió en 2008 para poner en práctica estos programas, todos los países deberían ser conscientes de la necesidad de implementar este tipo de planes. Esto responde a un simple razonamiento, que sería útil que todos los países incorporen: más gente que entienda sobre finanzas implica mayores posibilidades de prosperar económicamente, no sólo a nivel individual, sino como país.

Algunos países, como Estados Unidos, entendieron esto mejor que nadie y por ello, muchas de sus escuelas incorporaron en sus materias obligatorias la de “educación financiera”. Viendo los buenos resultados que esto está generando, cada vez son más los colegios en países en vía de desarrollo que están comenzando a copiarlos.

La idea es que mediante juegos y de manera didáctica los niños comiencen a relacionarse con temas como el ahorro, inversión, la banca, las acciones, los bonos, entre otros. Esto es sumamente importante ya que varios estudios han mostrado que cada vez desde más temprana edad los jóvenes comienzan a adquirir deudas.

En ese sentido, un estudio realizado en Estados Unidos (2012 Financial Literacy and Credit Cards: A Multi Campus Survey) reveló que el 70% de los estudiantes universitarios tenían tarjetas de créditos. De ese porcentaje, un poco más de un tercio (33,9%) tenía solamente una, con un 36% de los estudiantes universitarios con dos o más tarjetas de crédito. Sin embargo, de acuerdo con la encuesta, sólo el 9,4% de los estudiantes pagaron su tarjeta de crédito completa cada mes, dejando a la mayoría de los estudiantes, un 90%, con una cierta cantidad indeterminada de la deuda de tarjeta de crédito cada mes, sin perjuicios de altos intereses y otros cargos.

Teniendo en cuenta estas estadísticas preocupantes, es muy importante enseñar a los niños la importancia de mantenerse alejados de las deudas y mostrarles las mejores maneras de manejar el dinero. En definitiva, si en un futuro queremos hombres y mujeres que puedan manejar exitosamente las finanzas, debemos educarlos para que eso ocurra.

Para quienes estén interesados en hacerlo este tema, lo invitamos a profundiza con Las finanzas también son cosas de chicos, en IGDigital. 

Deja tu respuesta