Tres commodities para tener en la mira

Luego de un 2011 que no fue muy positivo para los commodities, 2012 debería ser un año con buenas perspectivas para los inversores de materias primas.

Por lo menos, así lo parece.

Según una encuesta de Barclays a inversores institucionales, la mayoría concordó en el punto de que los commodities son una gran herramienta para diversificar riesgo y lograr buenos retornos en tiempos de incertidumbre económica.

En ese sentido, siempre es necesario estar cubiertos contra algún vaivén de la economía. Tenga en cuenta que en Estados Unidos los inversores cada vez se están alejando más de los Bonos del Tesoro por sus bajos rendimientos, buscando otros focos para el aumento de su capital. Sumado a esto, la posibilidad siempre latente de un tercer paquete de estímulo por parte de la Reserva Federal encendería las alarmas con respecto a una eventual inflación y, consecuentemente, una desvalorización del dólar.

Es así que le acercamos un trío que podría darle grandes alegrías y protegerlo de cara al desarrollo de 2012.

Cobre, el multiuso

El cobre no reúne las características de un metal precioso pero es utilizado en casi todas las industrias del mundo. Es un elemento clave en los motores, las cañerías, la calefacción, aire acondicionado, automóviles, computadoras, celulares, alambres y dispositivos eléctricos. Se trata de un interesante cóctel de sectores donde este metal es utilizado.

También hay que considerar la creciente industrialización de dos gigantes como China e India. Debido a esto, la demanda de cobre se encuentra en una escalada sostenida desde hace una década. Ambas naciones están invirtiendo mucho en la construcción de edificios, aeropuertos, equipamiento industrial y mejoras en el sistema de transporte.

La libra de cobre subió casi un 300% desde 2004, cuando cotizaba a un dólar. Actualmente ronda los 4 dólares, pero un año después del crash de 2008 había alcanzado su pico en 4,50 dólares la libra. Es así que el cobre parece como una alternativa interesante si se tienen en cuenta todas estas variables. La escasa oferta de este metal podría hacer que el precio dé un golpe alcista en el mediano a largo plazo.

Petróleo, en medio del conflicto

Del petróleo no hay mucho más que aclarar. Se sabe que el conflicto latente con Irán ha encendido las alarmas con respecto al precio del barril de crudo. Esta problemática ha influido en la oferta de petróleo mientras que el desarrollo de China e India ha aumentado considerablemente la demanda del mismo. Es así que ante este desfasaje, el precio del petróleo Brent se ha disparado a 118 dólares mientras que el WTI se encuentra en un promedio de 102 dólares. Se halla todavía a un 40% de spread con respecto al pico de 147 dólares que tocó en julio de 2008, por lo que parecería una buena opción para entrar y así lograr apuntar a subirse a ese porcentaje que todavía podría subir el petróleo.

Oro, el refugio

En la encuesta de Barclays que mencionamos anteriormente, había opiniones bastante confrontadas con respecto al futuro del oro. No obstante, eran más los que se mostraban optimistas que los que eran pesimistas. En agosto de 2011, el oro marcó su pico en 1.917 dólares cuando la economía estadounidense se encontraba en una incertidumbre importante –no hay que olvidar que hacía poco se le había bajado la calificación de deuda a Estados Unidos. Después de eso, muchos decían que el boom del oro había finalizado y que el precio iba a bajar por debajo de los 1.000 dólares.

Sin embargo, el metal amarillo alcanzó recientemente los 1.700 dólares, por lo que parece que la burbuja dorada no tiene intenciones de explotar por el momento.

Actualmente se está viendo mucha demanda de oro por parte de los bancos centrales, los Gobiernos, hedge funds y fondos mutuos, siendo el gran refugio contra la inflación –la pérdida de valor de las monedas. Es así que, frente a un tercer paquete estímulo, no sorprendería que los inversores mudaran sus posesiones a oro.    

Si quiere conocer una persona que es conocida por la atracción que siente por los commodities, estamos hablando de Jim Rogers. El hombre de las corbatas de moño es tan seguidor que hasta ha armado su propio índice de materias primas. Si quiere conocer más sobre él, lo invitamos a leer la nota de tapa de marzo de revista InversorGlobal, Los cuatro ases de las inversiones globales. Allí encontrará en qué consiste el índice de Rogers y mucho más acerca del rey de los commodities.

Deja tu respuesta