Qué pasa cuando las empresas modifican el precio de sus acciones

Hoy nadie se quiere quedar afuera de los mercados, ni siquiera las mismas empresas. Es así que en algunas ocasiones muchas interceden para darle nuevas formas a su paquete accionario dentro de la Bolsa. En este sentido, le mostramos un procedimiento a partir del cual las empresas “inflan” el precio de sus acciones y otro que utilizan para bajar el precio de sus papeles y generar mayor participación para los inversores.

Recompra de acciones: ¿confianza en la empresa o canto de cisne?

Un programa de recompra de acciones se da cuando una empresa usa su flujo de caja para recomprar sus propios papeles en el mercado de valores. Una compañía no puede ser accionista de sí misma, pero a partir de este proceso, el precio de las acciones sube instantáneamente. Lo que ocurre es que, en estos casos, los papeles que adquiere la misma empresa quedan fuera de circulación y no son contados dentro del balance cuando se miden las ganancias por acción. Es aplicable a la ley de oferta y demanda: a menos acciones circulantes, mayor es el precio.

Si bien la capitalización bursátil de la empresa se reduce, la acción se encuentra en un precio más elevado e invita implícitamente a los inversores a adherirse a la confianza de la empresa en sí misma. Muchos ahorristas, al ver esto como una señal de auto-confianza por parte de la compañía, compran desenfrenadamente y hacen que, en poco tiempo, el valor de la acción suba.

Sin embargo, también hay otro caso en el que las empresas hacen esto, ante cuya posibilidad hay que estar doblemente atentos. A veces las compañías no recompran sus acciones porque confían en sus papeles o porque piensan que están subvaluados. Llevan a cabo este proceso porque quieren hacer que algunos números se vean mejores cuando nada ha cambiado en el balance de la empresa. Es así que, como mencionamos anteriormente, algunas compañías lo hacen para inflar sus ganancias por acción frente al mercado y los analistas del sector.

Cuando una empresa haga una recompra de acciones, cerciórese de que sea una compañía con un balance fuerte. De lo contrario, se podría llevar una sorpresa no muy grata.

Splits: acciones para todos

Antes de incursionar en la definición técnica, le vamos a brindar un ejemplo fácil y entendible: ¿si usted tiene un billete de diez pesos, no le daría lo mismo tener dos de cinco pesos? A usted no le modifica nada porque seguirá teniendo lo mismo. Incluso, tendrá cambio por si lo necesita.

En el caso de los stock splits pasa algo similar. Cuando una compañía lleva a cabo este proceso, hace operaciones de 1:2, 1:3 o lo que la empresa disponga ¿Qué significa esto? Si la empresa tiene 100 acciones circulantes a un precio de 50 pesos, y divide por dos, ahora tendrá el doble, o sea 200 acciones pero a un precio de 25 pesos. Usted sigue teniendo el mismo capital pero dividido en más papeles. Es decir, si usted tenía dos acciones que equivalían a 100 pesos, ahora tendrá cuatro papeles de 25 pesos, por lo que no pierde dinero.

Las corporaciones hacen esto para darle más liquidez a sus acciones en la Bolsa y así brindar más acceso a inversores individuales con poco capital, aumentando el volumen de operaciones.

Si quiere un ejemplo reciente de un split, Google lo publicó en su balance trimestral recientemente. Si quiere conocer más acerca de la nueva jugada financiera del motor de búsqueda, lo invitamos a leer Nadie quiere ceder terreno en el sector más dinámico en nuestra Carta Semanal para Suscriptores.

Deja tu respuesta