¿Podrán las acciones bajar más de precio?

Previendo que los mercados comenzarán a bajar, algunos analistas piensan que los activos podrían estar aún más baratos. Sin embargo, otros argumentan que este escenario no es posible.

Los primeros tres meses de 2012 dejaron boquiabiertos a inversores y asesores financieros. Es que, superando todas las expectativas, los mercados mostraron cifras muy positivas, muy por encima de lo esperado. Sin embargo, los datos que revelaron que sólo 120 mil puestos de trabajo fueron creados durante marzo de este año, cuando los analistas habían estimado una cifra de 200 mil.

¿Cómo se explica los que ocurrió con los empleos? El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, reconoce que lo que sucedió fue que las empresas redujeron demasiados puestos de trabajo durante 2008 y 2009. Es por eso que ahora, habiendo pasado una de las peores crisis estadounidenses, las firmas se ven obligadas a contratar a personas para volver a niveles “normales” de empleo.

La empresa de sondeo Gallup llama a esta situación “el correcto acomodamiento”, donde el problema es que, una vez que haya terminado, es dable esperar que la recuperación del empleo sea más lenta. Asimismo podría pensarse que, paradojalmente, los datos de desempleo se verán peor a medida que más personas se reincorporan al mercado laboral.

Esto responde a que mucha gente había abandonado la búsqueda laboral, por lo que las estadísticas de los desempleados bajaron. Pero si quienes no buscaban trabajo ven más posibilidades de conseguir uno, se pondrán en la búsqueda nuevamente.  Así, los datos de desempleo podrían empezar a verse peor.

Este “correcto acomodamiento” también podría tener un impacto sobre los márgenes de ganancias corporativas. Los márgenes de beneficios corporativos se encuentran actualmente en niveles récord, y lo que va de la temporada de presentación de balances correspondiente al primer trimestre de 2011 así lo demuestra. Pero si las empresas se ven obligadas a contratar a más personal de nuevo, entonces eso significa que se quedarán sin espacio para reducir costos. Y si la economía no está creciendo lo suficientemente rápido como para aumentar las ventas a un nivel que les permita compensar la pérdida de los beneficios de la reducción de costos, entonces las ganancias podrían comenzar a decepcionar.

Esto sumado al hecho de que las ventas de Europa ya están yendo a la baja y que China está ayudando menos a mantener el crecimiento mundial.

Además de eso, la inflación de China en marzo superó las expectativas llegando a una tasa anual de 3,6%. Eso lo hará más difícil para el banco central de China relajar la política monetaria, incluso si así lo desea.

Por todo esto, son varios los especialistas que creen que los buenos ánimos y señales que los mercados dieron a comienzo de 2012 no se quedaron para siempre y por ellos opinan que las acciones, en promedio, van a bajar de precio. Ya lo hemos visto estas dos semanas de abril.

Ahora, la pregunta es si estamos ante oportunidades de compra o si podemos esperar mayores bajas.

 

Deja tu respuesta