No siempre dominan los gigantes

Como inversor, seguramente no hay nada que le guste más que saber que sus empresas son las número uno en sus respectivos sectores. No quiere que nadie las moleste con productos nuevos y agresivas estrategias de marketing. Y ni hablar de que quiere que tenga la libertad de subir los precios y gastar poco dinero en la difusión de sus productos, ya que son los únicos del mercado.

La cuestión es que es difícil encontrar una compañía que tenga esta exclusividad por mucho tiempo. Cuando una empresa lanza algo novedoso o establece alguna política de precios o comercial conveniente para el consumidor, no tardan en aparecer las primeras compañías que quieren hacer lo mismo.

Ahora, si usted insiste en encontrar un negocio exclusivo, deberá fijarse en que sea una empresa que tenga cuatro condiciones clave: que fabrique un producto de nicho que, si bien no llama la atención del mundo, tenga mucha comercialización; debe estar en una industria de perfil bajo y crecimiento lento; tener una marca sólida donde apoyarse; y ser una empresa pequeña con baja capitalización de mercado.

Sí, aunque usted no lo crea, los aspirantes a monopolio son más fáciles de encontrar en compañías pequeñas.

Pequeños y grandes mercados cautivos

En Estados Unidos, a la hora de pensar en empresas exclusivas, se puede hablar de empresas como Fair Issac (FICO), que provee servicios online en materia de decisiones y análisis financieros. Si bien tiene alguna que otra empresa rondando el sector, esto no representa una competencia significativa. Con una capitalización bursátil de 1.520 millones de dólares, es una pequeña compañía que presenta márgenes interesantes, como por ejemplo el operativo, que se encuentra en 25,44%. Con respecto al ROE (retorno sobre el patrimonio de los accionistas), la empresa presenta un margen de 17,94%. En fin, es una compañía pequeña, que domina su sector y tiene márgenes interesantes de cara al futuro.

Otra empresa que domina dentro de su mercado es Steinway Musical Instruments (LVB). Esta compañía hace los pianos de cola más usados del mundo, los Steinway & Sons. Para que tenga una idea, el 97% de los conciertos a nivel mundial se llevan a cabo con pianos Steinway & Sons, que cuestan casi 140 mil dólares cada uno. Le parecerá algo extraño, pero la competencia de esta firma es poco ortodoxa: la compra de sus productos usados. Si quiere saber más sobre esta empresa cuyas acciones parecerían estar baratas y con buenos prospectos, lo invitamos a leer ¿Quién dijo que los pianos sólo sirven para hacer melodías? en IGDigital.

Luego aparecen compañías dominantes que el común de la gente considera, pero lo que no piensan es si estos pueden ser duraderos. Algunos dirán que Microsoft (MSFT) y Apple (AAPL) tienen la hegemonía en computación y tecnología y el que lee entrelíneas sabe que las tecnológicas son empresas que están en constante prueba y necesidad de innovación. En el caso de Microsoft, esa innovación que supo ponerlo como el número uno en los 90 hoy está siendo superado ampliamente por Apple y su negocio aplanador.

No obstante, para el columnista Chris Baines de The Motley Fool, “el negocio de Apple no es lo suficientemente estable para ser considerado un monopolio”. Y a esto añade que “hay que tener en cuenta también sus actuales problemas con el Departamento de Justicia de Estados Unidos y sus e-books”.

Tenerlo todo no siempre es bueno

Asimismo, apostar a empresas monopólicas no es sinónimo de que vaya ser todo color de rosa. Hay una cuestión, que es cuando las empresas están tan cómodas en su trono que se vuelven complacientes y poco ambiciosas, confiadas de que nadie les quitará la corona. Cuando ocurre esto muchas veces empiezan las malas decisiones en la cúpula directiva, invirtiendo el dinero de manera errónea y, consecuentemente, con bajas en los márgenes de ganancias.

Es así que, si va a apostar a una empresa que es la vedette del sector por lejos, mire también que postura tienen sus directivos. 

Deja tu respuesta