Mercado de carnes: Actualidad y tendencias de la actividad ovina

Ing. Agr. Lucas E. Caramella

Los últimos acontecimientos ocurridos en el mercado bovino, un cierto desabastecimiento de carnes y un aumento de precios, generaron una suba en los valores de las principales categorías de consumo interno, alcanzando valores similares a los obtenidos por corderos de exportación.

El mercado de los ovinos no es lo que era. Los cambios que atravesaron las diferentes regiones del país en los últimos años afectaron de manera directa a este negocio. Es así que el mundo de las ovejas sufrió cambios cuantitativos y de concentración –entre otros-, que son fundamentales para entender el mercado ovino del siglo XXI.

Durante en el siglo XIX, previo a la expansión de la ganadería vacuna y la agricultura, la provincia de Buenos Aires concentraba el 70% del stock nacional del mercado ovino. En ese entonces, las provincias de Neuquén, Río Negro, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego sólo concentraban el 5%. Pero los cambios culturales en la región pampeana y el desarrollo de la Patagonia generaron que actualmente ésta concentre el 60% de la producción, con sólo el 18% para la provincia de Buenos Aires. Actualmente el stock lanar alcanza las 14.732.146 cabezas, sin embargo en la década del 80 superó los 22 millones y tocó su piso durante el año 2002 con cerca de 12 millones de cabezas.

No es de extrañar esta concentración ovina en regiones áridas como la Patagonia, lo que responde al hecho de que presentan una fisiología digestiva que les permite nutrirse a base de alimentos groseros y voluminosos que resultan de baja digestibilidad para gran parte de los mamíferos.

Aunque, como vimos, no siempre la producción ovina se concentró en la Patagonia. Esto da muestra de su plasticidad ambiental, uno de los grandes atributos de este tipo de producción.  Aún así, vale la pena remarcar que los ovinos también poseen una compleja y diversa matriz productiva, debido a la disponibilidad de biotipos laneros, carniceros, doble propósito y lecheros, mayor que los rumiantes tradicionales (los bovinos).

A su vez, cada biotipo cuenta con variabilidad. Es decir, dentro del tipo lanero, se encuentran lanas gruesas, finas o superfinas con dispares calidades carniceras residuales. Por ejemplo, el tipo lechero posee una excelente calidad carnicera, pero una regular calidad lanera. La ecuación productiva siempre será resultado de la conjunción del principal producto, del o los subproductos, y de sus respectivos valores.

Fibras

La lana es …

Si quieres saber más sobre la lana y aparte profundizar sobre carne y leche dentro de la actividad ovina puedes seguir leyendo haciendo click aca. Si no estás suscrito,puedes hacerlo a través de un click acá .

Deja tu respuesta