La revuelta de los inversores argentinos

Reportando desde Palermo, Buenos Aires.

Como buen porteño, una de las cosas que más disfruto de Buenos Aires son los cafés. Se pueden encontrar en cada esquina de la ciudad y los hay de todas formas: modernos, antiguos, chicos, grandes, especializados en cafés, tés o cervezas para todos los gustos. Sin embargo, más allá del café en sí, hay algo que es crucial y decisivo a la hora de decidir si volver o no. Este “algo” es la atención.

Si voy a un café y el mozo me atiende mal, no vuelvo. Simple como eso. El café puede ser muy atractivo, pero si a uno lo hacen pasar por una mala experiencia, no querrá volver.

Los inversores argentinos siguen la misma línea de pensamiento. Por supuesto no estoy hablando de cómo eligen el café, sino que estoy hablando de cómo deciden invertir su dinero.

Si invierten en un lugar con el objetivo de lograr rentabilidad y seguridad, y finalmente estos objetivos no son logrados, ellos no volverán a hacerlo. Eso está pasando en la Argentina hoy. Por supuesto que se trata de un proceso que empezó muchos años atrás. Un proceso que tiene subas y bajas, pero es una tendencia muy fuerte.

Es por eso que los inversores argentinos se rebelaron. Los inversores, en su mayoría, no invierten en la Argentina.

¿Le parece que estoy exagerando con esta afirmación? Veamos algunos fríos números…

 

  • Según el INDEC hay 140.000 millones de dólares de argentinos en bancos del exterior.

     

  • Estimaciones privadas calculan que esta cifra llega al doble, es decir, 300.000 millones de dólares.

     

  • El PBI de la Argentina el año pasado fue de unos 435.179 millones de dólares. Y la inversión estuvo en el orden de los 100.000 millones de dólares en todo 2011. De esta forma, los argentinos tienen, en efectivo en el exterior, un 70% de lo que produce el país en todo un año. Y un 300% más de lo que se invierte en todo un año en nuestro país.

     

  • Se negocian más acciones argentinas en la Bolsa de Nueva York que en la Bolsa de Buenos Aires.

     

  • La Bolsa de Santiago de Chile negocia, en acciones en todo un año, diez veces más de lo que se negocia en la Bolsa de Buenos Aires. (Teniendo en cuenta que Argentina tiene una población que es más del doble que la chilena.)

En este cuadro podrá ver cuán insignificante es la Bolsa de Buenos Aires. No sólo a nivel mundial, sino también a nivel latinoamericano:

Gráfico proyecciones ganancias
Muy pocos argentinos invierten en la Bolsa de Argentina. Muy pocos argentinos tienen sus ahorros en el país.

¿Si esto no es una rebelión, cuál es el significado de la palabra rebelión?

La única causa por la cual esta rebelión no se conoce masivamente es porque los miles de inversores argentinos que toman este camino no cortan calles, no organizan piquetes ni hacen campañas de prensa. Sólo se limitan a tomar decisiones y a “hablar” con su dinero.

Para que se dé cuenta cuán insignificante es el volumen de la Bolsa local le voy a contar una anécdota. Hace un poco más de un mes atrás lanzamos un nuevo servicio en InversorGlobalCrisis & Oportunidad.

La idea de este servicio es ofrecer alternativas de inversión en la Argentina, a pesar del pésimo contexto que recién relaté. Como consecuencia de las restricciones para comprar dólares y transferir dinero al exterior, invertir en Argentina hoy es una misión bastante complicada. Por eso decidimos lanzar el nuevo servicio con el fin de ayudar a miles de inversores confundidos con las nuevas restricciones.

En Crisis & Oportunidad le mostramos cómo invertir en este contexto y no morir en el intento. El lanzamiento fue un gran éxito y cientos de personas se sumaron a nuestro servicio en pocos días.

Muchos de estos inversores iban a invertir por primera vez. Por lo tanto, necesitaban abrir una cuenta en una Sociedad de Bolsa para implementar las inversiones que recomendamos.

Como consecuencia, muchos inversores se acercaron a las Sociedades de Bolsa más importantes de la Argentina para dar este primer gran paso. De esta manera, estas entidades financieras, se vieron sorprendidas por el “inusual” volumen de apertura de cuentas. Cuando comenzaron a investigar la causa, concluyeron que -en su gran mayoría- se trataba de inversores que querían abrir su cuenta para implementar las recomendaciones de Crisis & Oportunidad.

Los directivos de estas Sociedades de Bolsa se comunicaron con nosotros para preguntarnos qué habíamos hecho. Nuestra respuesta fue simplemente decir que habíamos “recomendado” la apertura de cuentas en Sociedades de Bolsa locales.

Ahora, imagine cuán chico es el volumen de inversiones en la Argentina que ante una iniciativa como ésta, el ritmo de apertura de cuentas en las Sociedades de Bolsa más grandes de la Argentina se altera…

El volumen es, sin duda, muy bajo. Esta es una natural consecuencia de la “rebelión de los inversores argentinos” que se dio durante los últimos años. En Argentina los trataron mal y huyeron. Simple como eso.

Leyendo las noticas en los diarios argentinos de los últimos días me preguntaba si no se estaría comenzando a dar el mismo proceso de “rebelión” entre los empresarios argentinos. 

Qué empresario quiere hacer negocios en un país donde las reglas cambian según el humor del funcionario de turno, donde la moneda no tiene casi valor, donde ganar dinero parece estar mal y donde lo que es rentable es ser amigo de alguien con poder.

No creo que muchos estén interesados en un ambiente así. Como le contaba algunas semanas atrás en este newsletter semanal, muchos empresarios argentinos del área de servicios ya están mudando sus empresas a otros países, como Uruguay. 

El razonamiento es simple. Una empresa produce un software a través de Internet y vende en todo el mundo. Tiene ingresos y gastos en el exterior. Pero cada vez que un cliente del exterior le paga, debe ingresar el dinero a la Argentina y el banco le convierte sus dólares a pesos. Y cuando tiene que hacer un pago al exterior, no le dejan hacer el pago. Y si lo dejan, es después de un burocrático y cansador proceso de súplica a los funcionarios de turno…

Ningún empresario en este tipo de negocios estará interesado en operar su empresa en estas condiciones. Una nueva “rebelión” está en camino. Otra rebelión que perjudica al país en su conjunto. Otro error de nuestros políticos.

ALGUNOS PENSAMIENTOS ADICIONALES…

Arranca el fin de semana y la idea es pasarla bien. Por ello, cambiemos de clima y revisemos algunas de las buenas noticias de la semana.

En ese sentido, impresionan los números de Google. Esta gran empresa que usamos todos los días, publicó sus resultados trimestrales y los mismos fueron asombrosos.

Como explicaba el Wall Street Journal el día jueves:

“La ganancia de Google Inc. aumentó un 61% durante el primer trimestre al tiempo que el gigante de Internet continuó observando un incremento en el número de clics, si bien cayó el monto que los anunciantes pagaron por cada clic. En el primer trimestre, Google registró una ganancia de US$ 2.890 millones, u US$ 8,75 por acción, lo que representa un alza frente a los US$ 1.800 millones, o US$ 5,51 por acción, de un año antes. Los ingresos se elevaron un 24% a US$ 10.650 millones.”
Se trata de una empresa innovadora que inventó un servicio que revolucionó el mundo y que, gracias a eso, hoy es una máquina de generar dinero. Una acción que todo inversor debería considerar tener en su portafolio. 

En Crisis & Oportunidad, a pesar de invertir en la Argentina, le acercamos opciones para invertir en empresas como Google. Hoy todo está a nuestro alcance, a pesar de las rebeliones y trabas…

Buen fin de semana,

Federico Tessore.
Para Inversor Global.

Deja tu respuesta