Guía rápida para invertir en bonos

Si usted depende de las ganancias de las inversiones para pagar las cuentas y sus gastos cotidianos, entonces siempre es recomendable invertir en bonos. Esto se debe a que un portafolio a base de bonos –a diferencia de lo que ocurre cuando uno invierte exclusivamente en acciones- puede ser diseñado de manera de que éste genere el ingreso que el inversor necesita cada mes.

De esta manera, los bonos presentan una manera de invertir menos arriesgada y volátil, y más previsible, que las acciones. Veamos algunos:

Bonos del Tesoro de Estados Unidos

Estos son una deuda de renta fija que emite el Gobierno de Estados Unidos con un vencimiento de más de 10 años. Éstos pagan los intereses cada seis meses y se emiten con una denominación mínima de US$ 1.000.

Los bonos del Tesoro estadounidense son considerados unas de las inversiones más seguras, si no la más segura. Esto se debe que son considerados libres de riesgo. Además, se utilizan –con frecuencia- como punto de referencia para los rendimientos de todo el resto de los bonos.

Estos bonos son aconsejables para aquellos que quieran una cartera libre de riesgo y hacer coincidir los pagos de cupones y vencimientos a sus necesidades.

¿La contra? En este momento el rendimiento está en sus niveles más bajos de la historia, apenas por encima del 2% anual.

Bonos Corporativos

Los bonos corporativos son emitidos por empresas. Estos bonos son considerados de mayor riesgo que los bonos gubernamentales. Como resultado, las tasas de interés son casi siempre más altas, incluso para las empresas de alta calidad crediticia.

Estos riesgos deben ser analizados sobre la base de las perspectivas de negocio de la compañía que emite los bonos  y sobre el flujo de dinero en efectivo.  

Bonos Hipotecarios

Estos bonos están respaldados por activos de real estate. En una situación de impago, los tenedores de bonos hipotecarios tienen derecho a la propiedad y podrían venderlo  en compensación por el default.

Son similares a los bonos corporativos ya que tienen un riesgo de crédito. Los bonos hipotecarios tienen un tipo de riesgos de interés asociado a la probabilidad de que los prestadores refinancien a los prestatarios de sus hipotecas a medida que las tasas de interés se modifican.

Los bonos hipotecarios ofrecen al inversionista una gran cantidad de protección en el sentido de que hay un activo valioso que teóricamente podría ser vendido para cubrir la deuda en el caso de que no se pague. Sin embargo, dado este respaldo, el bono hipotecario tiende a producir una menor tasa de retorno que los tradicionales bonos respaldados sólo por la promesa de la firma a pagar.

Además de estos tres bonos mencionados, hay mucho más. Investigue, lea y consulte a especialistas, en el caso de ser necesario,  antes de tomar la decisión.