El tabaco hace mal a la salud y… ¿también al bolsillo?

¿Alguna vez se ha preguntado cuáles son las 20 mejores acciones que cotizan en el Reino Unido? La especialista Andrew Lapthorne no sólo se lo ha preguntado sino que también ha hecho una investigación para averiguar la respuesta.

Según su investigación, las diez empresas que mayores satisfacciones le dieron y, aún le dan, a los inversores son: Domino’s Pizza, Centamin Egypt, BHP Billiton, Genus, Imperial Tobacco, Synergy Health, Dechra Pharmaceuticals, SABMiller, BG Group and Ultra Electronics Holdings.

Pero atención, el hecho de que estas empresas hayan sido exitosas en los últimos 20 años no es garantía suficiente para afirmar que vayan a hacerlo en los próximos cinco años. Por lo menos, eso podría decirse con respecto a las empresas de cigarrillos. Según opinan varios analistas, entre ellos Lapthorne, estas no seguirían siendo tan redituables en unos años. Esto se debe –principalmente-  al hecho de que el hábito de fumar está siendo cada vez más cuestionado y desincentivado por los Gobiernos.

Las compañías de tabaco han tenido una extraordinaria cantidad de publicidad negativa en los últimos años ya que han sido muy limitados en términos de cómo se puede hacer publicidad. Además, hay un fuerte impulso de un movimiento anti-tabaco dentro de las sociedades y 17 grandes ciudades del mundo –incluyendo Buenos Aires- se han unido al proyecto de “Ciudades sin Tabaco”.

Pese a todos estos obstáculos, nada impidió que las acciones de las empresas tabaqueras sigan siendo unas muy tentadoras que todo inversor querría tener en su porfolio. No hay que ser un especialista en finanzas para darse cuenta que las grandes empresas de tabaco tienen marcas muy fuertes, a diferencia de lo que pasa con otros productos, nunca salen nuevas competencias al mercado.

Por este motivo, las compañías de tabaco hoy son muy buscadas por los gestores de fondos e inversores individuales, pero para saber si las acciones de las empresas tabacaleras seguirán siendo atractivas en los próximos años, habría que mirar el potencial de crecimiento a futuro.

Según se está observando, los mercados occidentales están disminuyendo el consumo del tabaco y es por eso que el crecimiento de las grandes compañías tabacaleras dependerá del crecimiento en los mercados emergentes para compensar la disminución del consumo en los mercados occidentales.

Pero esto no será tarea fácil ya que sabiendo lo mal que hace el cigarrillo, no es razonable pensar que los Gobiernos de los mercados emergentes  vayan a seguir permitiendo que sus poblaciones fumen con el entusiasmo desenfrenado del pasado.

De hecho, seguramente vayan a poner las mismas restricciones e introducir la misma legislación anti-tabaco que ya rige en Occidente. No hay que olvidar que más de 170 países han firmado el Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud para el Control del Tabaco (CMCT) lo que evidencia que el consumo mundial de tabaco está disminuyendo en todo el mundo.

De esta manera, Lapthorne cree que es muy posible que el crecimiento de los mercados emergentes –que supone que el negocio del tabaco seguirá siendo redituable a largo plazo para los inversores-, simplemente no exista.

Así, mientras que los especialistas dedicados a la medicina aconsejan dejar de fumar, también lo hacen los especialistas financieros, quienes podrían estar comenzando a alertar que el fumar es perjudicial no sólo para la salud, sino también para la billetera.

Aún así, estos no son más que estimaciones y proyecciones a fututo. Habrá que esperar un par de años para ver si esto finalmente se cumple. Por lo pronto, mientras espera para ver qué efectos tienen las empresas tabaqueras sobre su bolsillo, puede ir dejando de fumar ya que eso sí –sabemos con certeza- que hace mal a la salud. 

Deja tu respuesta