“El mercado de capitales debería estar en la agenda del Gobierno”

Nicolás Billia

Esta semana tuvimos la oportunidad de hablar con una de las piezas clave de una de las Sociedades de Bolsa más grandes del país. El Director y CFO de Puente, Antonio Cejuela, no se guarda nada a la hora del análisis. Entre otros temas, hablamos sobre la actualidad de la economía argentina: Cejuela plantea la necesidad de moderar el gasto público, promover inversiones y mejorar en el aspecto jurídico. Con respecto a la política monetaria, cree que la inundación de billetes que está haciendo el BCRA “es un hecho peligroso y sobre todo en un país que tiene una capacidad utilizada al 100% y no hay mucha mano de obra desocupada”.

En pocas palabras, plantea las acciones del banco central hacen que la inflación no cese y siga fagocitándose nuestros ahorros.

En materia de inversiones, menciona a los bonos, pero no cualquier bono: recomienda los sub-soberanos o provinciales. Actualmente apunta que presentan rendimientos atractivos que en algunos casos redoblan los de las notas emitidas por el Tesoro nacional.

Palabra autorizada en la entrevista de IGDigital.

Hablemos un poco de la economía argentina, ¿cómo ve el momento actual?

Básicamente, la economía argentina tiene un par de desafíos importantes para terminar 2012. Creo que no va a ser un año malo en términos económicos, pero sí va a ser de menor desarrollo en relación al año pasado. Creo que vamos a crecer aproximadamente un 4%. Me parece que Argentina tiene que empezar a encarar el tema de su equilibrio fiscal y ver cómo evolucionará la dinámica de los gastos y los ingresos. Creo que el principal desafío va a pasar por el control y el destino del gasto público y que, en términos generales, ver cómo Argentina vuelve a establecer reglas claras. La capacidad que va a tener el país de acá en adelante para crecer tendrá que ver con los niveles de inversión y, para elevar a éstos, se necesitará una situación más amistosa con los inversores en general. Deberán verse algunas muestras de estabilidad jurídica y demás en el corto plazo, siempre y cuando se dé un contexto en el que el mundo sigue jugándole a favor a Argentina.

¿Cómo cree que influirán las decisiones gubernamentales en el andar de la economía?

Esta cuestión habría que dividirla en dos vertientes: el mercado financiero hablando exclusivamente de los bancos, donde me parece que la política ha sido clara, con tasas de interés reales negativas y una fuerte expansión monetaria que hace que los bancos estén llenos de liquidez. No obstante, esta excesiva cantidad de dinero circulante en los bancos está empezando a dar una señal negativa desde el punto de vista de la demanda y oferta de crédito. Si uno ve, llega a la conclusión de que la demanda de préstamos viene más que nada por el lado del consumo y que hay una ausencia importante de financiamiento a otras aristas que quizás son más importantes, como por ejemplo el crédito hipotecario. El BCRA va a seguir con esta política de expansión de la masa monetaria, lo cual es un hecho peligroso y sobre todo en un país que tiene una capacidad utilizada al 100% y no hay mucha mano de obra desocupada, lo que genera presión directa en los precios. La política monetaria tiene un retraso en su efecto; no es como lo fiscal que uno baja los impuestos y le pones al otro día dinero a la gente el bolsillo, sino que se ven seis o siete meses después de las decisiones. Si no se le brinda más atención a la política monetaria, esto se va a transformar en una pelota.

¿Y en el mercado de capitales?

El mercado de capitales hoy es la principal debilidad de Argentina. El financiamiento del país, al igual que lo que pasa en los desarrollados, debería pasar por el mercado de capitales que es donde están los recursos de largo plazo. No debe financiarse sólo con el sistema financiero porque si éste el día de mañana se transfiere a la economía real, se corta el crédito y se para la actividad en 24 horas. Si uno repasa las crisis de los últimos 20 años, se dará cuenta que los primeros brotes de las crisis vinieron del sistema financiero. El mercado de capitales debería estar en la agenda del Gobierno como mecanismo de desarrollo. En términos generales va a ser un año difícil para el mercado: las acciones van a tener una volatilidad importante y los negocios van a estar más del lado de los bonos sub-soberanos o provinciales. La diferencia de rendimiento entre uno provincial y uno nacional es enorme. Un bono de la Provincia de Buenos Aires a 2015 en dólares rinde 8,8% y el Boden 2015, que es nacional, rinde 4%. Un dato a tener en cuenta es que ese bono vence quince días antes de las elecciones. En términos macro, Argentina tiene una gran capacidad para el pago de deuda y todavía tiene resto para salir a emitir al mercado de capitales.

El mercado afuera

¿Cómo ve el mercado estadounidense para 2012? ¿Cuáles cree que serán los sectores que mejor performance tendrán?

Estados Unidos está marcando hoy cómo un país debe salir de una crisis. Con todos los defectos que tuvo, porque no digo que fue la mejor forma de sortearla, me parece que, a la luz de los resultados, el país norteamericano le saca muchos kilómetros a Europa en ese sentido. Lo que estamos viendo es que el riesgo sistémico en Estados Unidos se terminó, la economía se está recuperando, aunque de manera modesta, porque es difícil absorber una tasa de desempleo como la que tiene hoy en día. También hay que tener en cuenta que gran parte de su economía depende del consumo, por lo que la gran cantidad de gente sin trabajo sin duda es una traba para que la economía crezca a pasos más acelerados. En este sentido, creo que puede tener mejor performance la renta variable por sobre la renta fija. Básicamente veo tasas muy deprimidas para todo el 2012 y posiblemente la primera mitad de 2013.

¿Qué papeles le gustan en el NYSE?

Con respecto a las acciones que pueden andar bien, recomendaría las denominadas blue chips o empresas de valor o de gran capitalización bursátil, con políticas de dividendos más claras. En la primera parte del año me centraría en el retail estadounidense, que puede ser Wal Mart. Me parece que esas compañías van a reaccionar antes de que lo haga el mercado interno. Estas empresas se van a anticipar y ahí creo que todavía hay valor. Con algo de reserva, pero más a mediano plazo, recomendaría acciones de algunos bancos una vez superada la cuestión sistémica. Tendría un 5% a 10% del portafolio en acciones bancarias pero para pensar de acá a dos años.

Considerando el reciente balance de Apple ¿Cree que la empresa todavía tiene resto para seguir subiendo?

Apple tiene resto para seguir subiendo a partir de la premisa de que el mercado de Apple es el mundo y éste está casi en recesión. Entonces uno dice ¿cuál es el techo de Apple? Es algo que hoy no se puede determinar. Si Europa reacciona, si China e India vuelven a la senda del consumo y el crecimiento masivo y si Latinoamérica acompaña esto y Apple hace bien la tarea, creo que tiene mucho más para crecer. Uno se pregunta cuánto más puede vender la empresa en el mercado europeo cuando tenes un solo país que está lejos de la recesión como es Alemania. Con Europa creciendo a 2,5%, ¿cuánto más puede entrar Apple ahí? Habrá que ver los productos que saquen entre los tres a ocho meses siguientes; si los directivos siguen con la misma línea del fundador, en estos términos la compañía tiene un techo mucho más arriba. Y ni hablar si se logra una recuperación de un mercado tan importante como el europeo.

Deja tu respuesta