El capital extranjero cada vez más lejos de Argentina

La decisión de la estatización parcial de YPF a través de la compra forzosa de la mayoría accionaria de Repsol representa uno de los shocks más espectaculares a los que se han enfrentado los inversores extranjeros en los últimos años, según afirma la consultora Euromoney Country Risk.

 Los analistas que participan de la consultora sostienen que lo que sucedió no es sorpresa. Una de las advertencias más fuertes fue la baja puntuación que recibió Argentina en el  indicador de su relevamiento “riesgo de interferencia del Gobierno”.

En este ranking, e incluso antes del anuncio del lunes, la calificación de Argentina era la peor de toda América Latina y preocupantemente baja, en comparación con otros mercados emergentes.

En los últimos años, Argentina ha logrado impulsar la oferta de dinero para aumentar la inversión y el crecimiento. Pero para eso tuvo que pagar un precio muy alto: el Gobierno acaba de saltar los límites legales que tenía para acceder al financiamiento del banco central y  con esto cubrir gastos del sector público y privado.

No es de extrañar que estos esfuerzos fiscales se hayan traducido en una fuerte caída en el peso, en un aumento de la inflación y un nivel bajo de confianza en la política monetaria de la Argentina.  

Es así que es de esperar, según dice Euromoney Country Risk, que luego de incursionar y sacar dinero del sistema de seguridad social, los bancos estatales y el propio banco central, el Gobierno se está quedando sin opciones de financiamiento. Si el Gobierno encuentra la salida a este problema en la nacionalización, la perspectiva y las relaciones con el capital extranjero serán cada vez más complicadas.

Comentarios

Articulos Relacionados

Deja tu respuesta

Compartido