Efecto déjà vu, ¿y ahora cómo sigue la historia?

Agreguemos un análisis al comentario de Federico sobre Buffett y las acciones Europeas. El contexto es siempre muy importante. Veamos.

Los mercados de acciones habían dado esperanzas a los inversores. El terreno perdido en 2011 parecía haberse recuperado, en parte, con las extraordinarias subas que mostraron los índices bursátiles a comienzos de 2012. Sin embargo, el mes de abril comenzó convulsionado, algo que como inversores ya hemos experimentado en el pasado.

Quizás puede parecer un déjà vu, o quizás no es más que lo que nunca se solucionó, y que ahora vuelve a retomar protagonismo. Hay incertidumbre y miedo por las consecuencias económicas globales que podría llegar a tener una profundización de la crisis económica en España, principal foco de incendio de la Unión Europea.

Con un desempleo mayor a 22%, un estancamiento económico que azota a las expectativas y planes de ajustes fiscales difíciles de digerir, España se encuentra en una situación muy delicada y eso lo demuestran sus activos financieros en los mercados internacionales.

Los bonos españoles vuelven a mostrar rendimientos superiores a 6%, niveles que no son sostenibles en el mediano plazo para poder refinanciar sus vencimientos futuros. Asimismo, el riesgo país alcanzó el nivel más elevado desde que Rajoy asumió el Gobierno, al ubicarse en 430 puntos.

Paralelamente, los inversores globales no descartan un escenario aún más duro y se cubren de una eventual cesación de pagos de la deuda española. El CDS (credit default swap) de cinco años español trepó a 502 puntos básicos. 

¿Qué significa esto? 

El CDS es un instrumento derivado para cubrirse de potenciales pérdidas por undefault. En la actualidad, un inversor está dispuesto a pagar US$ 50.200 para cubrir un incumplimiento de deuda española por un valor nominal de US$ 1.000.000.

Excluyendo a Grecia, España tiene uno de los CDS más altos de Europa, muy cercano al valor que ostenta Irlanda, una economía que debió ser rescatada hace tan sólo tres años.

El otro acontecimiento que trajo cierto nerviosismo entre los inversores globales ha sido la desaceleración efectiva de la economía de China. Se venía especulando con una ralentización de la actividad a través de los distintos indicadores observados y se confirmó -la semana pasada- cuando el Instituto de estadísticas de China informó que la economía creció 8,1%, en el primer trimestre, por debajo del 8,3% esperado por el consenso de mercado.

Ambos factores (España y China) contribuyeron para que los inversores se hayan decidido a iniciar el proceso de toma de utilidades, poniendo presión sobre los mercados financieros, que tuvieron su peor semana desde el inicio de 2012.

Así, la volatilidad medida por el índice VIX, entró en una fase de tendencia creciente, situación que demuestra la preocupación reinante entre los inversores:

evolucion indice VIX
Si usted es un inversor argentino, no crea que porque la crisis está focalizada en Europa está ajeno a la misma. No es así, ni mucho menos…

Aunque Federico bien les explicó cómo es posible sacar provecho de la crisis Europea, lamentablemente también hay que decir que ésta tiene un impacto negativo en los inversores argentinos. 

El mercado local ha borrado toda la ganancia acumulada en 2012 (tan sólo sube 1,6% en el año). Mucho influyeron los problemas internos, de carácter económico o político, pero también los efectos externos provocan daños.

La semana pasada un importante banco estadounidense ha rebajado la proyección de crecimiento del PBI argentino de 4% a 3% para el 2012, mientras que un prestigioso banco suizo ha recomendado desprenderse de los activos argentinos ya que, durante el actual período de volatilidad global, son uno de los que más sufrirán los impactos negativos.

Desde InversorGlobal tenemos dos herramientas de recomendaciones de inversiones, una para el mercado internacional como Valor Global y otra para el mercado doméstico como Crisis & Oportunidad, que lo ayudará a manejar con mayor eficiencia estas turbulencias. Lo invitamos a conocer estos productos que protegerán su patrimonio que tanto le ha costado construir y disfrutar de sus bondades para ganar dinero en tiempos de crisis…

Un saludo,

Diego.

Deja tu respuesta