¿Diversificar o no diversificar? Ésa es la cuestión

¿Por qué la diversificación funciona?

El razonamiento es simple. Si usted es dueño de una sola acción está tomando un enorme riesgo. No importa lo que sucede con el mercado global sino lo que suceda con  la única empresa que tiene en su cartera. Ésta podrá hacer o deshacer sus finanzas de un minuto a otro. Por eso,  agregar acciones a su cartera hace que cada una sea menos importante, en término generales, lo que le da una marcha más suave y rendimientos más estables en el largo plazo.

De esta manera, muchos inversores han tomado el mismo punto de vista con sus asignaciones de activos. Es decir, en lugar de quedarse con una combinación tradicional de acciones y bonos, ahora puede añadir fácilmente una amplia gama de inversiones más exóticas, que van desde los productos básicos a la deuda de mercados emergentes y fondos de inversión inmobiliaria. El éxito financiero al diversificar las herramientas de inversiones se debía, principalmente, a que cada una era independiente de la otra, entonces si una bajaba, otra podría subir logrando así suavizar las pérdidas.

Pero en los últimos años, las correlaciones se han incrementado dramáticamente. Como muestran  las cifras de un estudio de Fidelity Investments, los retornos mensuales relativos de los commodities han pasado de no relacionarse con la rentabilidad del mercado de valores, a pasar a relacionarse en un ratio de 0,6, lo que sugiere una relación bastante fuerte. Mientras tanto, los REITs y las acciones de mercados emergentes han visto sus rendimientos moverse aún más estrechamente relacionados con las acciones, reduciendo así su poder de diversificación.

¿Qué está pasando?

Fidelity argumenta que una de las razones para el aumento en la correlación se debe a la crisis financiera. Como los inversores vieron los riesgos que podría traer la crisis, se dieron cuenta de que todos los activos financieros comparten algunos riesgos sistémicos y fue por eso que los inversores comenzaron a tratar a estos activos de una manera similar.

De esta manera parecería que diversificar ya no es lo recomendado por todos los asesores. Lo que no implica que sí lo siga siendo por algunos y aún más, que siga siendo una estrategia que siguen aplicando los grandes gurúes.

De esta manera, antes de tomar una decisión y definir si poner o no todos los huevos en una misma canasta, es recomendable que se informe y analice bien el escenario antes de tomar partida por una de estas posturas. Sin dudas, se necesita algo de trabajo, pero vale la pena la búsqueda de un portafolio más seguro. 

Deja tu respuesta