Qué pasa con el dólar, un bien cada vez más escaso

Durante los últimos años, todos los ahorristas e inversores sabían que invertir en el dólar no era un gran negocio, considerando que éste solo mostraba una apreciación promedio de 6% anual contra el 20% promedio de inflación que existía en Argentina.

Sin embargo, ya sea por costumbre, por desconfianza o por la falta de instrumentos financieros capaces de mantener el poder adquisitivo en el mercado de capitales local, la gran mayoría de los ahorristas apostaron a seguir comprando dólares, aún cuando esto implicaba perder dinero real.

A partir de las elecciones presidenciales de octubre pasado, la historia comenzó a cambiar radicalmente. Primero fueron los controles cambiarios, después la desaceleración económica y finalmente la inseguridad jurídica la que han impactado sobre las expectativas devaluatorias del peso argentino y lo que llevó a ampliar la brecha hasta más de 20% entre el dólar oficial y el blue o informal.

Todos estos temores sobre qué pasará con la divisa estadounidense están siendo justificados en función de los acontecimientos que van teniendo lugar en la realidad diaria. Algunos de ellos son:

  • El desmantelamiento del Banco Central de la República Argentina, con utilización permanente de las reservas internacionales. En este sentido, se conoció el jueves que el Tesoro tomará de la autoridad monetaria US$ 5.674 millones para pagar deuda a cambio de una Letra intransferible a diez años de plazo.                                                                                                  
  • Las limitaciones explícitas a las importaciones de bienes con el fin de evitar una demanda mayor de dólares.                                                                                                                                               
  • La obligación a liquidar los dólares provenientes de exportaciones a un ritmo más acelerado, principalmente para las ventas de autos y soja, con el fin de incrementar la oferta de dólares en el mercado cambiario.                                                                                                    
  • Finalmente, la continuidad de la aplicación de la política discrecional de la AFIP dictaminando cuántos dólares puede comprar cada persona sin un criterio específico de definición.

Es evidente que el Gobierno se encuentra en una encrucijada en torno al mercado cambiario, el valor del dólar en la Argentina y la oferta de la divisa.

Las múltiples cotizaciones de la moneda son el reflejo de la indecisión de la administración actual para tomar medidas en torno al tipo de cambio: avalar la devaluación que tiene implícita la cotización del dólar informal podría generar mayor inflación y corrida de los ahorristas hacia el “paraíso verde”. En este sentido, continuar con este nivel del dólar oficial, complicará aún más la co

Deja tu respuesta