Cada vez más cerca de la frontera

Por el momento, la desilusión vuelve a atrapar a los inversores que apuestan a invertir en empresas argentinas. La Bolsaporteña no ha podido captar de la mejor manera el rally positivo que los mercados globales mostraron en el primer trimestre del año.

Peor aún. Durante este convulsionado inicio del mes de abril, el Merval fue uno de los índices con peor performance a nivel mundial con una pérdida cercana al 6,7%.

¿Es razonable este castigo para las empresas argentinas?

Estrictamente en lo referente a los fundamentos económicos de las empresas argentinas, el proceso de baja continua de las acciones parecería estar sobredimensionado.

Las empresas, en general, tiene una relación deuda/patrimonio muy saludable, el ritmo de sus ventas crece a tasas aceptables y sus ganancias muestran niveles muy respetables. Sin embargo, es cierto que durante los últimos trimestres el impacto negativo de la inflación está deteriorando los márgenes operativos a un ritmo más acelerado.

Aún así, los ratios de mercado de empresas de algunos sectores en el ámbito local son muy atractivos con relación a las empresas que operan en los países latinoamericanos más dinámicos como Brasil, Chile, Perú o México.

Cuando uno mira hacia el futuro se encuentra con un escenario económico más complejo, con el ritmo de actividad desacelerándose a partir de la ralentización del consumo. Ese puede ser uno de los principales argumentos para explicar la baja del mercado, aunque no es muy convincente.

La Argentinaha sido uno de los tres países de crecimiento más alto en el mundo durante el año 2011 y sin embargo la Bolsalocal ha estado dentro de las “top five” de peor rendimiento a nivel global.

Entonces, ¿qué puede estar juzgando la suerte de las inversiones en acciones locales?

Muchas decisiones de política económica están influyendo negativamente en las expectativas de los agentes, ya sean consumidores, ahorristas, inversores minoristas o inversores extranjeros.

Argentina está pagando el costo de medidas como la descontrolada emisión monetaria para financiar el déficit fiscal, el uso de las reservas internacionales para pagar deuda dejando sin respaldo a la base monetaria, la falta de un plan que ataque las causas de la inflación, el control del mercado cambiario, la imprevisibilidad jurídica y el permanente hostigamiento al sector privado, entre otras.

Justamente relacionado con esto último está centrada la decisión de intervenir la empresa petrolera más importante del país, YPF, cuya estatización parcial sería anunciada porla PresidentaCristinaFernández este jueves.

No es casual que la Argentinasea considerada en el mundo como un mercado de frontera. Siguiendo estos pasos se camina hacia el abismo, con un retorno que cada vez se hará más cuesta arriba en el futuro.

Deja tu respuesta