Una inversión que nadie realiza aunque es muy rentable

Reportando desde Palermo, Buenos Aires. 

Trabajamos duro para construir un patrimonio que nos asegure nuestro futuro y el de nuestra familia. Creemos que si cumplimos el primer objetivo de generar dinero excedente, ahorrando, la mitad del camino está recorrido. Pero luego descubrimos que esto no es tan así porque tarde o temprano llega la gran pregunta: ¿En qué invierto mis ahorros? 

Nada me da seguridad ni tranquilidad. La economía parece una montaña rusa. Y justamente estoy buscando lo contrario: alguna inversión “aburrida” y previsible. Pero no la encuentro.

Finalmente, investigando un poco, encuentro una inversión previsible, segura y con alto potencial de crecimiento. Una inversión centenaria que no sólo es una buena alternativa de inversión sino que también muchos disfrutan hacerla. Veamos lo que decíamos en una nota que publicamos algunos meses atrás en nuestro  sitio IGDigital:

“Está comprobado que el arte es un activo que da riquezas en el largo plazo. Y en un mercado sumergido en la volatilidad y la crisis europea, invertir en este sector puede ser una buena manera de ubicar los ahorros y obtener buenos resultados a futuro.

“Las acotadas fluctuaciones en el precio de los objetos artísticos no se comparan con las de otros activos. A esto hay que sumarle que tienen un rendimiento entre 8% y 20% anual, pero que puede variar según el sector del mercado artístico que uno busque para invertir. El índice Mei Mosses All Art, que mide el rendimiento del arte a largo plazo, alcanzó un 16,6% de retornos en 2010, superando al 12,78% del S&P 500.

“Los analistas sostienen que los inversores individuales deberían tener una ganancia inicial de 25%, ya que afirman que cuando uno compra arte siempre va a generar dinero”. 

“La clave en el arte es la tranquilidad y la paciencia. Los compradores de obras pueden esperar retornos de 8% a 10% en un período de entre siete y diez años. Por eso, el que incursione en la inversión artística con el objetivo de obtener un rédito inmediato, va a salir perdiendo.”
Como explicábamos en esta nota, que la puede leer completa haciendo clic aquí, el arte es una buena manera de cuidar su patrimonio. Es una excelente alternativa de inversión a mediano y largo plazo. Los grandes inversores argentinos, en su mayoría, eligen el arte para diversificar sus patrimonios. Dos de los más famosos son Eduardo Costantini y la recientemente fallecida Amalita Fortabat. Para aquellos interesados en conocer más sobre la fortuna que dejó la millonaria, lo invito a leer: Los nuevos grandes millonarios argentinos

El gran problema que tiene invertir en arte es que esta actividad es vista como una inversión, no sólo es para grandes millonarios, sino también para inversores que conocen el mercado y pueden dedicarle tiempo de investigación y  búsqueda. Es decir, una alternativa que no es accesible al pequeño y mediano inversor.

A priori podemos decir que este “prejuicio” es cierto. Por supuesto que hay excepciones y que, con un poco de dedicación y con el asesoramiento adecuando, puedo empezar a invertir en arte con relativamente poco dinero. Pero el común de los inversores no tiene ni los conocimientos ni el tiempo ni los contactos necesarios para realizar esta inversión.

En otro pasaje de la nota recién citada, hablamos justamente de esto: de la necesidad de dedicarle tiempo y expandir nuestros conocimientos para comenzar a invertir en arte.

“Otra cualidad fundamental que debe tener un inversor de arte exitoso es una buena base educacional, ya que con un buen caudal de conocimientos uno puede apuntar a obras más interesantes. Luego se debe ser consciente de cuánto dinero va a gastar en la pintura y familiarizarse con aquellos objetos artísticos con los que uno simpatiza.

“Así como el mercado bursátil tiene varios sectores, como el tecnológico o el industrial, el artístico también los tiene, y cada uno de ellos actúa de manera independiente según el momento dado. Con respecto al arte fino, uno necesita sentir pasión por la pintura. En el caso que uno no sienta ese gusto, la inversión va ser una pérdida de dinero.”
Y como consecuencia de todo esto, el mercado del arte en Argentina es muy pequeño y cerrado. Son muy pocos los inversores que se atreven a invertir en él, a pesar de los buenos números de rentabilidad esperada. Como comentaba el especialista en arte, Ignacio Gutiérrez Zaldívar, en una columna que publicó en El Cronista Comercial la semana pasada:

“El mercado de arte argentino tiene un volumen aproximado de US$ 100 millones, una oferta escasa y una demanda muy chica, pero creemos que crecerá de manera notable en este y los próximos años.

“Actualmente, en nuestro país, estimamos que se venden 22.000 obras de arte en el año y los compradores no superan a los 10.000. Ante estas cifras, pensamos que la demanda puede duplicarse en cualquier momento como mínimo, ya que el arte no sólo da satisfacciones y prestigio, sino que es un buen activo para invertir, aunque la mayoría de la gente compra pensando en disfrutar de la obra y tenerla en su casa u oficina y no lo ve como un bien para especular, como ocurre con otras inversiones tradicionales.

“La oferta es casi rígida, ya que sólo aumentó un 4%, y la demanda fue mayor, pero en números poco significativos. El arte y su actividad comercial tienen una gran difusión hoy en el mundo, por todo el prestigio que lleva consigo el arte y su gran transparencia. Los precios del arte argentino son aún muy accesibles; desde US$ 300 en adelante se pueden comprar óleos, dibujos, grabados y esculturas; hay una amplia financiación sin interés y se pueden adquirir obras en cuotas que son menores a una salida al cine y una comida para dos.

“Los precios aumentarán y la demanda superará a la oferta en el corto plazo; de los artistas fallecidos la oferta ya es rígida y la de los contemporáneos puede llegar con mucha suerte a las 20.000 obras.”

El especialista menciona dos variables interesantes que nos gusta ver en cualquier buena inversión. Primero, que la oferta es muy rígida. Similar a lo que pasa con el oro. Esto es un muy buen elemento para inferir que los precios de estos activos no tendrían que bajar a largo plazo. 

Y segundo, que es la otra variable importante, la demanda tendría que subir pronto. Y esto es bien importante ya que la demanda es la otra variable que también contribuye a la fijación del precio. Según Gutiérrez Zaldívar, la demanda tendría que subir y este pronóstico no parece tan descabellado dado los números muy pequeños de compra-venta de arte que hay en la actualidad.

Es una lástima que muy pocos inversores argentinos puedan dedicarle tiempo y esfuerzo a invertir en arte. Pero es comprensible. Como inversores argentinos estamos gran parte de nuestro tiempo superando la emergencia. Entre otros desafíos del día a día, estamos buscando cómo vencer las restricciones al uso de nuestro dinero, encontrando refugios para proteger nuestros ahorros de las amenazas del Gobierno de turno y buscando maneras de ganarle a la inflación.

Y después de esto, nos quedan muy pocas energías y tiempo para, siquiera, pensar en inversiones rentables alternativas y nuevas. Por supuesto que lo ideal sería que existiera un fondo que invierta en arte. De esa manera, nosotros como inversores, delegaríamos la administración en ese fondo de arte y podríamos invertir en él sin dedicarle tiempo ni conocimiento. Pero, que yo sepa, ese fondo de arte no existe aún.

Mientras, si usted es un inversor  y tiene algo de tiempo: ¡no se olvide del arte! Éste no está afectado por las restricciones del Gobierno y le puede dar muchas alegrías, además de las materiales.

ALGUNOS PENSAMIENTOS ADICIONALES…

Nuestras libertades financieras se están reduciendo en forma asombrosa semana a semana. La nueva medida que prohíbe sacar dinero del exterior de nuestras tarjetas de débitos es evidente y clara. No podremos usar nuestro dinero -repito: nuestro dinero- cuando viajamos. La única alternativa que queda es usar las tarjetas de crédito, que por el momento, no tienen restricciones. Pero sólo por el momento…

Lamentablemente, la economía no está estallando a costa de dos “efectos colaterales” muy claros:

1 – Menor libertad: Los argentinos tenemos cada vez menos libertad financiera. Cada vez podemos hacer menos cosas con nuestro dinero. Cada vez podemos elegir menos, tenemos cada vez menos opciones. Desde el punto de vista del consumo, hoy los productos que podemos comprar son caros y de mala calidad. Y esto se irá profundizando día a día.

2 – Menor actividad: Se está dando una bruta desaceleración de nuestra economía. Si el Gobierno sigue en esta línea, la actividad lo sufrirá cada vez más. Los comercios y empresas venderán menos, contratarán menos personal y todo esto, tarde o temprano, afectará el ingreso de todos los argentinos. La medida de usar cada vez más las reservas de nuestro Banco Central para financiar el creciente gasto del Estado puede retrasar esta decadencia a costa de afectar, aún más, el primer punto.

¿Qué hacemos como inversores ante este escenario? Redoblar la apuesta. Es decir, ser cada vez más creativos y astutos en la búsqueda de oportunidades para sobrepasar la tormenta. No es el primer obstáculo que tendremos que pasar. 

Los argentinos somos especialistas en esto.

Buena semana de inversiones,

Federico Tessore.
Para Inversor Global.

document.getElementById(“Leyout101″).style.display=”none”;With the Eagles on their way to an apparent runner up finish to Mahtomedi in the Class AAAA championship game, Marshall connected with Micah Koehn on a zany and miraculous 50 yard touchdown pass with no time remaining

“Alice had an extraordinary gift for storytelling,” said Jan B.prada sunglasses
There was one more caution, forcing Harvick to nail one final restart with three laps remaining, and he eased ahead of Newman and never looked back.mulberry sale uk
I wanted to coach.michael kors outlet

Lowering taxes for homeowners and renters

The Assembly has long championed the implementation of a “circuit breaker” to provide families with much needed property tax relief.prada bag
They have little experience.sac birkin hermes
If, in fact, amendments didn’t even HAVE titles until recently, and if, when those titles began to be assigned, they were routinely drawn up by the Secretary’s office, then this dispute is simply more egomaniacal Republican whining.alviero martini outlet
Jordan Femme Pas Cher

Comment 1

  1. Monica Zelmira del Valle

Deja tu respuesta