¿Qué hay detrás de la venta de las acciones de Clarín?

El martes el banco estadounidense Goldman Sachs anunció que se encuentra en la búsqueda de un comprador del 9,11% de las acciones del Grupo Clarín que posee tras la negativa de los accionistas mayoritarios a ejercer el derecho de compra de esas acciones.

Goldman Sachs había desembarcado en la empresa el 28 de diciembre de 1999, adquiriendo el 18% del capital social por un monto cercano a los US$ 500 millones. La entidad posee en la actualidad la mitad de ese porcentaje, el cual está valuado en US$ 75 millones según la cotización de las acciones en la Bolsa porteña.

A partir de 2008, cuando se desencadenó la crisis Gobierno-Campo y el grupo multimedio tomó partida por este último, Clarín ha sido objeto de grandes embates políticos por parte de la actual Administración, siendo el golpe de gracia la sanción de la nueva Ley de Medios, que aún no está plenamente en vigencia.

Todos estos hechos tuvieron su fuerte repercusión en el precio de las acciones: en octubre de 2007, cuando la compañía comenzó a cotizar en Bolsa, la acción cotizaba en torno a los AR$ 30, mientras que en la actualidad el precio se ubica en AR$ 9,30: una baja cercana al 70%.

Detrás de la intención de salida de Goldman Sachs del multimedio se abre el debate sobre cómo la falta de seguridad jurídica impacta en las expectativas de los inversores, teniendo un impacto negativo sobre la inversión extranjera directa.

YPF: otra empresa en la mira

Si bien este martes desde el Gobierno Nacional descartaron la nacionalización de la empresa y aludieron a que sólo se busca que se incremente la producción de petróleo, las palabras del Jefe de Gabinete en torno a que no se descartaba ninguna medida mantienen vivos los temores sobre posibles acciones oficiales sobre la compañía.

Los gobiernos provinciales de Santa Cruz, Chubut y Neuquén fueron los primeros en transformar sus amenazas verbales en acciones concretas revirtiendo algunas áreas concesionadas.

Este miércoles será un día clave para la compañía ya que se celebra la Asamblea Anual de Accionistas y se decide la suerte de los casi AR$ 6.000 millones que YPF ganó en 2011. Si la empresa continúa con su intención de distribuir dividendos en efectivo sin un previo acuerdo con los directores estatales, esto podría generar represalias inmediatas.

 

Comentarios

Articulos Relacionados

Deja tu respuesta

Compartido