¿Podría Hewlett-Packard quedarse sin tinta?

¿Se acuerda cuando fue la última vez imprimió una foto o utilizó la impresora?, gracias a los mails, tabletas y smartphones es cada vez menos necesario imprimir documentos. Así es como, irónicamente, los avances en la tecnología podrían poner en riesgo las ganancias de uno de los íconos del sector, como es Hewlett-Packard (HPQ). El precio de las acciones, que el lunes cerraron en US$ 25, 1, ya está sintiendo este golpe, alcanzando el valor más bajo desde que comenzó el año.

Esto se debe a que la mayoría de los ingresos de la empresa provienen de la venta de impresoras, una actividad que parecería estar en vías de extinción.  

Aún así, en una conferencia de prensa llevada a cabo hace unos días Wall Street, la CEO de la compañía, Meg Whitman, se mostró bastante positiva con respecto al negocio de imágenes e impresión y afirmó que todavía es el negocio donde HP sigue siendo líder indiscutible. Pero también advirtió que la firma está siendo presionada en varios frentes.

El negocio de HP resultó más herido que el resto de sus rivales ya que no sólo tuvo que enfrentar  la escasez de unidades debido a las inundaciones en Tailandia, sino que también se vio afectado por la reducción de ingresos como resultado de la disminución en la actividad de la impresión.  

En este sentido, Whitman señaló que la impresión era un área que estaba pasando por algunos cambios y desafíos macroeconómicos. La menor demanda de los consumidores es un factor, ya que los consumidores están haciendo menos impresión en el hogar, especialmente de fotos. Algunos posibles culpables son los smartphones, iPads y hasta Facebook, donde la gente gurda sus fotos y las muestra sin necesidad de imprimirlas.

En un primer momento, antes de que los servicios fueran la principal fuente de ingresos, la impresión y la imagen era el negocio más rentable de HP. Ahora, si bien los servicios son el mayor generador de ganancias, la impresión y la imagen se ha mantenido como el segundo negocio más rentable de HP, con el grueso de sus ganancias provenientes de la demanda de tinta, en su mayoría. Y ahí es donde las cosas pueden empeorar en los próximos días. Whitman señaló que “la venta a través de la tinta, en particular, se encuentra en niveles muy bajos”.

En el primer trimestre fiscal, HP dijo que las ventas unitarias de impresoras comerciales se redujeron en 10% y las unidades de consumo de la impresora se redujeron en un 15%. Esta disminución fue más pronunciada que en el cuarto trimestre fiscal de 2011 –finalizado el 31 de octubre-, donde las unidades de impresoras para uso comercial aumentaron un 5% y las unidades vendidas a los consumidores cayeron un 8%.

Además, el negocio de impresión de HP también se vio afectado con la apreciación del yen japonés dañando sus beneficios, debido a que comenzó a adquirir suministros de láser de Canon en Japón. “Cuando el yen se mueve en contra de nosotros, tiene en realidad un efecto muy grande”, se lamentó Whitman.

La realidad es que a medida que más personas imprimen menos esto seguirá perjudicando, inevitablemente, el negocio de HP ya que los beneficios reales provienen de imágenes e impresión.

Muchos analistas de Wall Street están preparados para un cambio de radical, ya que la compañía está luchando con la disminución de ingresos en todos sus negocios, excepto software. Algunos también piensan que podría haber recortes en sus costos y eventuales despidos, aunque no hay certeza de nada. Lo  que sí sabemos es que HP no dará el brazo a torcer y buscará fuentes adicionales de ingresos en nuevos negocios en crecimiento como el cloud computing. Acá es donde radica gran parte de la esperanza de solucionar algunos de los problemas en sus negocios de más edad mediante la innovación.

Para aquellos interesados en la acciones de Hewlett-Packard, lo invitamos a leer “Dos tecnológicas para mirar de cerca”. 

Deja tu respuesta