No confundamos rendimientos pasados con retornos futuros

Hay una vieja tendencia en el mercado. No distingue jerarquías y es común a casi todos los inversores. Se trata de mirar rendimientos pasados para predecir rendimientos futuros. Es que, si uno se pone a pensar, la vida se rige por esta premisa: en las búsquedas laborales analizan su pasado profesional y académico o el hecho que uno elija siempre una marca de autos es porque nos inspira un determinado concepto a partir de la experiencia. Sin embargo, rebobinar la cinta al pasado en los mercados es algo que debería hacerse con mucho cuidado.

No obstante, sabemos que ningún inversor va a querer incluir en su portafolio de inversiones un activo que haya tenido un rendimiento pobre en el pasado. Un retorno insuficiente es esencial para una analista fundamental que anda en busca de ratios e indicadores por debajo del promedio para salir de compras. Pero no lo es para el común de la gente en busca de rendimientos explosivos. Así, muchos apuestan a acciones sin mirar rendimiento de hace 20 o 30 años sino que se basan en plazos más recientes, que pueden ser escasos meses o años.

En ese sentido, comprar una acción que viene en alza puede ser como nadar en un río cocodrilos dormidos, listos para despertarse en cualquier momento. A continuación, algunos puntos en los que tiene que hacer hincapié:

Comisiones al broker

Una inversión siempre hay que trazarla pensando en todas las aristas, y siempre considerando los fees u honorarios del broker financiero. Uno puede ganancias provenientes de la suba de un activo, pero indefectiblemente deberá pagar por comprar o vender, lo que reducirá sus retornos por la inversión. No debe hacer trading frecuente sino uno más espaciado y con tendencia de largo plazo, lo cual le dará el beneficio de pagar menos comisiones.

Otra opción es a partir de ETFs o fondos mutuos, ya que hay algunos que le permiten evitar las comisiones. En ese sentido, lo invitamos a leer Claves para tener una buena relación con Wall Street, donde encontrará los brokers que ofrecen las mejores opciones según su perfil de inversor.

Cargas y ratio de gastos

Si bien hay algunos ETFs o fondos mutuos que le permiten soslayar las comisiones, debe mirar con ojo de halcón dos aspectos fundamentales: las cargas y los ratios de gastos. Las primeras son los gastos que uno debe afrontar cuando compra o vende su participación en el fondo; este dinero se sustrae del monto que usted ha invertido. Las cargas tienden a ser del 5%, y no quiere decir que porque éstas sean elevadas tendrá un rendimiento excelente. Lo mejor para estos casos es tratar de evitar este gasto.

Por su parte, el ratio de gastos muestra cuánto deberá pagar anualmente en función de sus inversiones y ganancias por los aspectos administrativos y operativos del fondo mutuo o del ETF. Como se imaginará, estos gastos son imposibles de evitar, por lo que la respuesta para esto es buscar el broker con el menor ratio de gastos. Fondos de acciones internacionales y de small caps son los que tienen el ratio más alto, mientras que los que apuestan a índices y a bonos tienen los más bajos. Otra opción son los fondos de administración pasiva, que generalmente tienen honorarios inferiores a 0,1%.

Tolerancia al riesgo

Antes de empezar hay dos preguntas con respecto a este tema que debe hacerse: ¿Cuánto riesgo debo correr para alcanzar mis objetivos de inversión? ¿Cuánto riesgo estoy dispuesto a tolerar? Cuando nos referimos a esto es que un fondo puede darle un rendimiento de 30%, pero también puede tener una caída de 40%. Ahí es cuando se ve la verdad revelada, donde sólo los que tengan suficiente espalda financiera podrán sobreponerse.

Comparar la performance con el índice de referencia

Es difícil afirmar si un activo está teniendo una buena o una mala performance sin antes compararlo con alguno similar a éste o en función de su índice de referencia. Por ejemplo, si usted está considerando incursionar en un fondo de alto riesgo pero el rendimiento de éste se encuentra en línea con uno de bajo riesgo, claramente esta apuesta no tiene sentido. Asimismo, trate de acudir al menor peligro posible en busca de rentabilidades elevadas.

Es así que si usted invierte en un fondo de bonos, asegúrese que el que usted eligió éste cumpliendo con el objetivo de replicar un determinado segmento del mercado de títulos de deuda. En caso que desee invertir en la acción de una empresa, compárela con las otras firmas del sector.

Por último, mirar índices de referencia es otra opción para medir el rendimiento de su inversión. Si el S&P 500 está trepando y su fondo tiene un retorno pobre no se alarme, no están necesariamente conectados. No obstante, siempre debe hacer un análisis de por qué su fondo no está en línea con su índice referencia.

Deja tu respuesta