¿Hasta dónde puede llegar Apple?: Parte II

Diego Martínez BurzacoHace tan sólo tres semanas atrás escribí una nota relacionada con la empresa tecnológica más importante del mundo titulada ¿Hasta dónde puede llegar Apple?

La intención inicial no estaba vinculada con hacer una saga sino que me propuse, simplemente, informarles una serie de acontecimientos en torno a la empresa y darles mi punto de vista sobre lo que podía ocurrir.

Tan sólo tres semanas después me siento en la obligación de retomar nuevamente el tópico ya que ha corrido mucha agua bajo el puente y es necesario mantenerlos informados, sobre todo en estos momentos donde la información juega un rol fundamental al momento de delinear una estrategia de inversión.

En los primeros dos meses de 2012, las acciones de Apple acumulan una ganancia de 34%, nada depreciable para los inversores que confiaron en ella.

Si bien se trata de algo muy importante para destacar, quizás el dato que más llama la atención es la creciente participación de la empresa en lo que se refiere a la ponderación en el índice accionario S&P 500.

En el año 2007, Apple tenía una ponderación de tan sólo 1% en el índice, mientras que cinco años después su participación más que se triplicó, llegando en la actualidad al 3,7%.

Mayor dimensión toma la grandeza de Apple cuando analizamos la incidencia que tienen distintos sectores en el índice S&P 500. Por ejemplo, todo el sector de materiales básicos tiene una participación de 3,6%, mientras que los sectores de Energía y Telecomunicaciones tienen una ponderación de 3,4% y 2,6%.

Según un informe de Credit Suisse, el tamaño de la empresa y la participación en el índice no son un obstáculo para que la acción siga subiendo hasta alcanzar, al menos, un máximo de 5% de ponderación. Por ejemplo, las acciones de Microsoft alcanzaron su máximo precio en 1999 hasta el momento en que la empresa alcanzó un 5% de ponderación, mientras que ocurrió lo mismo con Exxon en 2008, cuando las acciones alcanzaron el 5,6% de participación.

La revolución Apple ha llegado para quedarse y muchos analistas de mercado deben adaptarse a este nuevo escenario. Tal es así, que muchos de ellos realizan a en la actualidad sus proyecciones de ganancias corporativas sin contabilizar a Apple para evitar que la tecnológica no desvirtúe las cifras promedio de los resultados. Apple es así, un gigante con tasas de crecimiento de ventas y ganancias poco comparables con el resto.

Sin embargo, no todo es optimismo en torno a la empresa.

Según las últimas estadísticas, en la mayoría de los hedge funds de mercado, Apple se encuentra entre las principales diez tenencias dentro de sus carteras, alcanzando en promedio un 8% de exposición del total bajo administración.

Muchos ven acá una amenaza y sostienen que cuando la compra de la acción es masiva por parte de todos los inversores, es porque todo lo positivo por venir se encuentra reflejado en el precio de mercado. Las próximas semanas serán determinantes para definir una tendencia.

Finalmente, cuando hablamos de lo que está por venir, es imposible no hacer referencia a la presentación que Apple convocó para el próximo 7 de marzo.

La expectativa es grande y se especula con el debut oficial del IPad 3. Y no sólo eso. También se especula con una rebaja de los precios del IPad 2 para que la “tablet” de Apple pueda competir más agresivamente contra otras “tablets” del mercado que utiliza el sistema operativo Android, de Google.

Como vemos, nada está librado al azar en la empresa de la manzanita y la ambición sigue intacta, aún cuando el padre de la criatura ya no pueda alimentar la expectativa con su creatividad.

Un saludo,

Diego.

Deja tu respuesta