¿Están las acciones en el precio más bajo de la historia?

A pesar de que el mercado se encuentra en niveles máximos en mucho tiempo, las acciones parecerían estar a precios más bajos de lo normal. Sin embargo, esto no está generando una desesperación por parte de los inversores, quienes aprendieron a las malas luego de tres años de recuperación desde la caída de los mercados a fines de 2008.

Un reciente artículo de Bloomberg indica que las acciones del S&P 500 nunca estuvieron tan baratas en comparación con el rendimiento de los bonos. Si tomamos las ganancias del S&P 500 y los dividimos por el nivel actual del índice, se obtiene lo que se conoce como el rendimiento de las ganancias (earnings yield). En este momento ese rendimiento es de 7,1% y el spread sobre el rendimiento de los bonos del Tesoro a diez años es de más de 5 puntos porcentuales, su nivel más bajo desde marzo de 2009.

Más alentador para las acciones es el hecho de que las empresas parecen estar empezando a canalizar más parte de sus flujos de efectivo en inversiones de capital. Después de haber pasado años reforzando sus hojas de balances tras la crisis financiera, muchas empresas se están relajando en este sentido. Ahora, la inversión de capital está creciendo a su ritmo más rápido desde antes de la crisis financiera. Es así que todo parecería indicar que es un buen momento para muchas de las firmas y, por ende, para quienes quieran invertir en ellas.

Algunas señales de advertencia

Sin embargo, no todo es color de rosa y hay argumentos en contra de lo antes expuesto. Algunos analistas creen que las tasas en el mercado de bonos están artificialmente bajas. Esto significa que la demanda de La Reserva Federal, que es propietario de más de US$ 1,5 billones de dólares en bonos del Tesoro y más de US$ 840 mil millones más en títulos respaldados por hipotecas, está sirviendo para mantener las tasas más bajas y desalentando el ahorro, tanto entre los consumidores como entre las empresas. Si esto continúa de esta forma, dicen este grupo, cuando la Reserva Federal finalmente actúe para reducir los números de sus hojas de balance, las tasas deberían volver a subir.

Además, las ganancias han recibido un gran impulso en los últimos años como consecuencia de las mejoras en la productividad y los márgenes de los beneficios. Sin embargo, con altos niveles de desempleo, la presión sobre las empresas para aumentar sus nóminas podría obligarlos a revertir esa tendencia, sacrificando la productividad para el crecimiento del empleo. A su vez, podría detener el crecimiento de las ganancias recientes, empujando los rendimientos de los ingresos hacia abajo.

Grandes márgenes de seguridad

Ahora, dentro de esta barata, los mayores rendimientos de ganancias están entre blue chips como Chevron (CVX) o ConocoPhillips (COP), don rendimientos de 12% o más. Y en tecnología también presentan existen algunas buenas ofertas. Corning (GLW), por ejemplo, tiene uno de los mejores productos en su Gorilla Glass, que muchos fabricantes de dispositivos móviles utilizan para hacer las pantallas más duraderas. Sus acciones dan un rendimiento de ganancias de 13% a los accionistas en estos momentos, aunque esto socava sus perspectivas de crecimiento futuro. Sobre esta compañía, los invitamos a leer Corning, la empresa detrás del trono.

Por último, las acciones de algunos fabricantes de automóviles también parecen estar relativamente baratas y pueden llegar a ser atractivas. A pesar de las dificultades económicas de Europa y la lenta recuperación en Estados Unidos, tanto Ford (F) como General Motors (GM) han vivido una reciente recuperación. Particularmente General Motors, que está pasando sus mejores años financieros luego de haber pasado por la bancarrota, como graficamos en El regreso de los muertos vivos: empresas que quebraron y volvieron a la vida (o no).

Sea ​​inteligente

Las acciones pueden parecer más baratas que nunca por parte de algunos indicadores, pero eso no significa que usted debería salir a comprar cualquier acción. Hay que ser cauto y buscar bien antes de invertir. El simple hecho de que una acción esté barata no es razón suficiente, si bien sí es importante, para comprarla. Para tomar una buena decisión tómese el tiempo necesario ya que de esta manera podría darse un margen de seguridad que podría ayudarlo a prevenir grandes pérdidas en caso de que la tendencia alcista llegué a su fin.

Deja tu respuesta