Escenarios en Estados Unidos: macro, petróleo y una inversión

Todo inversor debe estar siempre preparado para futuros escenarios macroeconómicos o del mismo mercado de capitales, ya sea de acciones, bonos o commodities. En este sentido la situación actual del petróleo es especialmente delicada. Resulta muy particular dado que los conflictos de Medio Oriente se encuentran apuntalando fuertemente el precio del barril de crudo.

La reticencia de la ONU, encabezada por Europa y Estados Unidos, respecto de los proyectos nucleares de Irán culminó con sanciones comerciales para este país. Si la nación asiática bloquea el Estrecho de Ormuz, lugar por donde pasa alrededor del 20% del petróleo que consume diariamente, esto provocaría una disrupción difícil de cuantificar en la economía global.

Estos temores han alimentado una escalada en los precios del petróleo que en Estados Unidos ya se ve reflejado en su propio mercado interno. La cifra del último IPC en Estados Unidos, que mide los precios para el consumidor, dio la más alta de los últimos diez meses, impulsada en gran parte por el petróleo, que en el mercado interno impactó en los precios de la gasolina y otros combustibles. Este hecho está encendiendo las alarmas en el sentido de que podría resquebrajar la recuperación económica de Estados Unidos y su débil blindaje frente a la crisis de la eurozona.

Con este hecho en mente es que hay que tener muy en cuenta las palabras de Bill Dudley, presidente de la Reserva Federal de Nueva York. Dudley dio algunas señales de la influencia que podría tener la suba en la estrategia monetaria de la Fed. En un tono irónico volvió a encender las posibilidades de un tercer paquete estímulo que se ve cada vez menos probable. De todos modos, de producirse, automáticamente debilitaría al dólar y hará subir el precio de los metales, respetando su condición de refugio de valor frente a una inflación o devaluación de la divisa estadounidense.

Ante este escenario, aparecen actores que ya son conocidos bomberos cuando el panorama se pone negro para la economía estadounidense: metales preciosos. En este sentido, lo invitamos a conocer las posibilidades de acceder a algunos de ellos como la plata, el platino o el oro.

 

Deja tu respuesta