Es falso decir que el chocolate engorda

Reportando desde Palermo, Buenos Aires.

El último fin de semana, nuestro país estuvo inundado de noticias económicas y financieras. Noticias que, por supuesto, afectan a cada uno de los inversores argentinos. La noticia más impactante, sin dudas, vino por el lado de las declaraciones de Mercedes Marcó del Pont. 

Recientemente, una ley le dio libertad -casi absoluta- para que las reservas del Banco Central de la República Argentina (BCRA) sean usadas como Marcó del Pont desee. Por eso, su opinión y punto de vista resulta cada vez más importante.

En ese marco, las declaraciones que hizo el fin de semana la titular del BCRA hacen pensar que el festival de emisión de dinero va a continuar. De esa forma, la inflación en la Argentina va a seguir a niveles por arriba de 25% anual.

¿Por qué tengo está sensación?

Veamos qué dijo Marcó del Pont en las declaraciones que salieron publicadas en los diarios Página 12 Tiempo Argentino:

“La presidenta del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, afirmó hoy que ‘es totalmente falso decir que la emisión genera inflación’ al refutar críticas sobre la nueva ley de reforma de la Carta Orgánica de la entidad monetaria y estimó que el cálculo sobre el nivel óptimo de reservas monetarias ‘estará listo en las próximas semanas’.

“Descartamos que financiar al sector público sea inflacionario porque según esa afirmación los aumentos de precio son por exceso de demanda, algo que no vemos en Argentina. En nuestro país los medios de pago se adecuan al crecimiento de la demanda y las tensiones de los precios están por el lado de la oferta y el sector externo, planteó Marcó del Pont. 

“La funcionaria señaló que ‘solamente en Argentina se mantiene esa idea de que la expansión de la cantidad de dinero genera inflación’ y dijo que ‘el pánico que se quiere transmitir alrededor de la capacidad de financiar al Estado es muy parecido al debate sobre el uso de reservas para pagar deuda'”.
La declaración que más me impactó fue cuando Marcó del Pont dijo que “es falso decir que la emisión genera inflación“. Por ello decidí titular este newsletter “Es falso decir que el chocolate engorda”, para ilustrar el punto lo más claro posible.

No hay ninguna duda de que el chocolate tiene muchas calorías y, por lo tanto, tiende a engordar. Por supuesto que si después de comerme un kilo de chocolate salgo a correr una maratón, el chocolate no me va a engordar ya que todas las calorías que sumé, luego las gasté corriendo.

En el caso de la emisión de dinero es lo mismo. No hay ninguna duda que la emisión genera inflación. La emisión de dinero no es más ni menos que aumentar la oferta del bien “dinero” en la economía. Si no hay más demanda de ese mismo bien, es decir, si los argentinos no quieren guardar más pesos en sus bolsillos, entonces ese bien, el dinero, vale menos. 

Resumiendo: aumenta la oferta de dinero vía emisión de nuevos billetes. La demanda de dinero aumenta, pero mucho menos que el aumento de la oferta. Por lo tanto, el precio de ese bien cae. Y en el caso del dinero, eso se ve porque se necesitan más pesos para comprar un mismo bien.

Por supuesto que este menor valor del dinero tendría que reflejarse en el tipo de cambio. Si no existieran los controles, el tipo de cambio oficial estaría mucho más alto. Pero gracias a los controles, sólo el tipo de cambio paralelo, o el “no oficial”, está por arriba de AR$ 5 por dólar. Y los miles de argentinos que quieren comprar billetes verdes, para protegerse de este fenómeno, tienen que hacer malabares para lograrlo.

La presidenta del banco central argentino no sólo no reconoce este problema, sino que está decidida a seguir aplicando “la misma medicina”. Esto no sólo va a continuar generando inflación, sino que va a hacer que cada vez sea más difícil poder controlarla.

De la misma manera que uno logra no engordar todo el chocolate que comió corriendo una maratón, para hacer que la emisión no genere inflación es necesario tomar medidas que este Gobierno no está dispuesto a tomar. Como por ejemplo, generar un clima serio para que todos los argentinos podamos invertir en nuestro país, controlar el déficit fiscal del Estado, generar crecimiento sustentable de nuestros negocios y muchas otras medidas más que no están en el diccionario de nuestros gobernantes de turno.

ALGUNOS PENSAMIENTOS ADICIONALES…

Los problemas económicos que señalamos todas las semanas, sobre las limitaciones a la libertad individual que tienen los inversores hoy en Argentina, parecen juegos de niños. El viernes pasado, me llegó un comunicado de prensa que es una muestra evidente de esta problemática. 

“AVIRA (Asociación de Aseguradores de Vida y Retiro de la República Argentina) informa que como resultado de una de las múltiples acciones que lleva adelante contra el Seguro Off Shore, el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas de la Nación hizo efectivo el pago de las multas oportunamente interpuestas a los implicados en la compra-venta de un seguro ilegal. En tal sentido, el comprador, en cumplimiento de la intimación efectuada, debió pagar US$ 6.024,00 (un equivalente a ocho veces la prima contratada). Por su parte, el vendedor, Marcelo Ricardo Ramón Brailovsky, fue penado con U$S 11.295 (15 veces la prima). 

“La operación había sido sancionada en mayo de 2009, por medio del Decreto del PEN N° 560/2009 por haber violado el artículo 2 de la Ley 12.988 que establece lo siguiente: ‘Queda prohibido asegurar en el extranjero a personas, bienes o cualquier interés asegurable de jurisdicción nacional. En caso de infracción ésta será reprimida con una pena impuesta al asegurado e intermediario por el Poder Ejecutivo, de hasta veinticinco veces el importe de la prima’.

“El hecho concreto de referencia involucró a un vendedor de la empresa National Western Life Insurance Company, con sede en Texas, Estados Unidos, que opera de manera ilegal en el país, colocando así en grave riesgo de sanción a sus clientes y productores. Comisionada por AVIRA, una persona contrató un seguro de Vida individualizado como ‘Seguro de Vida con Prima Flexible y Ajustable’. Ante tal evento, AVIRA realizó la correspondiente denuncia ante las autoridades.”
¿Por qué un ciudadano argentino no puede contratar un seguro de vida internacional si así lo desea? ¿Por qué tiene que salir una ley para prohibir esta práctica? ¿Por qué esta asociación de compañías de seguros de vida argentina, se encarga de impulsar estas sanciones cortando la libertad de los argentinos?

Las respuestas a estas preguntas vienen por el lado de que el inversor argentino no está preparado para saber si un seguro de vida internacional es bueno o no. Por lo tanto, el razonamiento es que al prohibir esta práctica, estoy protegiendo a estos inversores ya que contratarán seguros de empresas argentinas “controladas por el Gobierno” y por lo tanto, con más seguridades para los inversores.

Si están hablando del mismo Gobierno que obliga a estas compañías aseguradoras a comprar bonos del Estado argentino, del mismo Gobierno que les prohíbe realizar inversiones en el exterior y del mismo Gobierno que destruye el valor de la moneda; sería mucho mejor que no nos protejan ni nos cuiden más. 

Sólo con dejarnos elegir con total libertad nos quedaríamos mucho más conformes…

Le deseo una excelente semana de inversiones,

Federico Tessore. 
Para InversorGlobal.

Deja tu respuesta