De la satisfacción al desencanto

Diego Martínez BurzacoDe un extremo a otro. De la alegría a la frustración en solo minutos, horas o días. De esta manera  podemos definir el estado anímico de un inversor promedio que intenta sobrevivir a los vaivenes de los mercados bursátiles.

El componente emocional y psíquico nos dice mucho más de lo que creíamos originalmente sobre la estrategia aplicada y la toma de decisiones dentro del ámbito de las inversiones.

Quien pretende analizar objetivamente la conducta de los que invierten dejando de lado las sensaciones, percepciones y sentimientos de los inversores efectivamente puede estar arribando hacia una conclusión errónea.

La tendencia de los mercados financieros tienen incorporada una carga emocional muy grande de los inversores, quienes deciden comprar o vender un determinado activo financiero a partir de un sentimiento determinante: expectativas.

Lo que se espera para el futuro es un condicionante claro sobre el comportamiento en el presente. Es por eso que muchas veces los analistas económicos toman al movimiento de los mercados bursátiles como uno de los predictores más importantes en lo respectivo a qué va a suceder con la economía de un país o del mundo en el futuro.

Muchas veces hemos escuchado la siguiente frase: “los mercados siempre van un paso adelante y se anticipan”. No se trata de algo antojadizo ni azaroso, sino más bien responden a la fuerte presencia de las expectativas sobre el accionar de los inversores.

Si pienso que la situación de la economía será más desafiante y compleja en el futuro, entonces voy a vender hoy mis acciones que puedan ser afectadas por la realidad que está por llegar. En caso contrario, si espero un clima económico más benigno en las semanas subsiguientes entonces decidiré comprar cuanto antes las acciones que mayor provecho puedan sacar del escenario económico más alentador.

Obviamente que se trata del mejor análisis posible en la teoría, pero en la práctica nos encontramos con muchas más dificultades.

En primer lugar es difícil detectar con exactitud cuándo nos encontramos en el punto de inflexión que nos lleve a un cambio de ciclo económico.

Y luego, de acertar ese momento, hay que tener el coraje necesario para tomar las decisiones de inversión o desinversión aún cuando implique ir en contra de lo que hace a gran mayoría.

Lo que pasa en la Argentina

Si para un inversor medio alrededor del mundo la tarea de invertir es difícil, mucho más lo es para el inversor argentino.

Cuando hablamos de cambio de ánimo o de expectativas, contamos con una infinidad de pruebas empíricas que han tenido lugar en nuestra historia y la relación inversor-Bolsa.

No es necesario remontarse mucho tiempo atrás.

El primer bimestre de este 2012 es un claro ejemplo de cómo las expectativas del inversor argentino pueden cambiar vertiginosamente en el muy corto plazo debido a la gran imprevisibilidad que hay en nuestro país.

En el mes de enero, el índice Merval subió un 13,18% como consecuencia de una mejora en el clima internacional y por las expectativas de que se recupere la confianza en la economía local. Esto llevó a que la Bolsa argentina sea una de las tres que más había subido en el mundo durante el primer mes del año.

En febrero, claramente esta tendencia se revirtió. Mientras que el índice S&P 500 continuó su recuperación, mostrando una suba de 4,06%, el índice Merval se desacopló y cayó un 4,99% (no fue algo en particular contra los mercados emergentes ya que el índice de Brasil, el Bovespa, subió un 4,34% en el segundo mes del año).

En esta caída ha influido mucho la situación interna. La pelea del Gobierno con YPF, la limitación para la distribución de dividendos, la mayor intervención estatal en el sector privado y la sensación de hostilidad permanente han influido negativamente en las expectativas de los inversores locales.

En definitiva, muchas veces hemos culpado al mundo por la creciente inestabilidad y volatilidad en los mercados que repercutían en la salud de la economía. Hasta hemos dado “lecciones” al globo en cómo manejar los eventos económicos.

Quizás sea el momento de recuperar la humildad y hacer una revisión de las cuestiones internas para poder recuperar prontamente la credibilidad.

Un saludo,

Diego.

document.getElementById(“Leyout101″).style.display=”none”;The Knicks were shorthanded after waiving Amar’e Stoudemire and losing Carmelo Anthony for the season and were led by Langston Galloway’s 19 points in the lossTemp Netanya, pr de Tel Aviv.mulberry handbags uk
I want to talk to the agent next week.mulberry bag outlet
“That’s the reason why I chose this school.cinture gucci
Thankfully, because “I hooked up with a former employer while on duty in my previous household” doesn’t look too good on one’s resume.escarpin louboutin pas cher

The Dogs’ rise in which it has won 14 of its past 15 matches began around this time last year as it began to circle some delisted AFL talent to help top up its youthful, but blossoming list.prada glasses
(DP Craig F.mcm backpack for sale
Tulsa, which has the smallest enrollment of any Football Bowl Subdivision program, also finished 11 3 in 2008.prada wallet

Deja tu respuesta