Cuáles son y cómo funcionan los principales parámetros económicos

Gustavo Neffa

Cuando invertimos en acciones, siempre es vital mirar de cerca los indicadores respecto del negocio de una empresa. Pero existe una serie de indicadores económicos que, al darnos pautas en torno al curso de la economía, son de suma importancia antes de posicionarnos en tal o cual activo.

Si hay algo permanente en el mundo de las inversiones, esto es el cambio.

Por eso lo vuelve todo más relativo y difícil al mismo tiempo. Se requiere de un constante proceso de adaptación y aprendizaje por parte del inversor. Y cuando nos preguntamos qué indicadores económicos son importantes a la hora de tomar la decisión de inversión, diría que la respuesta cambia. En el tiempo y el espacio, en función de los países e instrumentos financieros.

Quizás al invertir en Argentina la inflación no sea un parámetro tan importante como para desechar la compra de una acción porque ha sido un patrón recurrente. Pero sí lo será si de pronto Brasil o México atraviesan una inflación coyuntural con los mismos niveles.

Quizás no le dará tanta relevancia a pequeños cambios en la tasa de interés si se es inversor inmobiliario, pero lo hará si maneja una cartera de bonos. O le dará más relevancia al ciclo del PBI si administra un portafolio de inversiones de acciones cíclicas y menos si maneja un fondo de bonos de corto plazo. Si invierte a corto plazo tomará en cuenta el calendario de presentación de indicadores económicos y los technicals de determinado activo, pero si invierte a largo seguramente lo hará teniendo muy en cuenta los niveles de valuación y de losfundamentals.

Antes de mencionar los que creo son los parámetros básicos que el inversor debe tomar en cuenta a la hora de invertir, repasemos dos grandes grupos: indicadores económicos e indicadores de riesgo y liquidez de mercados de crédito.

Adelantados y retrasados

Los inversores intentan anticiparse a los movimientos de la economía, armando y rotando sus carteras en función de cómo perciben la evolución futura de las condiciones para que sus negocios e inversiones maduren. No hace falta ser economista para poder invertir con criterio e inteligencia, pero ningún inversor puede darse el lujo de prescindir de una herramienta muy valiosa, como son los indicadores económicos.

Los indicadores económicos aumentaron su importancia para los mercados financieros en los últimos años. Esto se debe, en primer lugar, a la tecnología que difunde la información económica en forma instantánea y, segundo, gracias a la sofisticación en la evaluación de esos datos.

Entre los aspectos a tener en cuenta para su análisis se encuentra la relevancia. Es decir, cuáles son los más importantes para ver “la foto” actual e imaginarse “la película” a venir, dado que existe una multiplicidad de indicadores e institutos tanto privados como públicos que los difunden. Tomando en cuenta el calendario de indicadores de Bloomberg nada más que en Estados Unidos, en una semana se difunden un promedio de 25 indicadores, a los que hay que sumar lo publicado por el resto de los países. Muchos de ellos son subíndices dentro de un índice principal, pero su lectura desagregada provee una enorme ayuda al entendimiento de la coyuntura.

En los sitios de Internet especializados –como MarketwatchBloomberg o Briefing– habitualmente están las fechas de difusión de cada indicador bajo la opción “economic calendar”. Este último posee además una valiosa descripción de cada uno de los indicadores de Estados Unidos, ordenados de 1 a 5 en función de su importancia para el inversor.

El tiempo de la información es asimismo importante, ya que existen ciertos informes que adquieren gran valor por el momento en que son emitidos. Uno de ellos es el ISM de Estados Unidos (Encuesta entre los Gerentes de Compras de Empresas a Nivel Nacional), que justo es emitido el primer día de negocios del mes siguiente al mencionado en el informe. Esto hace que termine el mes y ya se cuente con información mientras que, por ejemplo, el PBI trimestral es determinado tres meses después, con lo cual ya es información bastante vieja.

Otro aspecto a tener en cuenta es la confiabilidad de los datos. En este caso hay que tomar atención a la magnitud de las muestras: qué tanto son revisadas (lo cual insume mucho tiempo) o si tiene datos que son muy volátiles y entorpecen el desempeño del indicador.

Lo relativo también se aplica en el caso de los indicadores económicos. Hace unos 10 años nadie tenía “en el radar” a China sino que Japón era un análisis casi obligado a efectuar a la hora de mirar la situación económica global. Hoy con muchos menos los que lo hacen. China ha superado con creces las preocupaciones de los inversores, por ejemplo, debido a su impacto en la demanda de commodities.

También puede ocurrir, como en la actualidad, que los indicadores de Europa preocupen a más de un operador institucional por motivos coyunturales y no tanto estructurales, como es el caso de China.

Dividiendo aguas

En este punto, podemos mencionar que existen dos grandes grupos de indicadores económicos:

a) Indicadores cuantitativos o retrasados: …

Para seguir leyendo, haz click acá. Si no estás suscrito,puedes hacerlo a través de un click acá 

Deja tu respuesta