Buffett dice “no al oro”: todos contra Warren

En InversorGlobal siempre consideramos que la palabra de Warren Buffett es algo que el inversor debe considerar y, su estrategia, seguir. Pero nadie es perfecto y hasta los expertos pueden llegar a equivocarse. Warren Buffett declaró recientemente que “el oro no es una inversión, sino que es una mera especulación y no puede ser considerado para un portafolio de inversión”. Esto agitó las jaulas inversoras, sobre todo en un tiempo en que muchos inversores del planeta están aumentando sus tenencias en el metal.

Luego de hacer pública su opinión con respecto al metal amarillo, las primeras opiniones no tardaron en arribar. Tim Price, columnista de MoneyWeek, dijo irónicamente que “es extraño que el inversor más exitoso de todos los tiempos no sepa cuál es verdadero origen del dinero”. Este comentario vino luego de que el Mago publicara en la revista estadounidense Fortune que si uno tuviera que elegir entre acciones, metales y bonos, tendría que dirigirse sin ninguna duda a los papales, con el oro en último lugar.

En su columna en el medio especializado, Buffett se encargó de menospreciar el imaginario social de los inversores de acudir al oro como refugio frente a turbulencias financieras en los mercados. No obstante, reconoció que el dólar ha tenido una pérdida significativa de su valor real, un total de 86% durante el último siglo. A esto le sumó que los retornos provenientes de la divisa norteamericana y de los bonos del Tesoro han sido prácticamente insignificantes. Sin embargo, a pesar de reconocer estas falencias, critica al oro y a los inversores que apuestan a él. Buffett dice que “todo lleva a la teoría del ‘Gran Tonto’, donde todos compran oro pensando que otros compradores ignorantes lo comprarán a precios altísimos”.

El columnista de MoneyWeek dice que Buffett ha usado un vago argumento apelando a una estrategia de “hombre de paja” –tergiversar las palabras de las personas y desviar las opiniones de éstas. Buffett dice que primero uno se imagina la oferta total de oro que hay globalmente (9,6 billones de dólares con los precios actuales). Luego hace lo mismo con opciones que tienen el mismo valor a este holgado total; expone por un lado la posibilidad de comprar todos los campos habidos y por haber en Estados Unidos o comprar 16 veces a Exxon Mobil. Buffett dice que es imposible que alguien piense en la primera opción antes que en la segunda. Es a partir de este argumento que el Mago dice que el oro no debe ser incluido en una cartera de inversiones.

Price dice que el argumento de Buffett es poco creíble porque nunca nadie dijo que el oro es un activo productivo. No hay inversores que hayan comprado lingotes para alimentarse o para producir combustible. El punto principal del oro es que ha mantenido su valor como activo monetario durante el último milenio, muy por encima que el “siempre poderoso” (y en este sentido, muy nuevo) dólar. Por lo visto, el Mago es un gurú de las acciones pero no termina de darse cuenta el papel que cumplen los metales preciosos y, más precisamente, el oro, en un mundo donde la inflación crece paulatinamente.

Es curioso este dato, pero habla por sí solo: desde el año 2000 el oro ha superado la performance la acción de Berkshire Hathaway en alrededor de 400%. Es por eso que no sería extraño que Warren esté tratando de embarrar los prospectos del oro para frenar la diferencia.

No obstante –escribe Steve Beck en MarketWatch– Buffett tiene razón en algunos puntos que le critica al oro y que a su vez valoran automáticamente el peso de las acciones. El oro, productivamente hablando, es ineficiente. Esto a diferencia de las acciones de las empresas, ya que éstas brindan la posibilidad de pertenecer a la dirección de una compañía, cobrar dividendos y el hecho de pertenecer a una entidad que tiene un valor neto y que puede cambiar y mejorar en el futuro.

No obstante, en un contexto donde los Gobiernos de las principales potencias están sumamente endeudados y sufren por el debilitamiento que han tenido sus respectivas divisas, el oro es algo que es necesario en la cartera. Como mencionamos anteriormente, ante el tambaleo de las monedas y el fantasma de la inflación, el oro siempre aparecerá para funcionar como escudo.

Deja tu respuesta