La demanda de dólares vuelve al centro de la escena

Todas las semanas se conocen nuevas medidas impuestas por la actual administración que tienden a limitar el acceso al mercado cambiario a las personas y empresas. Existe una preocupación creciente por parte del Gobierno y eso despierta inquietud entre quienes tienen que administrar sus ahorros e inversiones.

A medida que se cierra más el grifo, los inversores se encuentran con mayores limitaciones para acceder a la divisa extranjera y los pocos atajos que quedan abiertos denotan que la demanda por los dólares es netamente creciente.

Por un lado, la cotización del dólar que se opera en el mercado informal ha venido mostrando una tendencia ascendente durante los últimos días, ampliando la brecha con la cotización del dólar oficial.

De acuerdo al cierre de las cotizaciones del día miércoles, la diferencia alcanza uno de los máximos niveles históricos al situarse cerca al 14%.

Por otro lado, una de las salidas que han encontrado los inversores para evitar los controles de la AFIP y adquirir dólares, ha sido la compra de títulos públicos denominados en esa moneda y que cotizan en el mercado local. Básicamente, la operatoria implica comprar en la Bolsa un título público denominado en dólares con pesos argentinos y cuando el bono en cuestión paga una renta o el capital, el inversor lo cobra en dólares.

Si bien la mayor demanda de estos títulos públicos ha sido persistente desde fines de octubre pasado, durante las últimas semanas se ha verificado un incremento en los volúmenes operados en el Bolsa porteña.

De todas formas, no todas son ventajas a la hora de operar estos bonos. Si bien la operatoria permite adquirir dólares sin pasar por el mercado cambiario argentino, los precios actuales de los bonos se encuentran en un nivel muy elevado y reflejan implícitamente en sus cotizaciones el valor que el dólar tiene en el mercado informal.

Un ejemplo permitirá aclarar esta situación:

El Boden 2012 es un bono que esta venciendo el 3 de agosto de este año y en esa fecha pagará la amortización del capital en dólares. Supongamos que un inversor quiera comprar hoy el bono con pesos argentinos para recibir dólares el 3 de agosto próximo. El precio actual de cada bono es de AR$ 4,91, por el cual el inversor recibirá 1 dólar al vencimiento. Es decir, si hoy compra 10 mil bonos a AR$ 4,91 cada uno, deberá desembolsar AR$ 49.100 y al vencimiento estará recibiendo US$ 10 mil. Quien lo haga, sin pasar por el mercado de cambios y de forma absolutamente legal, adquiere dólares el 3 de agosto, aunque los esté pagando hoy a AR$ 4,91.

En fin, esos son los dos canales disponibles en la actualidad para hacerse de la divisa estadounidense sin pasar por el filtro de la AFIP. Como siempre, el inversor argentino debe recurrir una vez más a su ingenio para hacer frente a las adversidades que se plantean permanentemente, aunque los costos asumidos son cada vez más crecientes.

Deja tu respuesta