Wall Street hace eco del bloqueo argentino para acceder a un iPhone

El tema del control de importaciones no es nada nuevo frente a los oídos de los argentinos. Los controles de la Secretaría de Comercio Exterior están afectando seriamente la productividad de muchas empresas, cuyo negocio depende de la importación de materia prima.

En este caso, los que sufren las trabas son los tecnófilos y las empresas que los satisfacen. El medio especializado MarketWatch publicó una nota diciendo que Argentina deberá enfrentar otro año de sequía en materia de oferta de iPhones, el icónico celular de Apple.

Como ya es sabido, no es que el Gobierno haya prohibido específicamente la importación de iPhones, pero se ha encargado de dejarle en claro a las compañías fabricantes de celulares que para poder vender sus productos en Argentina, deberán manufacturarlos en tierras locales.

En el caso de Research In Motion, el fabricante de los Blackberry, ya ha tomado cartas en el asunto aliándose con fabricantes locales para ensamblar sus dispositivos en Tierra del Fuego y así hacer frente a la excesiva demanda de celulares negros en Argentina.

Según publica MarketWatch, el CEO de Telecom Argentina, Franco Bertone, dijo que “si Apple hiciera inversiones en producción local, sería forzado por el Gobierno para justificarlas debido a su cadena de distribución global y su limitado mercado en Argentina”.

Según el medio, para la empresa de la manzana sería gastar mucho dinero en un país cuyo mercado de iPhones, si bien tiene demanda, es muy pequeño. Sin embargo, en un país cuyo consumo de telefonía móvil es uno de los más holgados del mundo, si Apple se instalara en Argentina con una buena estrategia comercial, quizás podría dar un salto de calidad y aumentar el tamaño de su comercialización en el país.

En 2010 se registró que por cada 100 habitantes había 142 dispositivos móviles de diversas marcas.

No obstante, para Apple no es nueva la reticencia de los emergentes por su dispositivo móvil, ya que en India, los celulares de RIM también le llevan la delantera.

Siempre según MarketWatch, Bertone también declaró que el acotado mercado de iPhones en Argentina es hecho a través de viajes y otros. “Para tener un iPhone en Argentina, hay que comprarlo cuando te vas de vacaciones a Miami”, relata en la nota.

En 2011, Apple vendió alrededor de 3 mil iPhones antes de quela Secretaríade Comercio estableciera el bloqueo para las importaciones, y 30 mil en 2010, contó al medio estadounidense el analista de empresas de telecomunicaciones Enrique Carrier.

El especialista no se muestra optimista con respecto al desarrollo del iPhone en Argentina y cree que será un país escaso de este dispositivo en el corto plazo. “A menos que los produzcan en Argentina, los teléfonos no serán admitidos en Argentina”, añadió Carrier.

El sistema de importaciones impuesto por el Gobierno de Cristina Kirchner consiste en que las empresas para poder importar, previamente deben producir localmente para exportar. Es por eso que firmas automotoras se han dedicado a la producción agropecuaria para poder exportar y así lograr importar partes para los autos.

Sumado a esto, la política también consiste en reemplazar bienes importados por otros manufacturados de manera local. Es por eso que además de Apple, empresas como BMW o Mattel están sufriendo ante la imposibilidad de importar autos y muñecos respectivamente.

Con respecto a la medida de sustitución impuesta, Carrier dice “no están sustituyendo nada; lo que están haciendo es crear empleos para personas que ensamblan aparatos con partes que son importadas en un 80% o 90%”, señala la nota.

Deja tu respuesta