Tiempo de Descuento

Claudio Cardani

Se acerca marzo y ya se huelen subas de precios en “artículos de lujo” como medicina prepaga, escuelas privadas y alimentos para pocos. Le explico esto último: salvo el asado, pollo, cerdo, pescado y demás “para todos” que no aumentan, todo lo demás sube, sube y sube.

Cada semana su familia enfrenta el desafío de decidir cuándo, dónde y qué comprar analizando una grilla de descuentos, ofertas y promociones difícil de seguir. Hay alternativas para todos los gustos y bolsillos, que van desde opciones para comprar con 10%, 20% y hasta 30% de descuento, a la multiplicidad de escenarios matemáticos para decidir si el 70% en tickets de descuento es mejor o peor que el 3×2 en efectivo. Vale la pena pensar y organizarse un poco para evitar jugar a la pirinola.

Entonces, algunos consejos que le puede resultar útil considerar:

• Tarjetas de bancos: Busque serle fiel a un banco, a lo sumo dos. Estar mirando cinco tarjetas de crédito para ver cuál usar cada día, al final lo puede poner en un aprieto y dejar de saber qué debe a fin de mes. Además, si ya eligió una puede ordenarse para que las compras se realicen el día en que los descuentos están.

• Tarjetas de comercios: Estas son buenas porque es la alternativa que utilizan los supermercados para capturar su corazón y su bolsillo. Ojo, que el estado de cuenta cuesta $ 25 por mes (si gasta $ 100 esta 25% abajo), así que la compra mínima debiera estar por encima de los $ 1.000 para que el envío del resumen no le coma los ahorros.

• Cupones de descuento: Dos detalles: el 100% de devolución no es 100%, el 70% no es 70% y el 50% tampoco es 50%. Adicionalmente tiene que armarse la hoja de ruta para saber qué día y a qué lugar debe volver para no perder los cupones que se ganó.

Todos ganan

La gran pregunta siempre es cuánto. Para entenderlo repase la matemática creativa de los descuentos:

• Descuentos directos: Siempre que vea un porcentaje de aplicación directa, puede estar tranquilo de que ése es el descuento. Si compra productos por $ 100 y aplica un 20% de descuento de su tarjeta, usted pagó $ 80 por productos que valían $100, entonces 80/100= 80 el ahorro es 20% (sin sorpresas).

•Descuentos por volumen: Lo más clásico es encontrar un 2×1 ó 3×2. Hagamos la misma cuenta, pagó $ 200 (sólo pagó 2) y si se llevó productos por $ 300 (3 de $ 100), entonces 200/300=67, el ahorro es 33% (sale fácil también).

•Devolución en vales de descuento: El más clásico es el de 100% de devolución. Usted compra un producto por $ 100, va a la caja, paga $ 100 y le devuelven un vale de $ 100, ahorró 100%, ¡compró gratis!. Nop. Para cerrar la operación tiene que volver en dos semanas y comprar con el vale de $ 100. Así las cosas usted pagó $ 100 y se llevó productos por $ 200, entonces 100/200=50, el ahorro es 50% (no será 100% pero 50% igual está bien).

• Devolución en vales de descuento en la segunda unidad: La cosa se embarra más. Usted compra dos productos iguales y le dan un vale por el 70% del valor de la segunda unidad. Ahorro de 35%, pero una vez mas no es así. Usted pagó $ 200 (2 productos), y le devolvieron $ 70 en un vale, y a las dos semanas compra $ 70 más usando el vale. La operación completa es que pagó $ 200 y compró productos por $ 270, entonces 200/270=74, el ahorro es de 26%.

Para cerrar le dejo una perlita con los descuentos con devolución del IVA:

Si quiere conocer la perlita de Cardani, haga click acá. Si no estás suscrito,puedes hacerlo a través de un click acá .

Comentarios

Articulos Relacionados

Deja tu respuesta

Compartido