Nueve tips para construir un plan ganador de inversiones

En el mundo de los negocios hay una vieja frase que dice: “si fallas en planear, tu plan será fallido”. Siga esta premisa a rajatabla y sus inversiones serán efectivas. Le parecerá algo tedioso, pero tener un plan escrito en papel es la mejor manera de empezar a organizar sus finanzas. Esto no le garantiza un éxito al 100%, pero por lo menos estará mejor organizado; si su plan carece de una preparación previa, lo más probable es que tarde mucho en recibir alguna rentabilidad en su portafolio. Pero si usted documenta paso por paso su plan de inversiones, tendrá más facilidad para darse cuenta de sus aciertos y sus errores.

Sin más descripciones, pasemos a los diez componentes que debe tener un plan de inversiones ganador:

Evalúe sus habilidades inversoras

Plantéese la siguiente pregunta: ¿ha probado sus habilidades de inversión a través de una cuenta virtual que le permita practicar? No sea crédulo de pensar que ya está listo sin antes autoevaluarse. Los verdaderos expertos están bien preparados en cuanto a conocimiento técnico y sacan ganancias cuando aquellos que no lo están intentan invertir como si supieran todo.

Preparación mental

Si usted no está fuerte tanto física como psicológicamente, no piense en afrontar la batalla que significa entrar a los mercados bursátiles. Si un día se levantó de mal humor o si viene teniendo un mal andar en el último tiempo, tómese un respiro de las inversiones para no sufrir pérdidas graves. Apostar el capital sin estar con la cabeza limpia puede ser perjudicial para su dinero.

Establezca un margen de riesgo

Antes de invertir, piense qué porcentaje de su portafolio está en condiciones de poner en una transacción; según el capital que usted posea será la decisión que usted deberá tomar. Es así que la mejor idea es tomar un riesgo de entre 1% y 5% por cada operación bursátil. Esto significa que si usted pierde ese porcentaje en una rueda, podrá salirse y no quedar mal parado con su capital. Esto dependerá de su tolerancia y margen de riesgo: es preferible adoptar una postura conservadora y no secar su portafolio en un abrir y cerrar de ojos.

Póngase metas

Antes de concretar una transacción, establézcase objetivos de ganancias con un ratio riesgo/retorno viable –es la división entre las ganancias que espera el inversor por una determinada transacción por lo que está dispuesto a perder si el precio se mueve en una dirección no esperada. Algunos inversores no toman inversiones que no tengan prospectos de ganancias al menos tres veces mayores al riesgo que está afrontando al entrar. En este caso, es recomendable aplicar un stop loss, para que, en caso que su inversión caiga, usted pueda ponerle un piso a ese declive y no perder más capital. Por ejemplo, usted compra una acción de la empresa A y pone un stop loss para resguardarse de una posible baja del activo. Suponga que la compra a 30 dólares y su stop loss es a 27 dólares. Si la acción toca los 27 dólares, se activa automáticamente su stop loss y se vende para evitar que siga perdiendo con la caída.

Haga su tarea diaria

Analice el pre-mercado, vea que está ocurriendo antes de la apertura; esto le dará un pantallazo de lo que puede llegar a darse a cabo durante la jornada. Esté informado si durante la andanza del mercado se darán datos macro o de ganancias corporativas. Lo recomendable es esperar a que salgan esos informes para luego invertir, ya que de esta manera se ahorrará riesgos innecesarios.

Establezca parámetros de salida

La mayoría de los inversores ponen mucho énfasis en buscar oportunidades de compra, pero no así para las posibilidades de venta. Muchos traders no venden debido a que no quieren tomar pérdidas pero a veces decir basta y salir es la mejor manera de evitar pérdidas. No busque estirar la situación más de la cuenta: si ve que su activo no para de caer y el contexto no está ayudando, sálgase antes de que sea muy tarde.

Establezca parámetros de entrada

Usted se preguntará por qué mencionamos antes los parámetros de salida. Es simple, porque es más difícil salir que entrar. Tener buen ojo para ver cuándo es conveniente tomar la determinación de no seguir es lo más complicado, porque acciones baratas y con prospectos son quizás más fáciles de ser encontradas.

Tenga su propio diario íntimo inversor

Luego de cada día, tómese un tiempo más que para escribir su ganancias y pérdidas, las conclusiones a las que llegó con la performance que tuvo en la jornada para poder luego corregir sus errores y perfeccionar sus aciertos. 

Deja tu respuesta