La economía de la transparencia

Diego Martínez BurzacoMucho se ha hablado en los últimos años sobre la gran volatilidad que se ha hecho presente en los mercados bursátiles y cómo esto ha impactado en las expectativas de los empresarios, inversores y consumidores.

A pesar de las imperfecciones, las bolsas globales, especialmente las de Wall Street, continúan siendo los mercados más trasparentes del mundo y con las oportunidades más interesantes para todos los agentes.

Desde el punto de vista del inversor, quien invierte en una acción determinada a través de los mercados bursátiles sabe exactamente lo que está comprando, a qué precio, a qué se dedica la compañía en cuestión y cuáles son las perspectivas futuras de la misma.

La información patrimonial y los resultados (sean ganancias o pérdidas) están al alcance de la mano. Se trata de algo público y disponible para todos. Se reduce al mínimo la posibilidad de sorpresas negativas o la incertidumbre.

Asimismo, existe una innumerable oferta de empresas para invertir, clasificadas por industria o rubro, sobre la cual el inversor tiene la posibilidad de elegir libremente y sin condicionamientos. El menú es amplio y diversificado. El inversor solamente debe determinar qué riesgo correr y luego decidir en función a esto.

Por el lado de las empresas, el acceso a los mercados bursátiles es una herramienta muy útil y necesaria. La posibilidad de acceder a financiamiento por parte de todos los inversores del mundo es, sin dudas, un bien muy preciado.

Adicionalmente, las empresas se benefician de estar en la vidriera mundial y de obtener un estatus privilegiado cuando cotizan sus acciones sobre aquellas que no lo hacen. El prestigio y reconocimiento público son efectos positivos que se derraman a partir de la oferta pública de sus acciones.

Claramente los mercados bursátiles ofrecen una estrategia “win-win”, donde todos los involucrados se ven favorecidos por las transacciones que tienen lugar.

Números escalofriantes y para el asombro

Durante el año pasado, la bolsa NYSE Euronext fue el mercado que más fondos recaudó por sobre cualquier otro mercado.

En total, el monto de dólares recaudado llegó a los US$ 33 mil millones producto de 104 nuevas Initial Public Offers (IPOs: Oferta Pública Inicial). Nuevas compañías se animaron a avanzar en la apertura de su capital como forma de seguir creciendo.  

El sector tecnológico fue el más dinámico acaparando el 44% de las nuevas emisiones de acciones, destacándose las salidas de Linkedin, Imperva y Pandora.

A pesar de las fuertes turbulencias en la economía global, se mantiene la tendencia creciente de salida de nuevas compañías a bolsa. Las pequeñas y grandes empresas continúan siendo atraídas por los beneficios e incentivos que otorga la salida a cotización de sus acciones.

 Mientras esta dinámica persista, se trata de buenas noticias para los inversores ya que podrán disfrutar de una oferta de alternativas cada vez más amplia.

Un saludo,

Buen fin de semana.

Diego.

 

Deja tu respuesta