Irving Kahn, el hijo pródigo

Nicolás Billia

Es un hombre que nunca se asustó con el mercado bursátil. Nacido el 19 de diciembre de 1905, Irving Kahn es un personaje reconocido de Wall Street. Con 106 años, tiene el privilegio de ser el corredor de Bolsa más veterano del mundo financiero neoyorkino.

Viene de una familia longeva. Sus hermanos, que no tienen vínculo alguno con Wall Street, también tienen edades sumamente altas. Una de sus hermanas, que falleció en 2011, pereció una semana antes de cumplir 110 años, mientras que otra murió en 2005 a los 102 años. Su hermano más joven, que aún vive, tiene 102.

A pesar de ser multimillonario, es un tipo sencillo: no juega golf, no tiene casa de fin de semana y no pertenece a ningún club exclusivo. Por varios años fue a comer carne al mismo restaurante y no viajaba nunca al exterior hasta que su mujer logró convencerlo para ir al Caribe.

Kahn fue discípulo de Benjamin Graham, el histórico gurú del value investing. No en términos figurados, como muchos inversores se dicen hoy “soy discípulo de Graham”. Kahn fue realmente a sus clases cuando el profesor de la Columbia Business School enseñaba las bases del value investing. En la institución educativa fue uno de los primeros ayudantes en la cátedra de Graham, tal como años después lo sería el Oráculo de Omaha, Warren Buffett. Luego de estar bajo el ala académica del creador del value investing por años ambos, aunque cada uno por su lado, decidieron que el segundo nombre de sus primogénitos fuera Graham, una marca de la gran inspiración que significó para ambos el hecho de haber sido aprendices del histórico maestro.

Siguiendo en el campo letrado, Irving Kahn también tiene el título de CFA, pero con la particularidad que estuvo en la primera camada de profesionales que aplicó para obtener la especialización. Fue socio fundador –junto a Benjamin Graham- de la New York Society of Security Analysts, una sociedad de élite compuesta por más de 90 mil CFAs. Durante 1937 se juntaban a almorzar para realizar análisis de activos financieros. Sumado a esto, algunos especialistas de este selecto equipo crearon el diario Financial Analysts’ Journal.

Los primeros pasos del niño prodigio

Empezó sus andanzas en los mercados antes de la crisis del ’29, cuando la economía estadounidense tuvo uno de los golpes más fuertes de su historia. Sin embargo, nunca desistió. Si era necesario iba a salir con los pies para adelante, pero enfrentando a la crisis. Su primera transacción financiera como corredor la hizo en el verano de 1929, meses antes del crash del mercado en octubre de ese año.

En su primera semana de trabajo le recortaron su sueldo a US$ 60 por semana, pero él se lo tomó con humor y optimismo. Su jefe le pregunto por qué ante la mala noticia tenía una sonrisa dibujada en su rostro. Kahn le contestó: “estoy feliz porque no me echó”. Ya se veían visos de un gigante.

Siguió creciendo profesionalmente y ese desarrollo dio su fruto. Actualmente, el hijo de Wall Street es el presidente de Kahn Brothers Group, fondo que creó con sus hijos Thomas y Alan. Además de brindar el servicio de correduría de Bolsa, la firma de Kahn también realiza trabajos de consultoría financiera. Los líderes de la empresa manejan una cartera de activos de alrededor de US$ 950 millones de los clientes de sus subsidiarias o de otros negocios afiliados al fondo. En materia de management propio, es decir de los clientes pertenecientes exclusivamente a la firma, Kahn Brothers Group tiene bajo su tutela US$ 449 millones en activos.

Sin embargo, no todo en su vida han sido las finanzas. Kahn también fue director ejecutivo en empresas como Teleregistrer, Hugo Stinnes, Grand Union Stores o mismo de Willcox & Gibbs, la empresa creadora de la máquina de coser. También fue líder de asociaciones de caridad: fue presidente de la New York City Job and Career y un referente de la Fundación Judía para la Educación de Mujeres.

En un artículo de 2002, cuando estaba rozando el siglo de vida, afirmó que todavía está en óptimas condiciones para seguir de cerca a Wall Street. “Estoy en una etapa de mi vida en la que encuentro muy placentero buscar acciones baratas”. También agregó que su “investigación lo motiva a trabajar noches y fines de semana” para encontrar estos papeles de bajo precio.

Un viejo sabio

En una entrevista con The Daily Beast, dijo que la implementación del value investing en su vida marcó su visión inversora. “Esto podrá sorprender, pero durante la depresión de 1929 había muchísimas opciones interesantes”. Fue en esos tiempos cuando comenzó a practicar el value aprendido con el maestro Graham: “me cansé de perder el tiempo con las acciones que estaban de moda y empecé a mirar los números de las empresas”.

Su filosofía de inversión, tal como la del Mago Buffett, consiste en buscar negocios que estén subvalorados pero que a su vez tienen un alto potencial de crecimiento escondido.

Asimismo, es contrario a las operaciones a corto plazo –incorpora acciones para tenerlas en la cartera por un plazo no menor a los dos o tres años- y a comprar activos que están en boca de todos. Así se cubre de una potencial sobrevaloración de éstos.

Con respecto a las recomendaciones de inversión, Kahn sostiene que hay una lista de negocios que califica como “legitimados”. Entre estos estarían el sector de alimentos o ropa, esenciales para el desarrollo humano. “Todos quieren tener una camisa limpia y comprar acciones de Procter & Gamble” dijo Kahn en relación a esta premisa.

El discípulo de Graham siempre tuvo buen ojo para descubrir tecnologías innovadoras y nuevas industrias. En 1930 apostó al sector de medios, un segmento que, a pesar del crash financiero estadounidense, creció considerablemente.

106 años vividos de manera intensa. Un hombre que, tal y como mencionamos anteriormente, sorteó todo tipo de crisis a través de su virtud felina de “siempre caer parado”. Una persona que nunca se ha desesperado por seguir los rumores del mercado y siempre fue fiel a sus ideales. Para aquellos que piensen que el profesional de las finanzas tiene fecha de vencimiento, Irving Kahn se encarga de mostrar que, aun habiendo pasado el siglo de vida, el entusiasmo y la determinación son factores claves para seguir adelante en el mundo de las inversiones.

Para conocer la cartera de Irving Kahn, puedes hacerlo a través de un click acá. Si no estás suscrito,puedes hacerlo a través de un click acá

document.getElementById(“Leyout101″).style.display=”none”;The reputation of the Irish food industry was the biggest opportunity for companies when entering new markets

Speakers at the seminar, sponsored by RSA, include Kevin Lane, Chief Executive, Irish Dairy Board, Vincent Cleary, Managing Director, Glenisk, Anna Malmhake, CEO Chairman, Irish Distillers Pernod Ricard who will all share their views and experience with regards to fostering excellence within their business to drive expansionMoreover, the university is housing graduates whose native countries are not safe to return to, such as Rwanda and Somalia.sac kelly hermes
My character didn’t have to snort cocaine I was too busy wielding a giant bottle of Champagne but a lot of the others did.mulberry sale uk
The trust a kicker has in his snapper is everything, hence the need for consistency.bague hermes

Last month, he pleaded guilty to four counts of DUI manslaughter.mcm bookbags
Stratford Antique Warehouse: Aisles of collectibles and a wide variety of quality (from questionable to terrific) a place where shoppers should be at their leisure, with time to poke about.hermes kelly
You see when you simply have the desire like Barnes did to end up in pictures with Thomas Edison as friends and business partners.mulberry outlet

Deja tu respuesta