Industrias Dinosaurio y una nueva época tecnológica de oro

Piense en esto: una impresionante compañía que ha conectado al mundo, un CEO veinteañero y multimillonario y un éxito rotundo en el mercado de capitales que hicieron trepar desenfrenadamente el precio de otras tecnológicas. Alto, por favor, sáquese a Facebook de la cabeza; estamos hablando del navegador Netscape, que lanzó su IPO en 1995.

La alucinación de las personas por las empresas tecnológicas no la empezaron ni Apple ni Microsoft, ni ahora Facebook. Revisemos algunos rasgos de esta pionera de los sistemas operativos. Las similitudes con el presente sorprenden, y tal vez nos puedan enseñar algo para el futuro.

Recordemos aquella reliquia que ya no nos acompaña hoy en día. Con apenas 18 meses de vida, 250 empleados y un servicio que ofrecía de manera gratuita, decidió emprender el difícil camino de salir a Bolsa. Fue la primera empresa tecnológica que transformó a Internet en algo que podía ser para todos, sacando la imagen de que se trataba de un juego entre los cerebros de Silicon Valley, en California. La firma no tenía, como dijimos, un negocio claro dado que su browser era gratis, pero eso no frenó a los inversores para comprarse todas las acciones el día de la IPO y hacer que Netscape recaudara a manos llenas.

La IPO de Facebook y una nueva era tech

En su momento, Microsoft se encargó de terminar con la luna de miel de Netscape. La empresa de Bill Gates decidió empezar a fabricar sus computadoras con un navegador propio, el Microsoft Internet Explorer. Todo al tiempo que miles de emprendedores –apoyados por los bancos de inversión- comenzaron a trabajar para llevar a cabo sus respectivas IPOs, en lo que marcó el inicio de uno de los booms de mercado más grandes de la historia.

La salida a Bolsa de Facebook tiene dos caminos por los cuales puede llegar a transitar: puede ser un nuevo Netscape y marcar otro hito negro en el mercado tecnológico o puede ser un Google. Lo que ocurrió con el motor de búsqueda en 2004 cuando lanzó su IPO fue que, si bien tuvo un éxito masivo, no fue lo suficientemente explosivo como para marcar el inicio de una burbuja, como Netscape. Además, Google tenía –y tiene- un plan de negocios sustentable con una dirección seria respecto del manejo de la empresa.

Matthew Lynn, columnista del medio especializado británico MoneyWeek, dice que “después de doce años de la explosión de la burbuja puntocom, estamos frente a una tercera ola de expansión en el mercado tecnológico”. El especialista argumenta su teoría en el hecho de que habría “muchas ‘firmas satélite’ que están transformándose en un gran suceso”. Con esto quiere decir que gigantes como Facebook o Google se estarían alimentando de la enorme capacidad de empresas más pequeñas, que tienen productos y servicios muy efectivos. Un caso representativo podría ser Zynga, un fabricante de videojuegos en red que representa el 12% de los ingresos de Facebook.

En el caso de Apple, la empresa Rovio, que fabrica juegos para el App Store de la firma de la manzana ha hecho una fortuna con el Angry Birds, uno de sus productos de cabecera. Luego aparecen empresas de e-commerce, que han creado una “economía alternativa” para comprar cualquier cosa que uno quiera de manera rápida y sencilla.

Industrias Dinosaurio

Con el boom de la tecnología, algunos sectores han perdido participación en mano del crisol de empresas 2.0. El primer ejemplo es el segmento de medios gráficos, que cada vez vende menos debido a que la gente opta por leer el diario desde su smartphone. Otras compañías que podrían pasar a ser del grupo Industrias Dinosaurio pueden ser algunos minoristas, dado que cada vez son más las empresas que brindan la posibilidad de comprar y vender mercadería a través de la red.

Otro sector que podría salir perjudicado es el bancario, ya que está perdiendo market share en manos de las empresas tech que prestan dinero a través de Internet. Un ejemplo de estas nuevas firmas es Wonga, un sitio web en el que uno ingresa, se arma un perfil de usuario y luego introduce el monto que necesita y en qué plazo devolverá el dinero. En una encuesta hecha en 2010 a los usuarios de Wonga, un 98% dijeron que es fácil de usar y que es muy confiable.

Sigamos con la revisión. El sector editorial podría ser otro que pase a la historia con las nuevas tecnologías. El surgimiento de la Kindle de Amazon tiene todas las de ganar para trasladar a los lectores a la asimilación de libros digitales.

Es así que la salida a Bolsa de Facebook puede ser, como no también, más allá de una de las IPOs más grandes de la historia, algo que marque el inicio de una nueva era para las tecnológicas que, como mencionamos anteriormente, podría poner en peligro de extinción a otros sectores.

 

Deja tu respuesta