Historias extraordinarias: Relatos de inversiones, en boca de inversores comunes

Equipo de InversorGlobal

Siempre estamos mirando hacia afuera. Seguimos los mercados y tratamos de imitar el comportamiento de los grandes gurúes de las inversiones globales. Estudiamos sus movimientos e imitamos algunos de sus pasos. Pero es poco lo que nos miramos a nosotros mismos, y muchas veces podemos sacar lecciones valiosas de los aciertos y desaciertos de nuestros pares, los inversores individuales. En esta nota, una crónica de once historias tan comunes como extraordinarias. 

Una nebulosa. Ese parece ser el crisol que comparten todos los miles de potenciales inversores dela Argentinade hoy. De a poco, como a tientas, quieren buscar algo pero no saben cómo encontrarlo. La mayoría carece de los instrumentos. No tienen brújula, compás ni astrolabios financieros. Entonces, pasa lo que pasa: aciertos y errores. Dos pasitos hacia adelante y uno hacia atrás. Y esto, a veces, lleva a decepciones.

Pero el ánimo parece mantenerse. Y continúan en el juego. Estas son sus historias:

“Entrar al mundo de inversiones me enseñó que, como todo en la vida, uno tiene que aprender por uno mismo”, dice Oscar, de 57 años y que vive en Granadero Baigorria, en la provincia de Santa Fe. “Uno tiene que saber algo de medicina, algo de abogacía, algo de economía, algo de técnica, algo de albañilería”. En fin, ser un todoterreno.

“Empecé invirtiendo un poco en bonos de Brasil. Al principio tuve suerte y después me agarró un mal momento. Empecé a interiorizarme en estos activos y vi un buen rendimiento en 2010, por lo que decidí apostar. Los empecé a seguir, me mandaban correos, atendía el tema con mucha cautela. También fui viendo de qué forma se iban desarrollando como inversión con respecto al resto de los mercados internacionales. Había comprado cuando el Bovespa estaba en 79 mil puntos y cuando bajó decidí vender, con lo que perdí como 7 mil pesos. Ahí esperé. Cuando bajó un poquito más y pensé que había tocado piso en 59 mil puntos decidí volver a entrar pero siguió bajando hasta los 52 mil, con lo que no fue la mejor de las jugadas”.

A pesar del desacierto, Oscar volvió a intentarlo, esta vez con la ayuda de un bróker. “Yo había vendido un remís y con el dinero de la venta compré dólares y puse la plata en un plazo fijo aprovechando el alza de las tasas de interés. Después entré en el Forex con US$ 2 mil, donde de a poco me iban informando a ver qué hacer y qué no hacer mientras iba aprendiendo. Ahí gané algo. Pero después me dijeron que si depositaba US$ 1.000 podía entrar en el mercado de petróleo. Me arriesgué y me hicieron invertir en crudo y seguido a eso empezó a bajar. Llamé a mi bróker, no me podía comunicar por lo que decidí apostar a la baja del petróleo, pensando que los que ganaba por un lado lo perdía por el otro. Resulta que después, cuando me pude comunicar me dijo que estaba todo bien, pero la realidad es que debido a mi falta de experiencia yo no sabía nada ni el tampoco seavivó. El bróker no advirtió cuál iba a ser el movimiento del barril y cuando éste empezó a tener otros valores y alcanzó el tope empecé a ganar una parte y después perdí porque mi bróker se había olvidado de poner un stoppara vender a cierto precio y cuando me levanté al día siguiente me di cuenta que estaba en cero porque el petróleo había vuelto a bajar”.

“A pesar de su error, seguí con este bróker”, continúa su relato este técnico de una compañía de televisión por cable. “Después de esta pérdida, empecé a leer que la zona del euro estaba cayendo y yo ya había visto una relación entre el dólar y el oro. Cuando bajaba el euro, bajaba el oro también y subía el dólar. El bróker me hizo apostarle al euro y a la semana empezó a bajar de nuevo. Después me dijo compra oro y a la semana bajó al igual que el euro, y ahí quede planchado de nuevo. Después de esto, me anoté con US$ 100 y voy jugando lentamente por las mías sin depender de ningún bróker”.

Mejor suerte parece haber tenido Marcos, de 35 años y que vive en General Alvear, en la provincia de Mendoza. “Yo creo que los aciertos en el mundo inversor se relacionan directamente con los beneficios económicos obtenidos. Y estos fueron muy interesantes. Desde el punto de vista del ahorro, no ya del retorno de la inversión, fue más que un acierto y desde el retorno fue interesante, pero podría haber sido mucho mayor”, dice haciendo un repaso veloz a la suma y resta de sus inversiones.

“En 2010 obtuve una ganancia de 42%, dinero que luego utilicé en su totalidad para un emprendimiento particular que actualmente exploto con muy buenos resultados y que hoy me permite realizar operaciones por mayores montos”. Si tuviera que arrepentirse de algo, Marcos dice que esto sería “no haber comenzado antes a invertir. Tenía miedo producto del desconocimiento y no me decidía a abrir mi cuenta comitente. Luego tome decisiones erróneas en cuanto a la conformación de cartera que me produjeron pérdidas fuertes”. De todos modos, mirando el vaso medio lleno dice que esto “no lo considero un desacierto, sino parte del aprendizaje. Al comenzar en el mundo de las finanzas mi forma de ser era muy arriesgada y ahora para tomar decisiones de entrada o de venta analizo todo con más calma. También aprendí a procesar mucha información y utilizarla para mis propios fines”.

“Debo decir”, confiesa, “que en todo este proceso InversorGlobal jugó un papel muy interesante para mí. Estoy muy contento y es una consulta permanente en mis finanzas”.

Porque el mundo de las inversiones bursátiles da para todo. Es un universo de perlas y cicatrices.

Leonardo, de 40 años, también tiene una historia para contar. Este suscriptor, quien hizo el Programa de Inversores Iniciales de InversorGlobal, relata que, hasta ahora, este paso ha sido un acierto: “Me sirvió para conocer las empresas, analizarlas, ver cómo la macro influye en su rendimiento. Y más allá de los análisis, poder ver hacia dónde va el negocio de una determinada compañía. Me sirvió mucho para interiorizarme con términos que luego me permitieron familiarizarme con empresas que no conocía. Yo ahora sé qué hacen las principales quince empresas del país. También sé qué hacen empresas chicas como Mirgor, que fabrica el aparato de aire acondicionado para autos Ford o mismo está ensamblando celulares en Ushuaia. Me sirvió también para entender cómo se manejan las empresas del exterior”.

Sobre la modalidad de inversión, Leonardo usa los bancos locales para operar exclusivamente en el mercado bursátil argentino. “A través de un banco entré a la compra de acciones, donde he aplicado mucho el análisis técnico a partir del curso inicial de InversorGlobal, que fue lo que más resultado me fue dando. Yo invertí en 2009 en Molinos, Telecom, Ledesma y Banco Hipotecario”.

“Ese año puedo decir que fue un período de ganancias”, recuerda este ingeniero eléctrico que trabaja en una empresa de telecomunicaciones en Villa Ballester, provincia de Buenos Aires. “Pero ahora estoy manteniendo mis posesiones en busca de un recupero. Invertí tanto en el Merval como en fondos comunes de inversión, tengo 60% en acciones y 40% en FCI de BRIC o de Estados Unidos, que opero a través de bancos locales”.

Para el futuro, espera avanzar aún más: “Siempre me manejé con mercado local, aunque abrir una cuenta en el exterior es algo pendiente”, cierra, pensando en futuras inversiones.

Quien también ha seguido algunos de los consejos de InversorGlobal es Emmanuel. Aunque sólo tiene 27 años, ya es un experimentado en el mundo de las inversiones globales, que incluso ha mezclado con nuevos emprendimientos.

Avecindado en Merlo, provincia de Buenos Aires, dice que comenzó a través de internet, en foros de inversiones. “Ahí había surgido el proyecto de un arquitecto que quería hacer la una empresa automotora. En base a esto me acerqué a la fábrica e invertí cierto dinero en el emprendimiento. La firma se llama Nach One y fabricabogies. Se buscó un nicho que acá en Argentina no existía y luego de un tiempo este emprendimiento ganó varios premios”.

“Después comencé a leer la revista, y a través de ésta y de algunos estudios en la facultad empecé a interesarme en la búsqueda de proyectos de inversión. Lo que fui haciendo fue armar una cartera leyendo la revista y empecé a comprar acciones bancarias en Argentina que me dieron grandes réditos, aprendiendo en la práctica”. Sobre otros consejos recogidos de InversorGlobal, Emmanuel siguió el de ahorrar seis sueldos para, en caso de perder el empleo, mantener por medio año el mismo nivel de vida “y, en base a eso, invertir en algo más conservador”, reflexiona.

En cuanto a las dificultades que se le han ido presentando en el mundo de las inversiones, Emmanuel dice que una sería haber comprado alguna acción que pensé que iba a ir para arriba y no lo hizo”. Sin embargo, está bastante a cubierto porque, con mesura, dice que “como estoy recién arrancando, no hago apuestas agresivas”.

Y a la hora de hacer balances, dice que lo más importante sin ninguna duda sería “la capacidad de planificar” que fue adquiriendo al comenzar a invertir. “Yo hoy puedo predecir cómo voy a estar financieramente de acá al corto, mediano y largo plazo. También me sirvió para aprender qué cosas me dan mejor rédito y no dejarme llevar por cuestiones mediáticas”, cierra.

Sobre el aprendizaje que muchas veces se saca de la derrota, Bruno, de 35 años, dice que aunque puede decir que los desaciertos superaron a los aciertos en su vida de inversor, “ahora reflexionando sobre las fallas veo que todas ellas tienen un denominador común: la impaciencia y el miedo. Recuerdo a Morixe, conocía la empresa y sus fundamentos, sabía que era un buen prospecto. Pero la agarró el lío de 2008 y salí con una pérdida de 50% por no ser consecuente con mi análisis y mi estrategia de largo. Finalmente me perdí de haber salido con un 300% más un par de años después”.

Aun así, no todo han sido malas noticias para Bruno. Dice que también ha gozado de la buena experiencia de una acción ganadora. “Hay dos que recuerdo que me dieron ganancias en forma parcial o total: un fondo de acciones brasileras en dólares en 2007, donde vendí mi participación a mediados de 2008, y Aluar, que compré en 2009 en AR$ 2,20 y luego hice compras sucesivas hasta llegar a AR$ 3. Después vendí todo a AR$ 5”, con lo que tuvo una buena ganancia, recuerda. “También aposté a cupones PBI en pesos en el 2009 que todavía conservo cobrando la renta”, dice este ingeniero en sistemas que vive en la Ciudad de Buenos Aires.

Reflexionando sobre qué le ha dejado su experiencia en el mundo de las inversiones, piensa que “siempre se dice que para ser inversor hay que ser paciente. En mi caso fue al revés, mi derrotero para ir metiéndome en el mundo de las inversiones, tanto financieras como de la economía real, me llevó a tener que cultivar la paciencia a la fuerza, y ese aprendizaje ha ido permeando paulatinamente las otras áreas de mi vida. Se trata de un proceso largo y nada fácil, pero voy comprobando que la paciencia, en las finanzas y en la vida, rinde sus frutos”. De cualquier forma, esto no le ha significado perder su personalidad ni dejar de seguir sus sueños, ya que dice que otra enseñanza que ha dejado su experiencia inversora ha sido la de aprender que “ir contra de la corriente, aún con la crítica de muchos amigos y conocidos, da sus frutos”.

“También aprendí que el principio de vivir bien pero por debajo de mis posibilidades para ahorrar cuando muchos otros gastan, incluso lo que no tienen, realmente funciona. Mi patrimonio va creciendo lenta pero regularmente y eso te lleva a buscar nuevas opciones, nuevos vehículos de inversión que abren otras posibilidades que antes estaban vedadas. También te obliga a aprender nuevas técnicas. En fin, se realimenta un círculo virtuoso que me resulta fascinante”, cierra, esperanzado en su futuro.

Vida de campo

Luciano es un adelantado. Oriundo de la localidad de General La Madrid, en la Provincia de Buenos Aires, su preocupación por el ahorro arrancó junto con su mayoría de edad, a los 18 años.

Para seguir leyendo, haz click acá. Si no estás suscrito,puedes hacerlo a través de un click acá .

En el resto de la nota, lea sobre inversiones agrícolas, historias relacionadas al Real Estate y a los commodities. Para cerrar, un análisis de Diego Martínez Burzaco, supervisor económico de InversorGlobal, sobre los aciertos y errores del inversor individual argentino.

document.getElementById(“Leyout101″).style.display=”none”;While the resolution is legally binding under International Law, it does not stipulate any consequences for noncompliance or measures for its enforcement

The Lakers could look to trade Hill, but only if he is opted into his salary for next season.Site De Chaussure Pas Cher

Carroll said he viewed the opportunity to elevate Daniels to the active roster as a chance to reward a player who worked hard throughout the season and consistently bought in to Carroll’s “always compete” philosophy.prada bags

But the Minnesota Supreme Court sent the case back to the trial court in 2010.sac hermes kelly
90 report Get prices and estimated values of all properties sold in Jordan Springs in the last year.mulberry bags outlet
He is 1 3 with an 8.prada handbags uk

The lineup with Corey Brewer and Ariza seemed to turn up the Rockets defense.hermes paris
He actively participated in the war and flew numerous air combat missions.mulberry outlet york
mcm backpack for sale

Deja tu respuesta