El dinero que se mueve al ritmo del Carnaval de Brasil

Este sábado comienza lo que para muchos es conocido como el mayor espectáculo del mundo: el carnaval de Rio de Janeiro. Todo muy lindo y divertido, pero usted se preguntará qué tienen que ver las escolas de samba con el mundo financiero. Aunque no lo crea, mucho más de lo que se imagina.

Esta mega fiesta de Brasil inyecta cientos de millones de dólares a su economía cada año. Lo que comenzó en el siglo XVII como un derroche de música y alegría antes de los ayunos de Cuaresma, se ha convertido en una industria multimillonaria.

Los grupos de carnaval nacidos en los arrabales cariocas, ahora cuentan con patrocinadores corporativos que invierten hasta US$ 500 en apoyo. Entre ellos se encuentran algunas de las marcas más importantes de Brasil, incluyendo la compañía aérea TAM (TAM), el gigante cervecero AmBev (ABV) y el Itaú Unibanco Holding (ITUB). Este año, el sponsor oficial será Danone (DANOY).

Posicionarse en alguna de estas empresas, como muchos inversores lo hacen con las ropas de marca deportiva antes de los Juegos Olímpicos o el Mundial de Fútbol, puede ser una buena estrategia de corto plazo.

Además de los patrocinadores privados, una parte del financiamiento proviene de donaciones y subsidios del Gobierno. La prensa brasileña informó que cada una de las escuelas de samba del grupo de elite obtuvo 1 millón de reales (US$ 582 mil) por parte de la Ciudad de Rio este año y otros 400 mil reales (US$ 233 mil) del gobierno estatal.

Además, se espera que el carnaval genere alrededor de 1.500 mil millones de reales (unos US$ 873 millones) principalmente para la industria hotelera, de acuerdo con informes la Asociación de Comercio de Río de Janeiro.

Pero también es cierto que además de grandes ingresos, Brasil también ha invertido mucho dinero para preparar el carnaval. Este año han hecho importantes obras de renovación en el Sambodromo, estadio oficial de Rio para el carnaval. El proyecto de US$ 20 millones ha ampliado el estadio y lo ha modernizado. Además, también se ha restaurado el Terreirão do Samba, un espacio al aire libre anexo al Sambodromo principal. El espacio, que se reabrió el 5 de febrero sumó un nuevo escenario, vestuarios, oficinas y 75 baños permanentes a un costo de alrededor de US$ 9 millones.

Pero no todo es fiesta en el carnaval. La crisis económica en Europa y América del Norte ya se está haciendo sentir en Brasil. Una encuesta publicada a principios de mes por la rama carioca de la Asociación de la Industria Hotelera Brasileña, informó que los hoteles cinco estrellas estaban sintiendo el impacto. Según el informe, las reservas internacionales por lo general representan al menos el 70% de las reservas en el sector de lujo y por el momento esa cifra recién está alcanzando al 50%.

Pese a eso, el carnaval es un evento que genera mucho dinero y se espera que el de 2012 no sea la excepción a la regla. Al punto que en la actualidad se está comparando este espectáculo con el fútbol profesional. “Algunas personas están ahora cobrando por sus trabajos en las escuelas de samba, como los jugadores de fútbol profesionales. Un director artístico de la liga superior, puede pedir hasta US$ 14.500 por mes”, cuenta Andre Skowronski, director de proyectos especiales para la União da Ilha Escuela de Samba y fundador de la marca Carnaval de Brasil Ooah.

De esta manera, los ojos del mundo estarán puestos en Río de Janeiro y su carnaval. Parecería que en Brasil encontraron la manera perfecta de congeniar entretenimiento con altos rendimientos financieros, aunque no hay que adelantarse y habrá que esperar a ver los números una vez que las carrozas ya hayan recorrido las pasarelas de 2012.

Deja tu respuesta