Analizando los interrogantes de Facebook

Seguramente, ante la vorágine de las 2.0 muchos inversores estén ansiosos por tener una participación en la empresa que les permitió encontrar a sus amigos del secundario. No obstante, antes hay que plantearse dos escenarios: el primero sería de si debe comprar Facebook cuando salga a cotizar o si debe esperar a que el precio se modere.

En segunda instancia, hay que trazar un plan B, es decir, qué puede hacer en caso que no pueda obtener acciones de la IPO de Facebook, teniendo en cuenta que esta primera capitalización será muy acotada –de 5% del total del paquete accionario- y que están reservadas a clientes prioritarios de los bancos colocadores.

(Si quiere saber más sobre las IPOs, puede hacerlo a través de un click acá.)

Si quiere acciones de Facebook, alquile un flete

La respuesta al primer interrogante sería: si usted cree que el valor de mercado Facebook es realmente 100 mil millones de dólares, contrate un flete y llévese todas las acciones que pueda en el día del lanzamiento de la IPO. Esto puede hacerlo a partir de una cuenta en un broker online invirtiendo un mínimo de 1.000 dólares. Claro, como dijimos antes, esto de por sí ya es muy difícil.

En los próximos días, seguramente el análisis tradicional se apoderará de los medios. Se empezarán a esbozar infinidad de análisis respecto de los ingresos, las ganancias, los márgenes brutos, el flujo de caja y las tasas de crecimiento de Facebook. Aunque para los medios significará un gran gasto, muchas personas podrían interesarse, haciendo que ese gasto no sea en vano. No obstante, para muchos inversores y analistas, el análisis fundamental tradicional no importa.

Como adelantamos previamente, Morgan Stanley llevará las banderas. Y aunque Goldman Sachs no consiguió el papel principal a pesar de que tiene una inversión en Facebook, se prevé que tenga un papel importante.

Se comenta que los bancos de inversiones que estarían en la IPO estarían especulando con un precio comparándose con la demanda  de movimientos similares recientes, como LinkedIn, Pandora y Groupon.

Ahora, para quienes sea posible obtener acciones en la IPO, siempre se debe considerar la posibilidad de una orden de stop loss justo por debajo del precio lanzamiento o inicial. No obstante algunos operadores podrían no aceptar esa orden.

Trazando el Plan B

Ahora, qué hacen los inversores individuales es la gran pregunta. Si no pueden obtener acciones en la IPO el verdadero interrogante es pregunta es si comprar o no después de la apertura. No hay manera de saber el precio de apertura, por lo que es imposible responder a esta pregunta. Sin embargo, los inversores harían bien en no lanzarse a comprar y esperar a una depuración del precio y en hacer el seguimiento para ver cómo evoluciona la negociación de acciones por unos días.

Contrariamente, será tiempo de fiesta para los operadores. Cualquier análisis profundo, ya sea técnico o fundamental, será inútil. Para un operador, el éxito dependerá de su capacidad de identificar las pautas de las mayores bajas y subas. Los que pueden comprar en las bajas y pueden vender en la cima dentro del muy corto plazo podrán conseguir grandes beneficios.

Por el momento, alternativa sería posicionarse en empresas que podrían beneficiarse de la salida a Facebook a Bolsa. Como mencionamos en la nota Ahora sí: Todo listo para la IPO de Facebook, la vorágine por las acciones de Facebook podría despertar el interés de los inversores en otros papeles del sector 2.0.

Por lo visto, se están viendo los primeros brotes de ese frenesí. En la jornada del jueves, las acciones del fabricante de juegos en red Zynga cerraron 22% al alza mientras que Groupon cerró 10% en verde, impulsadas por la especulación que podrían tener de ahora en más las acciones tecnológicas hasta el día del IPO de la red social.

Deja tu respuesta