Analizando acciones defensivas: ¿siguen siendo un refugio seguro?


Si hablamos de acciones defensivas, hablamos de ciertos sectores que están escritos en piedra como referentes de este rubro: consumo, farmacéuticas. Las empresas que comprenden estos dos segmentos de la economía nunca van a dejar de ganar dinero porque venden productos esenciales para el desarrollo humano. Por mucho que golpeen las crisis, los consumidores seguirán comprando gaseosas, crema dental y medicamentos.

No obstante, esto no quita que las empresas de estos sectores puedan tener tiempos malos también. Merryn Somerset Webb, editora en jefe de la revista inglesa MoneyWeek, expone que estas acciones podrían significar un riesgo actualmente. Irónicamente ella afirma que cuando uno visita a su broker, éste automáticamente le recomienda comprar acciones defensivas si el contexto se muestra volátil e inseguro. Siguiendo con el tono sarcástico, menciona que los asesores le recomendarán una “hoja de balance ‘sólida’, montañas de cash en el banco y buenos dividendos”.

Si bien asegura que en otros momentos habría recomendado acciones defensivas, actualmente dice que estos papeles “ya no son tan seguros como solían serlo”. En primer, apunta a que se han vuelto un trading consensuado por el mercado; pero las tendencias y los consensos son buenos hasta que terminan. Esto muestra que muchas blue chips perdieron su condición de acciones de calidad que eran tenidas exclusivamente por inversores de largo plazo en búsqueda de una rentabilidad ídem. Ahora existen “inversores golondrina” que actualmente tienen el grueso de estas acciones y que un día podrían levantarse con ganas de vender esos papeles y forzar el rojo.

En segundo lugar, Somerset-Webb apunta a que sus precios han subido. Si se las compara con el promedio de valuaciones, se ven un poco caras. Y en último lugar, se han vuelto menos confiables, ya que por más defensivas que sean, hay un contexto macro que puede llegar a afectarlas también.

Lo que remarca la especialista es que los intereses de los líderes corporativos de estas grandes empresas también les podrían jugar en contra a estas acciones defensivas. Somerset-Webb señala que los directivos no buscan lograr un capital humano de gran capacidad y tampoco hacen mucho para mantener el market share en épocas de crisis. Incluso dice que “despiden empleados y mantienen los precios altos para lograr buenos márgenes sin tener en cuenta el crecimiento de la empresa misma”.

No obstante, en InversorGlobal nos mostramos optimistas con respecto a estos sectores dado a que históricamente han rendido y algunas han tenido rendimientos anuales muy buenos. El famoso grupo de los Perros del Dow, compuesto en su mayoría por blue chips o acciones defensivas, creció 13% en 2011 sin contar el pago de dividendos. Si quiere saber más acerca de estas sólidas empresas lea Cómo será el 2012 para los “Perros del Dow” en IGDigital.

Comentarios

Articulos Relacionados

Deja tu respuesta

Compartido