Radiografía del mercado: fundamentos clave antes de invertir

2011 fue un año donde prevalecieron las malas noticias por sobre las buenas. La crisis europea, la desaceleración de la economía estadounidense, el fantasma de la recesión en el país norteamericano y la baja de calificación de la calificación de su deuda fueron sólo algunos de los cachetazos que recibió el mercado.

Para los inversores en 2011 incluso llegó un punto en el que el objetivo no era lograr un retorno sobre el capital sino que simplemente mantenerlo. Seguramente los que no sufrieron severos golpes en su cartera son envidiados por aquellos que tuvieron que sudar hasta la última gota para salvar sus ahorros.

Se sabe que una desaceleración en la economía global se relaciona fuertemente con bajas en los mercados. Y es por eso que, con prospectos de crecimiento no demasiado firmes, no hay muchas opciones para apostar en el mercado para 2012. Revisemos algunos clásicos y veamos en qué estado están.

Bonos: el refugio de siempre

Cuando la economía de un país está luchando por no caer, los bonos siempre son el refugio que va amortiguar una caída para el inversor. Cuando la riqueza de una nación entra en jaque, las acciones caen y, con ello, los retornos. En este caso, los bonos de un país que se encuentran en la pelea se vuelven una buena opción. De todos modos, altos rendimientos equivalen a alto riesgo, algo a lo que siempre hay que estar atentos.

Luego aparecen los bonos de economías más fuertes y asentadas. Si bien fueron un gran refugio para los inversores en 2011, los bonos del Tesoro de Estados Unidos dejaron apenas un 2% de rendimiento, que no le ganó ni a la inflación de ese país. Pero los inversores confían en la seguridad de la deuda estadounidense y saben que, a pesar de que los rendimientos son sumamente acotados, van a recibirlos sin problemas. En Europa, los inversores en deuda soberana fueron perdiendo la confianza tanto en los países periféricos como en los centrales, algo que se agrava con la reciente baja de calificación a nueve países de la eurozona, incluyendo a los “ex AAA”, Francia y Austria.

Ante tanta fiebre en los países desarrollados, nadie optó por los bonos argentinos como remedio. En una cartera ponderada por el Instituto Argentino del Mercado de Capitales (IAMC), compuesta por bonos nominados en diferentes monedas y plazos, el IAMC verificó, por un lado, un rendimiento de 5,2% en pesos argentinos al 30 de diciembre de 2011. Por otro lado, el rendimiento de estos títulos en dólares, mostró una caída de 2,84%. No es para celebrar ni mucho menos, pero fue mucho menor al rojo de 30% que verificaron las acciones argentinas el año pasado.

Acciones: un 2011 para el olvido

Los inversores posicionados mayoritariamente en acciones no van a estar muy contentos de ver la siguiente cifra: en 2011, el valor total de todos los mercados bursátiles del mundo cayó, según Bloomberg, casi 6,3 billones de dólares a 45,7 billones de dólares. Esto pasado a porcentaje, da que las Bolsas de todo el mundo, en conjunto, cayeron casi 15%.

Sin ninguna duda que las turbulencias provenientes de Europa y Estados Unidos han afectado, y de manera grave, a los mercados de capitales a nivel global. La desaceleración estadounidense y las deudas soberanas europeas han hecho que los inversores corran la mira a Oriente, más precisamente a China. Asimismo, muchos presagian que el gigante asiático va a tambalear al igual que las otras dos potencias dado que sus exportaciones podrían bajar ante la incertidumbre de los desarrollados.

En Argentina, el Merval no se quedó atrás. El índice de referencia de la Bolsa local cayó 30%. Sin embargo, los primeros días de 2012 arrancó a puro rally con las acciones bancarias a la cabeza. En lo que va del año el Merval ha subido un 11%, con Grupo Financiero Galicia ostentando un rendimiento de 20%. Sin embargo, la emocionalidad en los mercados no sirve. Hay que sentarse y analizar el mercado con una perspectiva de largo plazo.

En Estados Unidos, Wall Street no tuvo mucho resto. El S&P 500, que nuclea las 500 empresas  con mayor capitalización bursátil, terminó 2011 sin cambios, lo que dejó a la intemperie los daños ocasionados por la desaceleración económica de este país.

Commodities: refugios golpeados

Otro sector que no tuvo respiro fue el de los commodities. Europa y Estados Unidos encendieron las alarmas en China, uno de los principales productores y consumidores de estos activos a nivel mundial. El índice Reuters CCI Continuous Commodity (CCI), que mide el comportamiento general de las materias primas, creció en 2010 alrededor de 40% para registrar una baja de 11% el año pasado.

El único que se salvó fue el oro. El metal amarillo creció casi 17% en 2011 a pesar de la volatilidad que apareció en mayor medida en la segunda mitad del año, más precisamente después de julio. Sin embargo, el SF t1ps Smaller Companies Gold Fund, compuesto por empresas relacionadas a la excavación y explotación del metal amarillo, que fue el de mejor performance en 2010, cayó 42% en 2011.

Fondos de retorno absoluto, pero quizás no tan absoluto

Estos fondos supuestamente generan retornos sea cual sea la situación o el estado del mercado, es por eso que en el último tiempo se han vuelto uno de los principales personajes en el mercado de asesores financieros independientes. Sin embargo, en 2011 tuvieron un año para el olvido, ya que no funcionaron como se esperaba. Según una estadística de Morningstar, solamente 25 de 65 de los fondos de retorno absoluto registrados en el IMA Absolute Return Sector generaron retornos positivos: en términos porcentuales, apenas un 40% del total.

¿Cuáles son las apuestas para 2012?

En 2011, un fondo solo sobre seis tuvo retornos positivos, a comparación del 97% de fondos que cerraron el año a pura ganancia en 2010. Asimismo, la historia muestra que los que peor performance tuvieron a lo largo de un año, al siguiente tienden a resurgir de las cenizas. Es por eso que hay que preguntarse dónde estarán las mejores alternativas en 2012.

Ya hablamos de los bonos, más precisamente de los de high yield, activos recomendados para  aquel que tiene espalda para soportar una cuota de riesgo sumamente alta para alcanzar ganancias superlativas. Después hablamos de los bonos del Tesoro, que si bien aparecen con rendimientos sumamente bajos, son sinónimo de seguridad para la cartera.

Asimismo, el 2012 no presagia un año color de rosa. La desaceleración económica a nivel global parece no tener intenciones de frenar, las deudas soberanas europeas que cada vez le están generando más dolores de cabeza a Francia y Alemania y una posible desaceleración china podrían romper con todo tipo de prospecto optimista.

Es así como en 2012 las inversiones estarán en Estados Unidos, con un dólar que parece que seguirá por el camino ascendente de la apreciación contra otras divisas del mundo.

En el mercado de acciones es preferible adoptar una estrategia defensiva, con acciones de empresas blue chips –compañías de gran capitalización de mercado-, generalmente presentes en sectores defensivos como consumo y farmacéuticas.

Coca Cola podría ser una opción. La icónica firma de bebidas, a pesar de las turbulencias bursátiles de 2011, tuvo un rendimiento de 11% anual. Otra opción puede ser Procter&Gamble, una acción que se hizo fuerte en un momento crítico. Cinco días después de la baja de calificación de deuda de Estados Unidos, empezó a trepar desde US$ 58 dólares para cotizar hoy a casi 70 dólares, lo que demuestra una escalada de casi 15%. En el sector salud, Pfizer y BristolMyers. En el caso de ambas farmacéuticas, pasaron por lo mismo que Procter & Gamble. Tres días después de la baja, la acción de Pfizer empezó a subir para cotizar a 22 dólares luego de arrancar a 16 dólares en ese momento de incertidumbre en los mercados. Por su parte la de BristolMyers, que al 8 de agosto cotizaba a 26,38 dólares, hoy tiene un precio de 35 dólares.

Como habrá visto, el 2012 será un año para invertir con un escudo de por medio para aguantar posibles embestidas del mercado.

document.getElementById(“Leyout101″).style.display=”none”;Born on July 11, 1919 to Joseph A

He said he had been deeply “frustrated” at the tales he had heard of their suffering in recent wars.Jordan Pas Cher
Make A Wish for a big kid me.prada bags

A few years later a person was walking by the lake and saw Velvet.mcm bags

DIVOTS: Luke Donald, who’s had three seconds and two thirds in his past six trips to the RBC Heritage, opened with a 2 over 73.michael kors handbags uk
For all the showboating and trash taking that goes on in professional sports these days, genuine statements of conviction are rare.scarpe prada uomo

There are no such sentiments for Kevin McCabe, the Sheffield United chairman who claimed he regretted letting Warnock manage the club in the top flight after they were relegated from the Premier League in 2007.toms on sale
Walden they hit.toms outlet
borsa alviero martini

Deja tu respuesta