Las claves del ladrillo argentino en 2012

Guillermina Fossati

 Después de un año donde la venta de inmuebles siguió su tranco firme, incluyendo un incremento en el precio de las propiedades, los inversores en ladrillo se preparan para recibir un nuevo período donde habrá cambios en las condiciones de compra-venta. Qué pasará con las operaciones.

Los controles a la compra de dólares impuestos en el mercado local hicieron tambalear, por un instante, al negocio inmobiliario. En unas semanas se detuvieron las consultas y quienes estaban a punto de cerrar una operación prefirieron detenerla y esperar hasta “que las aguas se calmen”.

Las condiciones para operar ya no son las mismas y hay una mayor negociación entre la demanda y la oferta, la primera para no dilapidar los esfuerzos por conseguir los dólares y la segunda para no perder la oportunidad de recibir más billetes verdes.

En este contexto, referentes del mercado dieron su visión acerca de cómo cierra 2011 y cuáles son las expectativas para el año próximo, tanto para el segmento residencial como para el comercial, que incluye oficinas y locales.

Por ejemplo, el director de Reporte Inmobiliario, Germán Gómez Picasso, admite que las restricciones para la compra de dólares trajeron preocupación al negocio, y que éstas impactan en las operaciones de compra-venta en el caso de las viviendas.

“Este año las operaciones pueden cerrar con subas de 5% en comparación a 2010, pero para 2012 no esperamos mayor crecimiento ya que las restricciones cambiarias afectarán el mercado en el mediano y largo plazo”, comenta Gómez Picasso. Según el director de JT Propiedades, Jorge Toselli, “después de un 2010 muy bueno se esperaba conservar la misma tendencia en 2011, y si bien las elecciones hicieron más lentas las decisiones, se fue normalizando”.

De acuerdo a los últimos datos del Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires, correspondientes a octubre, las ventas crecieron 6,7%, con seis meses de suba consecutiva. Aunque a este dato le falta el impacto ralentizador de las restricciones a la compra de dólares en los últimos dos meses del año.

En cuanto a los precios para la compra-venta de viviendas, la suba en 2011 cerrará con un incremento que será del 5% al 20%, siguiendo, en la parte alta, a la inflación promedio de la economía argentina.

Usos comerciales

En oficinas y locales el mercado también se mantuvo estable, con leves subas en los precios y con una incorporación de metros cuadrados que permite tener una vacancia ideal para que se negocie “sin abusos” entre oferta y demanda.

Según un informe de Cushman & Wakefield,  a fines de 2011 se habrán incorporado 120 mil metros cuadrados útiles entre edificios Clase A y B, stock inferior al registrado en 2010.

Herman Faigenbaum, Managing Director de Cushman & Wakefield Argentina, explica que en el área comercial “el año cierra con una demanda de alquileres sostenida en oficinas, que va absorbiendo los m2 de forma lenta, acompañado por una leve tendencia al alza de los precios.

Mariana Stange, directora de la División Oficinas de LJ Ramos, también hace un balance positivo, agregando que “el año estuvo marcado por las elecciones, aunque con un resultado casi cantado se sintió un leve impacto en julio, cuando las operaciones se minimizaron, para luego reanudarse el ritmo”.

En el caso del retail la situación tiene algunos matices. Se dio una expansión pero hubo precaución por parte de las empresas. Como consecuencia, los precios acompañaron la demanda con pequeñas subas que siguieron a la inflación, sin grandes variaciones.

Lo que viene

Después de trazar el mapa que cierra 2011 y teniendo en cuenta el efecto “arrastre” que podría provocar en los próximos meses los controles al dólar, los expertos anticipan un diagnóstico para este próximo. En este sentido, esperan que hasta marzo se mantenga la calma y luego empiece a activarse nuevamente.

Para seguir leyendo, haz click acá. Si no estás suscrito, puedes hacerlo a través de un click acá.

Comentarios

Articulos Relacionados

Deja tu respuesta

Compartido