La resistencia de Estados Unidos podría mantenerse

Los mercados de Estados Unidos tuvieron el mejor desempeño, dentro de los países desarrollados, durante 2011. El índice Dow Jones ganó 4,7% y el S&P 500 terminó casi sin alternaciones. Claro, luego de muchísimas subas y bajas. Esto, a diferencia de lo que ocurrió en Europa, en donde el 2011 fue un año de constante lucha por no ahogarse.

Esto sucede porque, “a diferencia de lo que pasa en otras partes del mundo desarrollado, la economía de Estados Unidos ha tomado impulso en los últimos meses”, según publica la revista inglesa Money Week.

Los números parecerían ser alentadores para la primera economía del mundo. La confianza de los consumidores está en su nivel más alto desde abril. Por su parte, el promedio móvil de cuatro semanas de nuevas solicitudes de subsidios por desempleo se encuentra en su nivel más bajo desde junio de 2008. Incluso el mercado inmobiliario está mostrando señales de vida: con los índices de venta de viviendas pendientes se encuentra en su punto máximo en 18 meses.

Y aunque de manera cautelosa, los consumidores de Estados Unidos están gastando más, dato vital para una economía que se mueve en dos tercios por el consumo.

Aún así, la recuperación sigue siendo frágil y si bien hubo una aceleración durante 2011, estos números no son alentadores si los compramos con las cifras de la recuperación de la posguerra.

Actualmente, el agujero en el mercado de trabajo es profundo y los niveles de confianza del consumidor, si bien están subiendo, lo están haciendo a niveles históricamente lentos. El crecimiento del consumo, en un promedio de 3,6% en la década anterior a la crisis, hoy apenas llega a 1,7%. Esto se debe principalmente al crecimiento bajo o incluso negativo que tuvieron los salarios, sumado a las altas cargas de deudas.

Además, la deuda de los hogares, como porcentaje del ingreso disponible, habrá caído 130% durante 2011, pero el promedio entre 1970 y 2000 era de 75%, por lo que todavía queda mucho camino por recorrer para llegar a los niveles anteriores a la crisis, con años de crecimiento por debajo de su potencial. Por otra parte, si el Congreso no amplía el recorte de impuestos al salario y la extensión de los beneficios para desempleados más allá de febrero, el crecimiento se verá socavado.

En un contexto en donde la mayoría de los países del mundo están desacelerando el crecimiento y donde casi la mitad de las ventas de las empresas que integran el S&P 500 se hace en el extranjero, es difícil predecir que las ganancias de las industrias de Estados Unidos vayan a crecer abruptamente. Aún así, hay ciertos sectores e industrias que justamente sostienen su crecimiento en los mercados de ultramar.

Sin embargo, algunos especialistas afirman que mientras los pronósticos de ganancias son poco optimistas, las grandes empresas de Estados Unidos están sentadas sobre montañas de dinero, lo que es una buena señal de cara a un crecimiento futuro. Siguiendo esta línea de argumento, analistas como Howard Silverblatt, de Standard & Poor’s, esperan que el S&P 500 aumente un 11%, por lo menos, este año.

De esta manera, el año que acaba de comenzar parecería dar buenos indicios de que 2012 podría ser uno de crecimiento en el mercado estadounidense. Además, un dato no menor que podría hacer aún más atractivas las acciones de las empresas de Estados Unidos, los especialistas afirman que el dólar podría ganar fortaleza durante este año. Sobre esto, puede profundizar el análisis en “¿Podrá 2012 transformarse en el año del dólar?”.

Es así que todo parecería indicar que es un buen momento para que los ahorristas e inversores estén atentos y sigan de cerca las acciones de las grandes empresas de Estados Unidos, un mercado, que de una u otra forma, en el largo plazo sigue pareciendo la apuesta más segura. 

Deja tu respuesta