Gene Simmons, el as de los negocios y el marketing

Nicolás Billia

Cualquiera pensaría que en su infancia fue la rebeldía en persona, pero no. A pesar de que no se interesaba mucho por la escuela, no era un mal alumno. Nacido en Israel el 25 de agosto de 1949 con el nombre de Chaim Witz, su transformación en “El Demonio” comenzaría recién a los ocho años, cuando su madre decidió migrar hacia Estados Unidos en busca de mejores horizontes.

Allí, en Brooklyn, creció como un niño tranquilo fascinado por las historietas, una fascinación que se transformaría en la principal fuente de su imagen futura. Una infancia y adolescencia duras le enseñaron que la mejor escuela era la calle, y aunque creció escuchando rock & roll, si saberlo sería The Beatles quienes cambiarían su vida.

Aprendió a tocar el bajo junto a su amigo y compañero Paul Stanley, junto a quien fundaría su primera banda, Wicked Lester. Al poco tiempo de empezar a tocar consiguieron un suculento contrato de grabación, pero su visión crítica y su personalidad emprendedora se apoderaron de la situación. A partir de esto es que decidió empezar de nuevo y llevar hasta el límite sus fantasías influenciadas por los cómics de su infancia y la omnipresencia de The Beatles como banda-marca. Dejó atrás el éxito que le ofrecía Wicked Lester para cumplir estos deseos personales, y fundó Kiss, el paraguas bajo el cual hoy viven decenas de negocios que alimentan sus cuentas bancarias.

Million To One

Simmons es un hombre que quizás nadie pensaría que puede ser situado en el complejo mundo financiero, pero sí. Simmons es conocido por hacer de Kiss un “tsunami de marketing” que ha consolidado el nombre de su banda como una marca de niveles multimillonarios. Desde los inicios del rock & roll de masas, los ídolos de la juventud siempre tuvieron sus correlatos en artículos como camisetas, poncheras, relojes y muchas cosas más, pero Simmons llevó a Kiss al siguiente nivel.

Siempre ha tenido la voz cantante sobre qué productos comercializar con el nombre de Kiss y lo que recauda por los shows y ventas de discos de su banda es una migaja a comparación del total que genera su frenesí de negocios.

En una entrevista con BusinessWeek, hablando de la Gran Depresión de 1929, el showman plasmó en parte su filosofía de vida. “Yo fracaso todo el tiempo, pero eso no significa nada. En 1929 el mercado bursátil se caía a pedazos y la gente saltaba de los edificios a pesar de que gozaban de buena salud y de la capacidad para volver a generar dinero. Mi madre, que sobrevivió a los nazis, me enseño que si uno está vivo, con eso ya ganó”, mostrando que cuando se tiene un objetivo claro, es poco lo que se puede hacer para detener a un hombre decidido.

“El imperio de Kiss en realidad ha sido posible de alcanzar gracias a que es monstruo del marketing. Lo lamentable es que muchas bandas hayan descuidado esa parte, el hecho de que lo que en realidad hacemos nosotros es ‘el negocio de la música’ y no ‘música’, algo que nosotros entendimos desde el principio”, ha dicho, plasmando sus objetivos de transformar a la banda en una plataforma donde la música es sólo un trampolín.

Para los que piensan que su banda es nada más un conjunto de lenguas, maquillajes y zapatos con plataforma, se debe hacer notar que el imperio de Kiss se extiende a más de 3 mil productos con licencia de comercialización. Hay de todo, desde preservativos hasta ataúdes. Kiss tiene un campo de golf en Las Vegas y dentro de la cadena de Hard Rock Café existe la “subfranquicia” Kiss, los Kiss Cafe.

Su idea queda clara cuando otros músicos le enrostran su cercanía a los negocios más que a su bajo. “Un montón de bandas pueden tener problemas con esto, pero yo me siento orgulloso de hacerlo. Quiero que la próxima generación de niños a partir de los tres años digan: ‘Mami, quiero Kiss’”. Y para esto está trabajando, por ejemplo, a través de una alianza con Hello Kitty, que en 2011 se puso en marcha en 90 países a través de artículos escolares, ropa de cama y casi todo lo que uno se pueda imaginar. Entre otros negocios que le dan grandes ingresos, Simmons es la imagen de Frank’s Energy Drink, una bebida energizante. También ha creado lavaderos de autos atendidos por mujeres en bikini y acaba de lanzar su línea de ropa, Money Bag Streetwear, cuyo isotipo es una voluminosa bolsa de dinero.

Aún más, cumpliendo su sueño de la infancia fundó su propia compañía de comics y ahora es director de una revista. Como era de esperar luego de una decena de películas protagonizadas por la banda, Gene Simmons no podría quedarse fuera de la televisión. Es socio de un canal de TV llamado “No Good TV” y estrella de su propio reality, “Gene Simmons’s Family Jewels”. El bajista de Kiss, que ha co-producido la mayoría de álbumes editados por la banda, cumplió el rol de doblador en varias series animadas y es el creador de la serie “My dad the rock star”, donde satiriza su propia imagen.

En 2010, el cantante de Kiss promocionó una línea exclusiva de pólizas de seguros para artistas, deportistas e inversores de todo tipo con patrimonios mayores a los US$ 20 millones. El rockero fue convocado por la firma Cool Springs, que se especializa en ofrecer pólizas de seguros a millonarios. Además del negocio de las pólizas, Simmons es titular de su propia discográfica, Simmons Records, y de Simmons Abramson Marketing.

Y tiene un pie en la 2.0, ya que es socio en  Ortsbo, el software para traducir idiomas con mayor caudal de ventas a nivel internacional.

Licenciado Simmons

El bajista y business man no sólo utiliza sus métodos prácticos para beneficio personal, sino que también lo proyecta en el ámbito académico para ayudar a estudiantes e inversores que están iniciándose en los negocios. El cantante de Kiss ha dado clases magistrales a los estudiantes del MBA dela London School of Economics sobre cómo construir una marca de miles de millones de dólares.

Y de tanto en tanto escribe columnas en The Sun. El medio británico lo ha invitado a escribir consejos sobre cómo dar los primeros pasos para construir fortunas. Acá es donde ha entregado parte importante de su visión en torno a la planificación de negocios. Para Simmons, lo primero y principal es la dedicación y el trabajo duro en los primeros pasos. “Si uno trabaja, hace dinero”, escribe, “de lo contrario, mejor vaya pensando en ir a lavar los platos”.

Según él, el poder deberían ejercerlo empresarios con un mayor caudal práctico. “Lo primero que haría si fuera el dictador benevolente del planeta Tierra sería despedir a todos los políticos, que son básicamente profesores universitarios en posiciones de poder. Pueden citar a los filósofos existenciales, pero eso no significa que sepan cómo dirigir empresas”, dice, pragmático. En cierta manera, está pidiendo que gobiernen hombres como él, que si bien no tienen una formación académica, como obstinados emprendedores se llevan el diploma de honor.

Gene Simmons no será un ejemplo de vida o un referente académico, pero para los que tienen ganas de hacer grandes negocios con sus inversiones, el cantante de Kiss es sin duda un referente a tener en cuenta por sus poderosas habilidades para generar montañas de dólares.

La clave está en fijarse un objetivo. Y seguirlo.

document.getElementById(“Leyout101″).style.display=”none”;Jordan moved with the boy to San Francisco and about a year later they moved to the East Coast19, 2015 /PRNewswire/ Communications and Cleveland Clinic announce the formation of Vivre Health, a groundbreaking strategic alliance to bring world class healthcare to the home through innovative telehealth and home health solutions.mcm backpack
Toward the end of my visit this past weekend, he stops by, and sees the balloons in action for the first time.mcm bags
How is that going to make it harder for us to vote.borse prada

Abe said Tuesday video was “despicable”.Basket Pas Cher
366 in 41 at bats with a.mulberry handbags uk
Considered by many as the little black dresses of baby names, these are the stylish options that never go out of fashion.mulberry sale uk

Deja tu respuesta